banner WIR

Gran Bretaña, todo contrastes

Por Zuri 0

De un viaje se pueden sacar muchas conclusiones. Ahí van las mías.

Hace bien poco tuve la suerte de realizar un pequeño viaje por la Gran Bretaña que me dejó fascinado y voy a intentar deciros porque.
En primer lugar te fascina la arquitectura típica de esas regiones, casas bajas, de dos plantas en su mayoría, en las que vive una sola familia. Estas casas tienen grandes ventanas, para poder aprovechar al máximo la poca luz del invierno, las cuales están tímidamente tapadas por unas finas cortinas (como papel de fumar) y a las que se les ven a los lados otras mas gruesas a modo de persianas. Sí, no tienen persianas, algo impensable para nuestra intimidad, pues bien, ellos no necesitan de esto porque no existe la cosa de mirar que hace el vecino en su casa. Es algo raro ver que no utilizan apenas las cortinas, y ver a los inquilinos leyendo tranquilamente un libro o viendo la tele.
Esa es una de las cosas que debería cambiar aquí, la conciencia cívica, que se ve por todas partes vayas donde vayas (esta claro que siempre podrás encontrar excepciones). No hay grafitis que estropeen las paredes, estilo un pene en eyaculación, como he tenido la oportunidad de ver en Sevilla.
Los ciudadanos están educados desde pequeños en la costumbre respetar a los demás y a su ciudad. No se ve basura tirada por las calles, que están bastante limpias…GB {JPEG}
En conclusión: Están mejor educados socialmente.
También es cierto que existen los juligans y todo un mundo de violencia, poca educación, y todo lo malo en que pienses, pero, quizás por la brevedad de mi viaje, no me dio la impresión de que nada de eso existiera al no ver ningún altercado por las calles. Es más, es gracioso ver a los borrachuzos totalmente ciegos en pleno día, que a la luz del día no te van ha hacer nada.
Cambiando de tema un poco, hay que hablar de la obesidad de un numero muy superior al de España. No es que todos sean gordos, pero muchos lo son y, no es que sea la típica barriguita cervecera que puede resultar graciosa, no, es una obesidad del carajo. Es por derecho ganado en burguers, Kentucky fry chickens (o como coño se escriba), pizzerías… En fin, un mudo de comida rápida que llega a ser repulsiva, vayas donde vayas te persigue un fuerte olor a especias que puede ser agobiante. Este tipo de restaurantes son totalmente prolíficos por ahí. Una cosa que me sorprendió fue ver a una pareja de ingleses a las once y media de la mañana sentados tomándose una de esas hamburguesas gigantes.
No parecen tener una cultura gastronómica, como la que gozamos aquí. Allí todo se sirve con patatas, en cualquiera de su multitud de formas de ser cocinada, y sin embargo seguro que ninguno o casi ninguno, te sabría hacer una buena tortilla “española”.
A modo de anécdota en Inverness (Escocia) hay un restaurante español que se llama “La Tortilla Asesina”, así que os podéis imaginar como se comerá ahí.

Como último comentario solo se me ocurre decir que, aunque suene a tópico, como en casa en ninguna parte. Eso es lo más firme que saqué en conclusión de todo esto.

banner WIR