Los Pedales, de concierto en Sevilla

Por Violeta Camacho 0

Marichispa/El Enano Rabioso

El pasado 29 de abril, Los pedales se pasaban por la capital andaluza para seguir promocionando su disco, dentro de la gira de más de 60 conciertos que llevan a sus espaldas.

Cargados con dos guitarras, un órgano y una guitarra con un sonido muy característico proveniente de Hawai, se subieron al escenario de la sala Museo dos horas más tarde de lo previsto.

Marichispa/El Enano Rabioso

Empezaron a tocar, surcando los mares del futuro segundo disco, con “Barcos de papel”, abriendo paso a una de las canciones más oídas de su primer disco, como es “La máquina del tiempo”, donde empezaron a utilizar el teclado. Las voces desnudas no necesitaron de más para que disfrutáramos de esa interpretación. Ya metidos en el papel y con la timidez superada, los chicos de Ávila fueron atando una a una cada canción del álbum “Nuevo Mundo”, hasta deleitarnos con un blues cargados de improvisación a medias, la otra mitad lo hablaron las guitarras y su casi perfecta coordinación.

En el ecuador del acústico, sorprendieron con la valentía de darle voz a “Mercedes Benz”, canción de Janis Joplin. En ese momento, solo había que cerrar los ojos y escuchar cómo le arrancaban sonidos estupendos a las guitarras, trasladándote a lugares donde solo te lleva el lenguaje universal de la música. Para acercar más las distancias entre Ávila y Sevilla, siguieron con “Dirección sur”, consiguiendo un sonido sureño gracias al uso de la Jamesburg, la guitarra hawaiana. Para ir terminando, iban volviendo a la línea del principio, sacando entre la lista de las canciones que completarán el segundo disco, como por ejemplo, “Dejarme llevar”.

Marichispa/El Enano Rabioso

Aunque nos hicieron esperar y además, tuvieron que luchar con el ruido atomizante de la sala contigua, pudieron ganarse la simpatía del público con los mimos que le dieron a la guitarra. Sonidos muy conseguidos y letras con ganas de cambiar la realidad, como en “Desorden”. Puedo decir que, la sala infectada de huecos, se llenó de aplausos.

En conclusión, fue un concierto simpático, que ayudó a olvidar que el cielo primaveral de Sevilla se había olvidado del sol.

Web Hosting