Muere el guitarrista Moraíto Chico

Por Jose A. Rueda 1

 

En la mañana de ayer (10 de agosto) se confirmaba la triste noticia: Manuel Moreno “Moraíto Chico” fallecía en un hospital de su Jerez natal.

El flamenco llora la muerte de uno de sus tocaores más ilustres. Moraíto Chico nos dejaba ayer a los 55 años de edad como consecuencia de un cáncer que lo tenía apartado de los escenarios desde principios de año. El jerezano era un referente del toque, en el cual sobresalía por su sensibilidad y por su sentido del compás acompañando al cante. Manuel Moreno debía su sobrenombre a sus antecedentes flamencos, pues era hijo de Juan Morao y sobrino de Manuel Morao. Además, fue padre de Diego del Morao, que en este triste momento se erige como el heredero natural de la guitarra de Moraíto Chico.

Su última actuación data del pasado mes de enero,  cuando actuó en el festival de flamenco de Nimes, en Francia. En nuestro país, destacaron sus espectáculos en la Bienal de Sevilla de 2010, la cual se encargó de inaugurar con Historias de viva voz para, más tarde, presentar Jerez, la uva y el cante, dirigido por él mismo e interpretado junto con otros artistas jerezanos. Además, en aquella edición de la Bienal le fue otorgado el Giraldillo a la Maestría.

Con la guitarra entre sus manos desde los 11 años, Moraíto Chico fue el compañero inseparable de José Mercé, aunque también acompañó con su toque a un gran número de cantaores como La Paquera, La Macanita, Camarón, Miguel Poveda o Carmen Linares. En solitario, Moraíto nos ha legado dos álbumes: Morao y oro (1992) y Morao, morao (1999).

“Era un ser entrañable, que se había ganado la admiración y el cariño de todo el mundo, como artista y como persona, ya que era un pedazo de pan”, ha dicho sobre él Paco Cepero, otra insignia del toque jerezano.