banner WIR

Peter Hook con “Unknown Pleasures” en Madrid

Por Rafael Tovar 0

Peter Hook en Rock Kitchen (Madrid). Rafael Tovar / El Enano Rabioso

El pasado Jueves 7 de Octubre el que fuera bajista y compositor de Joy Division y New Order, Peter Hook, nos ofreció, en la sala Rock Kitchen de Madrid, lo que fue su primer concierto en la gira que tenía programada por España rememorando el primer larga duración de Joy Division, “Unknown Pleasures” (Factory Records, 1979), que ha cumplido treinta años de su publicación.

Siempre que hablamos de Joy Division, hablamos de la voz de Ian Curtis, que lamentablemente nos dejó tan sólo un año después de la publicación del primer LP, y casi nunca hablamos de Bernard Sumner, de Stephen Morris ni de Peter Hook, bajista y coros del grupo. En definitiva, casi nunca nos acordamos de los demás integrantes de esa gran banda de Manchester de principios de la década de los ochentas, y que tuvieron también mucho que ver en el sonido que hoy ha llegado hasta nuestros días. Por eso quizás Peter Hook ha recibido críticas tan dispares al aventurarse con este proyecto de hacer revivir en directo el mítico disco de la portada negra y líneas blancas. Siempre he pensado que las peores críticas iban más por lo sentimental que por lo musical -chicos y chicas, Ian decidió dejarnos hace treinta años y nos dejó un legado impresionante, pero ya pasó-, y después de asistir a su espectáculo estoy aun más convencido de ello.

Días antes me dirigí a Madrid a visitar a algunos amigos y esa misma tarde lluviosa me enfundé mi camiseta negra con la portada de “Unknown Pleasures” al igual que los cientos de fans que se agolpaban en la puerta esperando a que abrieran, algunos ya entrados en edad. La espectación era extrema y un dj pinchaba sonido Manchester hasta que empezase el concierto, que finalmente empezó con una hora de retraso sobre el horario publicado.

Peter Hook. Rafael Tovar / El Enano Rabioso

El pequeño escenario estaba presidido por una gran bandera negra con la portada del disco tras el batería. Peter Hook apareció en el escenario tocando el bajo de “No love lost“, canción que apareció en el álbum recopilatorio “Substance” (1988) y era anterior a su primer larga duración. A lo que le sucedió “Leaders of men“, “Glass” y “Digital“, éste último tema cerraba su primer recopilatorio “Still” (London Records, 1985). Al fin llegó “Disorder“, el primer tema de “Uknown Pleasures“, y el público estalló saltando y cantando. El sonido se confundía entre punk o hard rock (o a veces a mi me daba esa impresión) y post-punk. La voz de Peter Hook, más grave y potente con sus gritos que la de Ian Curtis me hizo pensar en cómo sería la voz de éste treinta años después si hubiera llegado a nuestros días. A partir de ahí fue desgranando uno a uno todos los temas del disco en el mismo orden en el que éste fue editado. Muy bien recibido, aplaudido y coreado fueron sus temas más conocidos: “She’s lost the control” y “Shadowplay“. Tras el descanso habitual llegaron más canciones, y ahí Peter tiró de los clásicos “Warsaw“, “Failures“, “Transmission” y acabar con el tan aclamado “Love will tear us apart” que dejó en la sala a los asistentes coreando el estribillo hasta bien terminado el concierto. Me gusta recordar que no se trataba de un concierto de Joy Division treinta años después, eso no lo volveremos a ver, era Peter Hook con su banda haciendo las versiones de lo que en su día fueron sus canciones. Por tanto claro que sonó diferente, pero también es verdad que en la mayoría de las canciones la interpretación era perfecta y a los que asistimos nos sonó como si estuvieramos, muchos años atrás, viendo a los chicos de Manchester, aunque claro, sin el cantante bueno.

Una media hora más tarde Peter Hook se subiría a los platos a pinchar sobre una hora canciones de New Order, Happy Mondays y, cómo no, Joy Division, y en definitiva sonido de la época Manchester, mientras firmaba las entradas de los asistentes, discos y alguna que otra camiseta de alguna chica que se quedó en sostén. Muy amable con la gente, y haciendo las delicias de los fotógrafos de móvil, Peter Hook cerró con su pinchada una velada que los asistentes tardaremos mucho en olvidar.

banner WIR