Hosting WordPress

«From hell» de Alan Moore

Por Marcos Gendre 0

Alan Moore From Hell

Ya venía siendo necesaria una nueva reedición del que para aquí escribe se trata de una de las cinco novelas gráficas más relevantes de la historia y pico creativo de Alan Moore, nada menos que la figura más regular y brillante que nos ha brindado el cómic británico en estas cuatro últimas décadas.

En este sentido “From Hell” pertenece a la edad dorada de Moore, los años ochenta. Durante aquella época, su mente ideó cómics con la brutal influencia de “Watchmen”, “V de Vendetta”, además de sus años de gloria al frente de la serie “La cosa del pantano”. Fue en aquel momento de inspiración divina cuando Moore sacó adelante un proyecto tan ambicioso como el que hoy nos ocupa, del cual uno de los últimos referentes fue la desatinada adaptación al cine llevada a cabo por Albert y Allen Hugues en 2001.

Por suerte para todos, no hay imagen posterior creada en torno a este pináculo del noveno arte que pueda estropear su recuerdo. Sin duda alguna, una de las claves fue el trabajo de Eddie Campbell a los lápices, cuyos trazos cuasi fantasmagóricos en blanco y negro generan una sensación de inquietud constante en el lector.

A generar dicho estado permanente, también ayuda la gran labor de Moore, cuyas investigación de campo sobre los crímenes de Jack el destripador dan lugar a una radiografía tenebrosa de aquel cierre al siglo XIX, en el que a través de estas páginas somos testigos de toda clase de sentimientos encerrados en la alcoba de la lujuria sin límite, la trepanación física y toda clase de horrores ligados a los más altos estamentos de la aristocracia y demás zonas regias del Londres victoriano de aquellos años.

Dentro de esta misma temática, también han surgido otros monumentos al cómic como “Las mil caras del Jack el destripador” del español Jesús Ortiz, aunque ninguno con la profundidad y capacidad narrativa como la mostrada por el tótem del cómic ochentero en esta memorable disección humana a todos los niveles. Una por la cual desfilan figuras como el mismísimo Oscar Wilde, y en la que la ronda humana perfilada desborda por el imponente crisol de turbiedad descrito a lo largo de casi medio millar de páginas que, para la ocasión, vienen respaldados por una edición imprescindible, complementada por un cuaderno de notas y explicaciones harto generoso en contenido, llevado a cabo por el propio Moore.

Lo dicho, una vez más, y ahora más que nunca, imprescindible.

10.0

10.0
100%
Hosting WordPress