banner WIR

FIB Heineken 2009: A lo grande

Por Rafael Tovar 1

El FIB Heineken 2009 batió todos los records, con 40.000 abonos vendidos y 200.000 visitas al recinto en los cuatro días que duró el festival. El viento deslució la jornada del viernes que debía ser “histórica”.

Ocho horas de viaje y una sensación de euforia al ver el primer cartel en la carretera hacia Benicàssim. A la llegada ya nos dimos cuenta que este FIB Heineken 2009 iba a ser grande, muy grande. La desorganización de los primeros días nos hizo perdernos hasta que por fin encontramos la oficina de acreditaciones y de allí al camping. Benicàssim estaba tomada ya por una legión de Fibers y encontrar alguno que no fuera guiri era tarea casi imposible, pues algo más del 60% de los asistentes eran de origen extranjero, de los cuales el 80% eran británicos.

El Enano Rabioso estuvo haciendo la cobertura del evento en directo en nuestro canal de Twitter. Podrá encontrar más imágenes en el Flickr de El Enano Rabioso.

Jueves 16: Oasis rompe todos los records

La noche anterior la gente tenía muchas ganas de fiesta, y eso se comprobó con la masiva asistencia al recinto de conciertos a la hora de apertura. Los encargados de abrir el escenario verde fueron los británicos The Bishops, una banda formada en 2004 por los hermanos Bishop, que calentaron el ambiente con la presentación de «For Now» (2009), su segundo larga duración, tocando, entre otros temas, sus éxitos “The only place I can look is down” o “Menace about town”.

Oasis, Rafael Tovar / El Enano Rabioso

Pero lo que nadie se esperaba es que los también británicos Oasis, una banda con casi veinte años de historia ya, reuniera, seguramente, el mayor número de asistentes en una actuación en esta edición del FIB Heineken 2009. Como se suele decir; no cabía ni un alfiler en el gran espacio que conforma el escenario verde: Más de 30.000 personas que gritaron, bailaron, vibraron, lloraron y cantaron junto con los Gallaghers y su banda. Salieron al escenario a por todas, a meterse al público en el bolsillo desde el minuto cero. Liam salió con su, ya mítica, gabardina que, a pesar de la calor de la noche, no se quitó ni un momento. En el mismo momento que empezaron a tocar Rock & Roll star (porque ellos sí pueden hacerlo) empezaron a volar por encima de los asistentes multitud de vasos de cerveza y sólo Dios sabe que cantidad de bebidas más, y es que el público británico es muy aficionado a comprar litros de cerveza a siete euros y medio (un precio bastante abusivo en el festival) para terminar tirando la mitad al aire. El público tomó una torre de iluminación que obligó a parar el concierto un momento para pedirles el favor que por seguridad se bajaran.

Pero llegó el momento de los himnos, de las canciones que han hecho que Oasis estén ahí arriba, que sean lo que son. “Wonderwall” enloqueció a la gente y silenció a la banda cuando a Liam le dió por irse del escenario dejando sin voz a la música a la mitad de la canción. Tras un parón de un minuto y medio en el que nadie sabía que había sucedido volvió al escenario gritando y haciendo reir al público, tras lo cual empezaron de nuevo a tocar el tema, que esta vez sí la completaron. Pero el extasis llegó cuando Noel tocó sólo “Don’t look back in anger”, no sólo se cantó, sino que algunos hasta lloraron. La emoción se sintió en todo el recinto, incluso la grada de prensa se levantó entera para escuchar este tema. Finalmente, y ya con la banda al completo, cerraron el fabuloso concierto con una versión de “I’m the Walrus” de The Beatles.

La nota de folk melancólico del Jueves la puso la malageña Anni B Sweet con una actuación más que aceptable en el escenario Fib Club presentando su primer disco «Start, Restart, Undo» (2009).

Viernes 17: Viento y fuego

La jornada del Viernes empezaba con gran afluencia de público español, pues las grandes bandas nacionales estaban preparadas para este día: Nacho Vegas, Corcobado, Christina Rosenvinge, Cooper, Joe Crepúsculo y los grandes esperados de la noche, Los Planetas, pero desgraciadamente el viento deslució una jornada que debía ser histórica y que terminó por cancelarse.

