banner WIR

The Wave Pictures, intimismo sevillano

Por Ignacio Sánchez 0

La banda británica borda un concierto sobresaliente ante apenas 30 personas.
Qué cosas tiene la vida. Sevilla, una ciudad caracterizada por la escasa oferta de conciertos de grupos independientes extranjeros se encontró el pasado viernes 8 de abril con dos, The Sea and Cake , teloneados por la sureña Marina Gallardo, y el concierto que nos trata, The Wave Pictures, amén de dos citas de bandas locales Las Buenas Noches presentando su nuevo disco en Zemos 98 y Trisfe como teloneros de uno de los fenómenos de la temporada, McEnroe.

Ignacio Sánchez/El Enano Rabioso

Esto nos sirve para explicar la pobre cantidad de público, que no de calidad, que se presentó en la “nueva” sala Fanatic. Y no es que The Wave Pictures merezcan tan poca repercusión, pero si a lo saturado del calendario sumamos que la actuación sevillana se confirmó cuatro días antes pues tenemos todos los ingredientes para que solo unos afortunados pudiéramos disfrutar de un directo familiar y salpicado de momentos íntimos.

Abrió la noche la coqueta líder de Maud the Moth, banda madrileña que basa su fuerza en la potencia y belleza de la voz de su frontman, que acompañada de unos teclados se bastó y sobró para ofrecernos parte del joven repertorio. Intentando quitarse la vergüenza de encima fue ganando en confianza sobre el escenario, para llegar a bromear que estaban sin sello, intentado venderse bien. Toques de soul y arrebatadores gritos para darse a conocer.

Microondas eran los segundos en subirse al escenario. Formato trío sin la ayuda de su batería, el pop edulcorado de la banda no llegó a despuntar durante el poco tiempo que dispusieron, llegando a aburrir a los pocos presentes, menos incluso que con la primera actuación.

Y al fin, cerca de la una de la noche bajan del camerino el trío londinense paseándose entre la treintena de personas que allí estábamos. Miradas un poco de incredulidad al ver tan poco público pero sin miramientos arrancan la máquina.

La excusa de esta nueva gira era la de presentarnos su nuevo trabajo “Beer in the breakers”, del cuál nos fueron mostrando fragmentos que nos enseñan a una banda jugando las mismas cartas que sus antecesores discos. David Tattersall, su vocalista, consigue romper el frío e inicial ambiente con comentarios divertidos sobre los pocos que éramos, la fiesta que se pegaron en Granada bailando ellos tres y pidiendo a la gente que por favor se moviera, consiguiendo la inmediata respuesta.

Ignacio Sánchez/El Enano Rabioso

Y es que si de algo pueden presumir The Wave Pictures es de tener un arsenal de temas bailables, y al disponer de “casi todo el espacio del mundo” para poder moverse, el público hay que reconocer que no paró de moverse y corear los temas más conocidos del trío, sobre todo de “Instant coffee baby” como “Leave the scene behind”, “Kiss me” o “I love you like a Madman” entre otras.
Pasan los minutos y cada vez nos lo estamos pasando mejor. Atrás quedó el frío inicio. La banda no para de lanzar hits y el público de bailar. Llegan peticiones que desde el escenario se recogen y responden. Incluso su batería Jonny, vitoreado, se pone delante del micrófono para cantar un par de temas de su EP publicado el año pasado “Jonny Helm Sings”.

Pasada la hora se bajan por primera vez, pero los gritos y el eco de los presentes hacen que vuelvan a subir para gastarse casi hora y veinte de concierto de los que difícilmente podemos disfrutar por Sevilla. Amabilidad y buenas maneras cerradas con el ofrecimiento de charla con ellos tras la actuación, como señalaron, sin tener que comprarles nada en el improvisado puestecillo que se montaron ellos mismos sobre el escenario.

Chapó por The Wave Pictures.

banner WIR