banner WIR

Gravity the Seducer

Por Ignacio Sánchez 2

Los años han ido pasando pero Ladytron siempre nos habían hecho bailar con sus temas, en un primer momento con composiciones más simples, tirando de los primeros momentos del electropop y synthpop, para ir evolucionando, introduciendo instrumentos y sonando más orgánicos. Los temas crecían y enganchaban casi a la primera. Su progresión estaba asegurada. “Playgirl”, “Seventeen”, “Destroy everything you touch” o “Runaway” pueden concretarse como aunténticas píldoras de baile, pero atención que el cuarteto ha visitado al médico y les han recetado dormidina. ¡Pánico!.

“Gravity the Seducer”, su quinta obra tras los correspondientes tres años entre su predecesor, nos ofrece unas sensaciones que no pueden ser más contradictorias. Las canciones siguen sonando grandes con una cuidada producción, pero vemos un frenazo casi en seco a la velocidad, un corte a los hits bailables que hacían de Ladytron un grupo seguido.

En este trabajo la mayoría de los temas deambulan por los medios tiempos demasiado ambientales, muy oníricos, pero lo peor, sin alma. “Ninety degress”, “Ambulances” o “White gold” vienen a servir de claros ejemplos de canciones que por momentos pueden resultar indigestas. Y no, no es que sea la primera vez que el cuarteto británico juega con estas texturas y sonidos, pero siempre aparecían como complemento a otros temas de mayor calado y su escucha a lo largo de un álbum no resultaba incómoda, cosa que es “Gravity The Seducer” sí que ocurre.

Si tenemos en cuenta que solamente doce canciones componen el nuevo trabajo, que “Ace of Hz” ya la habíamos escuchado dentro del grandes éxitos publicado a comienzos de año, que encontramos tres canciones instrumentales demasiado insustanciales, “Ritual” ejerciendo de mala copia de su “USA vs White Noise” escondida al final de “Light and Magic”, y sobre todo el cierre del disco con la melodía de “Ace of Hz” llamándola “Aces High”, pues el balance que se puede hacer del quinto disco de Ladytron no puede ser más desolador.

Sin singles que ejerzan se eso mismo, de temas de enganche, el discurrir de los minutos de escucha se puede hacer bastante doloroso cuando observamos que tanta ambientación, tanta niebla en su música no evocan a nada. Un trabajo insípido y decepcionante si tenemos en cuenta los precedentes de Ladytron.

Como salvavidas no queremos dejar escapar el tema “Melting Ice”, junto a “Ace of Hz” de lo poco que se salva. Esperamos que este resbalón sea solo eso, un pequeño punto negro dentro de una carrera más que reseñable.

banner WIR