Nacho Vegas, Rafael Tovar / El Enano Rabioso

A las 20 horas Nacho Vegas hizo su aparición sobre el escenario Fiberfib.com junto a su banda, integrada, entre otros, por Xel Pereda, junto a quien grabó aquel «Lucas 15» (2008). Con grandes gafas de sol, semblante serio y no muy hablador esta vez y su pelo moviéndose al ritmo del viento de Levante, que poco a poco empezaba a soplar más fuerte, comenzó con “Perdimos el control” y su nuevo hit “Dry Martini S.A.” de su último trabajo editado a finales de 2008 «Manifiesto desastre». Le resultó difícil meterse al público en el bolsillo hasta que llegó “El Hombre que casi conoció a Michi Panero”, seguramente uno de los temas más importantes del gijonés. En total algo más de media hora de concierto que supo a poco, a muy poco.

El británico Paul Weller salió al escenario verde con sus cincuenta y un años encima, el pelo cano y esa voz característica. Empezó mucho más rockero de los que muchos de los que estábamos allí esperábamos, presentando su «22 Dreams» (2008). Desgraciadamente un incendio declarado al otro lado de la carretera anexa al recinto deslució el espectáculo, y a partir de ahí toda la prensa sólo estuvo atenta al fuego, con el que el recinto del FIB Heineken 2009 no corría peligro, a no ser que el fuerte viento le diera por cambiar de sentido.

Casi tres cuartos de hora después de que Paul Weller comenzara su concierto se decidió terminarlo, y a partir de ahí todos los escenarios se cerraron por seguridad. El viento cada vez más fuerte y más peligroso. Se comenzó a desmontar las pantallas de todos los escenarios, lonas, y demás objetos con peligro de que se desprendieran, aunque por megafonía se instaba a que se estaba acondicionando el escenario para la inclemencia meteorológica, pero nada más lejos de la realidad. En los pasillos del centro de medios ya se hablaba de cancelación, y aun más cuando tuvimos que ser desalojados de la carpa de prensa. Finalmente los Tom Tom club tocaron algunos temas para calmar los ánimos de los asistentes (el efecto Festimad con miles de ingleses borrachos se temía) y para instarle a no abandonar la zona de conciertos, seguramente la más segura dada la situación de emergencia que se vivía en el camping y a la que la organización no supo hacer frente.

King of Leon, los más esperados de la noche finalmente tuvieron que cancelar su actuación debido a sus compromisos futuros, Maxïmo Park se trasladó al Sábado 18 y Los Planetas, otro de los grandes afectados de la noche, se trasladó finalmente al Domingo 19.

Sábado 18: Franz Ferdinand; el espectáculo continua

Tras una jornada bastante gris, con la zona de acampada destrozada y después de pasar la noche en el coche volvimos al recinto a comprobar que desde muy temprano una legión de técnicos trabajaban para habilitarlo de nuevo, a pesar de que incluso el escenario principal parecía muy dañado (una de las estructuras superiores se había doblado). Debido a toda la descolocación de los horarios mucha gente con entrada para el Sábado y Domingo (en su mayoría españoles) tuvieron que esperar hasta las tres de la tarde para recoger su pulsera, cuando sobre las nueve de la mañana ya se agolpaban delante de las taquillas. El público tenía ganas de fiesta tras la cancelación del día anterior.

El escenario verde abrió con los catalanes The Unfinished Sympathy presentando su quinto trabajo bajo el título de «Avida dollars» (2009), quiénes avivaron el alma de los cientos de personas que agolparon para verles, rozando el punk en algunos temas.

Franz Ferdinand, Rafael Tovar / El Enano Rabioso

Maxïmo Park hizo su aparición en el escenario verde con un Paul Smith luciendo un sombrero y más movido de lo que se esperaba. Se metieron al público en el bolsillo a la primera presentando su álbum «Quicken the hearth» (2009). Pero cuando aparecieron los esperadísimos Franz Ferdinand sobre el escenario verde Benicàssim se paró y el espectáculo continuó. Con, seguramente, la mejor actuación de todo el festival, una banda con tan sólo cinco años de vida y que ha alcanzado el éxito en la escena indie gracias a la calidad de sus canciones y de, seguramente, su directo. Un concierto con mucha fuerzas y energía comenzando con “No you girls” y terminando con “Lucid Dreams”, ambas de su último trabajo «Tonight» (2009) y sorprendiendo con la dureza de temas como “Take me out”. El público cantó y bailó con todos sus temas, en el concierto, quizás, mas serio y duro del festival, pudiendo ver encima del escenario a un Alex Kapranos más extasiado que nunca, animando y gritando al público durante toda la actuación.

