banner WIR

Venecia 2012, El León ruge una vez más

Por Ricardo Garijo Lima 0

La sexagésimo novena edición de la Muestra de Venecia se celebró del 29 de Agosto hasta el  8 de Septiembre. Una semana después es el momento  para repasar lo sucedido en Venecia, desde los principales candidatos hasta el palmares.

Por una parte estaba la esperada sensación de The Master, dirigida por Paul Thomas Anderson (Boogie Nights, Magnolia o There Will Be Blood), que trata sobre el creador de la secta religiosa americana de la Cienciología. La película nos trae a Philip Seymour Hoffman como “El Maestro”, el polémico icono que crea esta secta, y a Joaquin Phoenix como un joven errante que encuentra en sus lecciones el camino a seguir, hasta que algo se tuerce. La obra de P.T. Anderson se rumoreaba como clara ganadora, eso es hasta que fue proyectada, a partir del momento en que paso de ser una candidata a la favorita.

Terrence Malick tardó un lustro en volver al ruedo con el Tree of Life, sin embargo tan solo un año después vuelve con To The Wonder, una película en la cual Ben Affleck vuelve a encontrar a un antiguo amor de su pueblo natal e intentará reconstruir su vida tras un divorcio. La película es una de las tres que Malick tiene previstas estrenar antes de que termine el año.

 Al mismo estilo que Malick, otro que vuelve a las gran pantallas tras una ausencia de cinco años es Brian de Palma, quien se presentó en Venecia con su film Passion. El film es un remake de Love Crime, un film francés que se estreno en el 2010 tras la muerte de su director, Alain Corneau. Este thriller de alto contenido erótico narra como el personaje de Noomi Rapace (Prometheus, la versión sueca de la trilogía Millennium) intenta vengarse de su jefa, quien le ha robado su  gran idea y toda la gloria que esta conllevaba.

Finalmente, además de estos grandes nombres y mucho más, el festival contaba con una presencia de directores asiáticos significativa, entra la cual destacaban Takeshi Kitano y Kim Ki Duk.

Kitano por su parte presentaba la secuela de Outrage, bajo el lógico nombre de Outrage Beyond, en la cual el yakuza Ôtomo vuelve de “la muerte” para terminar de vengarse de quienes que le traicionaron. Ôtomo es interpretado una vez más por el sempiterno Kitano, quien ha triunfado en varias ocasiones en Venecia, ganando en 1997 el León de Oro por Hana-Bi y en el año 2003 el León de Plata a la Mejor dirección por Zatoichi.

Por su parte Kim Ki Duk también había pasado por Venecia embolsándose algún premio, en su caso el León de Plata en el 2004 por 3-Iron. Pietá es el nombre del trabajo con el que acudió Ki Duk, que relata la historia de un hombre desalmado que se dedica a cobrar las deudas pendientes de otros hombres, sin embargo su vida sufre un gran cambio cuando una mujer se presenta en su vida alegando ser su madre.

 

El León de Oro es para…

Con sorpresa incluida Pietá de Kim Ki Duk se volvió el primer film coreano en conseguir uno de los tres mayores premios de la industria del cine (la Palma de Oro de Cannes, el Oso de Berlín, el León de Venecia). Entonces The Master tuvo que contentarse con llevarse el León de Plata para Anderson, el premio Volpi al Mejor Actor al tándem formado por Hoffman/Phoenix y el premio de la crítica FIPRESCI.

Esto no es poco, pero debió saberle a Anderson cuando escuchó el rumor que circulaba el día siguiente por Venecia: al parecer hace un par de años se instauró una nueva normativa donde ninguna película podría acumular los 3 premios más importantes del festival (Película, Dirección, Actor), por lo cual de suceder esto el comité debería revocar uno de ellos a dicha película y entregárselo a otra.

El caso es que como pólvora el rumor se propagó; el jurado había otorgado a The Master los 3 premios, pero al enterarse de la normativa y tras mucho discutir, decidieron revocarle el León de Oro y entregárselo a la siguiente en la lista, Pietá de Kim Ki Duk. La polémica estaba servida y todo el botín repartido…

banner WIR