banner WIR

Los otros: bandas emergentes (enero)

Por Juanjo Rueda 2

Los otros: selección de enero de bandas emergentes

No hay nada como imponerse un propósito para no cumplirlo, ¿qué os voy a contar, no? ¿Cuántos habéis abandonado lo que os propusisteis este inicio de año? Bueno, en mi defensa tengo que alegar una falta de constancia derivada de cierta dispersión en diferentes actividades y también el que organizarse en esta web no es nada fácil cuando lo que le dedicas aparentemente es más de lo que recibes. La cuestión es que a finales de 2013 hice un especial con bandas emergentes que a lo largo de ese año nos habían hecho llegar su música para que le diéramos difusión. Era un especial hecho con cariño pero sobre todo, como ya dije, era mi forma de enmendar parte de la culpabilidad por no haberles podido prestar un mínimo de atención o por no haber podido cubrir las expectativas que depositaban en nosotros (reseña, entrevista, etcétera). Era un especial en el que expresaba mi voluntad de una continuidad que no llegó. No es fácil compaginar la colaboración en esta página con el que es tu trabajo, con compromisos sociales, con tener tiempo para ti… Pero es verdad que estas excusas seguramente también las puedan presentar gran parte de esas bandas, músicos y proyectos que nos han hecho llegar su música, seguro que también tienen su vida y dedican un gran tiempo a esta pasión sin la cual la vida sería un error. Es por ello que he decidido volver al germen de aquel artículo y me he propuesto (¡mierda!) el presentar una selección mensual de este tipo de propuestas emergentes, iniciales, (semi)desconocidas -llamadlas como queráis-, que nos llegan al correo de redacción. Puede que algún mes se me pase, porque no hayan llegado propuestas suficientes a la redacción, porque no haya tenido tiempo, pero voy a intentar mantenerme fiel. Porque está bien críticar discos ampliamente conocidos (por muy alternativos que sean) como el de los Flaming Lips, ¿pero qué aporta una crítica más de una banda que todo el mundo va a reseñar? Así pues, voy a presentar muy brevemente algunas propuestas (ocho en esta ocasión) que puede que en un futuro sean tu grupo favorito o que dentro de un año se hayan perdido como lágrimas en la lluvia, ¿quién sabe? Pero eso es lo bonito de los inicios, que más allá de lo que realmente terminen siendo, puedes imaginar que terminarán siendo cualquier cosa.

Nasty Walkers: aquí tenemos una banda barcelonesa que exuda juventud (sus miembros tienen edades que oscilan entre los 17 y los 19 años). En su nota de prensa explican cómo se conocieron en un concierto de los Arctic Monkeys y son estos la principal influencia que se refleja al escuchar su música. También citan a Jimi Hendrix y Radiohead, me parecen estupendas referencias para una banda que empieza. Con las edades que tienen, me parece que tienen recorrido y capacidad de evolución futura. “Blue Sky” es su primer EP.

Bebé sangre y la niña serpiente: poco o más bien nada se sabe de esta formación que sólo se muestran y presentan a través del tema “Dualismo”. Una píldora de pop naïf (¿es realmente una niña la que canta?) que engancha y te arrulla en su melodía, como una nana, a la vez que causa cierta inquietud (provocada por el nombre del proyecto). A ver en qué queda tanto misterio.

Caídas Libres: Estamos ante un dúo originario de San José (Costa Rica) formado por Bruno Cubero (guitarra, voces, efectos) y Mau Salas (bajo, voces, efectos). Practican un rock de trazas punk y noise que puede enganchar aquellos que gusten de la vertiente más ruidosa de Las Ruinas o Nueva Vulcano. “Adapta y sobrepone” es su primer EP.

Indomable: Indomable es Arturo Rodríguez, un coruñés que se guisa y come “Incondicional e imperfecto”, su primer LP. Un disco cuyo corazón y cuerpo está hecho de folk acústico que debería atraer y recomiendo a los que suspiren de emoción con la música de The New Raemon.

Møna: este es un proyecto emergente pero que, a diferencia de los anteriores (que yo sepa), cuenta con gente ya curtida en proyectos de cierto renombre en nuestro país. Se trata de un dúo formado por Montse Álvarez (ex-Nosoträsh) e Ismael Piñera y que tienen ya publicado un EP homónino y un LP (“Entretiempo”). Pop delicado e intimista plasmado en temas como “La reina de las nieves” o “Esa chica” que puede gustar a admiradores de esta vertiente pop del sello Elefant.

Dûrga: estamos ante una banda valenciana de post-rock con un puntito en el metal progresivo que toman como referentes a grupos muy afianzados como Toundra junto con otros que están empezando a dar que hablar, como Viva Belgrado. En su EP “Venjança” dicen rendir su particular homenaje a la naturaleza utilizando la mitología japonesa (ojo cuidado).

SNØ: segunda referencia internacional de esta selección. Otro nombre que busca ser escurridizo sobre su información personal para que nos centremos solamente en su música. Se sabe que está asentado en Helsinki y “Prologue” es su primer EP. Escúchalo en Soundcloud. Ritmos R&B que recuerdan al instante a los inicios de The Weeknd. No digas que no te suena cuando sea la banda sonora del próximo anuncio de perfumes.

Fônal: es un grupo formado en 2015 por Inma González, Rubio Salas y Alfonso Búrdalo. En 2015 editaron su primer EP (“Convénceme“) y acaban de editar (enero) el segundo, “No has cambiado“. Su electro-pop/rock busca la pista de baile con cierta melancolía y reflexión en las letras.

Esta es la muestra escogida de este pasado mes de enero (aclaro, son propuestas que nos han llegado a redacción a lo largo de ese mes aunque muchas estén editadas con anterioridad). Hoy no los conoces, mañana quizá no puedas parar de escucharlos. Nos vemos a finales de febrero o primeros de marzo (eso espero). Mantén mientras la mente abierta igual que los oídos.

banner WIR