Para finalizar la noche en el escenario verde 2ManyDj mezclaron lo que todavía no se había mezclado para hacer bailar a todo Benicàssim. Michael Jackson hizo su aparición en las pantallas con el homenaje que estos chicos le hicieron mezclando uno de sus hits, y a lo que el público respondió con una ovación.

El ex-vocalista de Los Enemigos Josele Santiago sorprendió llenando la carpa del Fib Club y haciendo bailar a los asistentes buen rock’and’roll y blues en un directo más guitarrero que sus tres discos en solitario. Comenzó con el tema que da título a su último álbum; «Loco encontrao» (2008) y terminando con temazos que se han convertido ya en clásicos como “Mi prima y sus pinceles” y “Ole papa”.

Domingo 19: ¿Quién dijo que el espectáculo terminaba?

Pero llegaba la última jornada, y la gente parecía olvidar el desastre del viernes tras el sábado y con ganas de mucho más. Y así empezaron Catpeople en el escenario verde bastante temprano. Los de Vigo se marcaron temas de su último trabajo «What’s time Mr Wolf?» (2008) reconocido como uno de los mejores discos del año pasado. No defraudaron con temas como “Goodbye angel” que hicieron saltar al público.

Con algo más de treinta años de historia y con una estética post-punk salieron al escenario los Psychedelic Furs quienes hicieron, con su energía, que el público coreara sus éxitos cómo “Love my way” o “Ghost in you”.

Los Planetas, Rafael Tovar / El Enano Rabioso

Pero los más esperados de la noche por el público español eran sin duda Los Planetas en el escenario Fiberfib.com, quienes tuvieron que cancelar su actuación del Viernes y que darían lo que ha sido su única actuación en verano. Después de la actuación de Friendly Fires, quienes llenaron por completo el recinto con su buen funky, el público nacional fué ganando terreno junto a los británicos que todavía no se habían enterado del cambio horario y esperaban que el que saliera en lo alto del escenario fuese Pete Doherty. Pero no lo hizo, en su lugar, o mejor dicho, antes que él, salieron J, Eric y sus chicos, comenzando el espectáculo con “Segundo premio” que extasió al público desde primera hora coreando esa canción que ya se ha convertido en himno. El flamenco, o mejor dicho, su último trabajo «La leyenda del espacio» (2008) llenaron la mayoría del tiempo de su actuación, tocando también ese tema “inédito” aparecido en su disco-comic llamado “Soy un pobre granaino”. J, mas alegre de lo que nos tiene acostumbrado en sus directos, bromeó con el público y con los asistentes británicos en el concierto. “Santos que yo te pinte” y “Pesadillas en el parque de atracciones” dieron el cierre a un concierto que será recordado por muchos como el más esperado de 2009 y el que más expectación ha levantado dentro de la escena indie nacional.

Desde allí todo el público se trasladó al escenario verde a presenciar a un grande de la noche, The Killers. Con un escenario decorado con palmeras y más cargado y preparado que otros artistas éstos dieron un concierto más flojo de lo esperado. Y es que los americanos llegaron a Benicàssim como las estrellas sublimes del rock: No fotos, no video, no prensa, y decepcionaron, al menos a una parte del público. Aun así las miles de personas allí congregadas para ver su actuación pudieron saltar y bailar con temas como “Somebody told me” o “Mr. Brightside” u otros de su último trabajo «Day & age» (2008) como “Spaceman” o “Human”. Al final cerraron con un espectáculo de fuegos encima del escenario que hizo vibrar de emoción a un público que se quedó con ganas de más.

Los encargados de cerrar la última noche de conciertos en el escenario verde fueron los franceses «rinôçerôse» con su mezcla de rock y techno que hizo bailar a todos los asistentes, además de montar un espectáculo de video encima del escenario y performance que animó aun más la fiesta si era posible.

Rafael Tovar / El Enano Rabioso

Al final en el escenario verde sonó el “Danubio Azul” a la que los miles de asistentes respondieron bailando y tarareando esa gran pieza de la música clásica.

Un FIB Heineken 2009 para todos los gusto, que no pudimos perdernos, como ya va siendo tradición en El Enano Rabioso, y que merece la pena vivir.

banner WIR