banner WIR

Down

Por Jose A. Rueda 0

Tan solo dos canciones (y una de ellas, una versión) son necesarias para colocar a Mox Nox en la lanzadera. Se trata del primer single que esta banda alicantina acaba de editar con el sello Polze De La Mort, tras la grabación realizada en los estudios de Pepe Tigruss en Gandía. Pero en realidad Lluís, Rubèn, Lucas y Javi ya habían paseado una anterior maqueta por el Proyecto Demo de Radio 3, en el que quedaron semifinalistas. Poco después, ampliarían su currículum vitae con la novena posición alcanzada en el Festival de Benicàssim.

El sencillo se presenta goloso desde el primer momento: formato retro (vinilo de 7″) y diseño bonito realizado por El Nerdo (qué nadie falte en los créditos). En la cara A se encuentra “Down”: una canción de rock directo, visceral; una patada a la altura del pecho. Línea de bajo contagiosa, guitarras estridentes y acordes tan justos como efectivos. Las referencias son descaradas: rock alternativo de finales de los 80 y principios de los 90. La voz, sepultada por el noise, tiene ese puntito ochentero que le da la reverb y los acerca a Jesus & Mary Chain, mientras que la autopista melódica por la que discurren las guitarras les conduce hacia Sonic Youth.

En la cara B, sorprenden con una versión de “Rain of ruin” de Suicide que Mox Nox transforman en “Pluja de merda”. La adaptación de la letra al catalán disfraza la original de los neoyorquinos de tal forma que cualquier despistado (y el que no lo es tanto) la podría confundir con un homenaje a Parálisis Permanente. No obstante, esto es post-punk patrio, ¿no?

A falta de más canciones, le damos una reescucha al primer EP (en el cual ya se encontraba “Down”) y advertimos la misma tónica en “Junior”, un tema menos oscuro quizá y con reminiscencias más de los 90 que de los 80. Los giros melódicos y el buen ensamblaje de las guitarras son notas destacables y testeables en “Over”, mientras que “Ibra” galopa en busca de melancolías propias de bandas como Yo La Tengo.

Juntamos la maqueta y el 7″ y resumimos: cuatro temas originales compuestos en inglés y una versión adaptada del inglés al catalán. Aunque los de la lengua foránea ganan por goleada, “Pluja de merda” nos despista y no nos permite adivinar qué camino lingüístico piensan tomar Mox Nox. Su semejanza a bandas primerizas de noise español como Eliminator Jr. o Australian Blonde invita a pensar que los de Alicante también cambiarán el idioma. Sea como sea, es bien cierto que Mox Nox indaga en un sonido más lúgubre que el de aquellos grupos y llaman a la puerta del revival al que ya están inscritos los contemporáneos Ornamento y Delito, Disco Las Palmeras! o Triángulo de Amor Bizarro.

No es arriesgado entonces augurarles un bonito futuro (cosa que siempre deseamos a las bandas nacionales que patalean en el undeground); y es que, a la espera de nuevos temas y del examen sobre el escenario, Mox Nox ya apunta maneras.

 

banner WIR