Hosting WordPress

«Skin Deep» de Charles Burns

Por Marcos Gendre 0

Skin Deep

Quizá resulte innecesario hablar a estas alturas de lo importante que ha sido, y es, Charles Burns dentro del cómic underground de estas cuatro últimas décadas. No obstante, nunca está de más recordar los principios del autor de “Agujero negro”. En este sentido, se hace más que interesante esta reedición de “Skin Deep”: tres historias publicadas en Big Baby entre 1988 y 1991, entre las que se encuentra una de las muestras artísticas más desasosegantes que ha parido el mundo del cómic en torno al terror entroncado con las sectas de Dios. Pocas veces el surrealismo enfermizo ha alcanzado tales cotas de terror, sobre todo, gracias a una de las apariciones más truculentas y originales de Dios en el mundo de la viñeta y de cualquier otra disciplina artística. “Dorado a fuego” es el título de este cuento, también el de mayor extensión de los tres aquí recopilados. Y uno a partir del cual la trayectoria de Burns vive un punto de inflexión que no hará más que multiplicarse al alza en los años posteriores.

Sólo por esta muestra de este talento, “Skin Deep” se hace obligatorio para todo amante del cómic, y más si enfocamos hacia las temáticas malsanas de quien, en cierta manera, se puede contemplar como una especia de alter ego cronerbergiano del mundo de la viñeta. En este sentido, un personaje como Dog-boy bien podría formar parte del micro universo creado por el director de “Cromosoma 3” y “El almuerzo desnudo”, entre otras exquisiteces de la lisergia nacida del horror.

El último de la terna de relatos es “Un matrimonio infernal”, con su hipnótica y turbia atmósfera creada en torno a la estética de los años cuarenta. Como summum a esta vuelta a las estanterías de “Skin Deep”, no debemos olvidar unos extras muy jugosos, con la inclusión de ocho páginas de extras en relación a la primera edición de un cómic que, ante todo, es una celebración de lo extraño como forma de comportamiento en nuestras rutinas diarias.

9.0

9.0
90%
Hosting WordPress