Adiós a un grande: muere Gary Moore

Por Jose A. Rueda 1

El guitarrista irlandés ha sido encontrado muerto en un hotel de la localidad malagueña de Estepona. Las causas aún se desconocen. El blues está de luto.

Uno de los grandes de la guitarra nos ha dejado antes de tiempo. En la mañana del domingo 6 de febrero, el cuerpo de Gary Moore, de 58 años de edad, ha sido encontrado sin vida en un hotel de la Costa del Sol. Nacido en Belfast, Moore colocó su nombre entre los guitarristas más virtuosos de la historia. Su carrera comenzó en la década de los sesenta, en plena eclosión del rock. Su admiración por el blues lo hizo cruzar el charco para empaparse de los sonidos más puros de Norteamérica, donde tomó como maestros a los mismísimos B.B. King y Albert Collins.

Gary Moore perteneció a bandas como Skid Row, Colosseum II, y BBM, pero sobretodo será recordado por su estancia en Thin Lizzy con los que grabó, entre otros, Black Rose: A Rock Legend (1979). En solitario, exploró con el rock llegando a momentos colosales unas veces y rozando la comercialidad en otras. Victims Of The Future (1983), Still Got The Blues (1990) y After Hours (1992) son algunos de sus discos como solista.

Incombustible, Gary Moore editó en la última década tres trabajos más de puro blues primigenio: Back To The Blues (2001), Close As You Get (2007)  y Bad For You Baby (2008). Solo la muerte nos va a privar de su virtuosismo. Descanse en paz, Mr Moore.