banner WIR

Nudozurdo: calor, tensión y ultrapresión

Por Jose A. Rueda 2

Nudozurdo Granada

Siempre es motivo de alegría acercarse a Granada, tierra soñada, y más aún a la sala Planta Baja, “perra vieja” del underground granadino puto y fino desde los lejanos ochenta. Sábado 2 de febrero, diez y cuarto de la noche y el gentío se agolpa frente al escenario. Por ahí pululan Víctor García Lapido (091, Lagartija Nick) o Banin Planetas, entre otros ilustres de la escena de Granada. ¿El motivo? La visita de Nudozurdo presentando Ultra Presión y los demás temas de su brillante discografía. La banda regresó al sur de España donde actuó por última vez el pasado verano en Cádiz, en el festival Mirador Pop. Por entonces, eran cuatro músicos que, poquito después, cancelaron toda su gira. Leopoldo Mateos se muestra esquivo al hablar de este tema (en su momento, alegaron una baja médica), pero toda la ambigüedad en sus declaraciones dejan entrever que se trató de un momento de… ultrapresión. De no haber asimilado su rápido ascenso como banda y de sentir el mareo de la incertidumbre ante el pseudoestrellato rock en el que se estaban viendo inmersos.

Pero no nos engañemos… Nudozurdo son jodidamente grandes y muy buenos sobre el escenario, pero jamás actuarán en la hora punta del escenario grande de ese festival que todos los años trae a Vetusta Morla… Ellos van de otro rollo. Las salas son su terreno de juego y en ellas se mueven tan a gusto como niños en patio del colegio. La noche del 2 de febrero lo dejaron claro en Planta Baja, adonde acudieron reducidos a trío, pero mostrando eficiencia y milimetrismo a raudales. Bajo la batuta de Leo Mateos, Nudozurdo ofreció un espectáculo tan limpio y medido como tenso y agobiante. Como las propias canciones de los madrileños, ni más ni menos.

Tras la aparición del power-trío en escena, un silencio sepulcral se adueñó de la sala ante los primeros acordes de “Contigo Sin Ti”. En el primer tramo del show, los tempos lentos se salpicaron entre temas más acelerados: “No Me Toques”, “Mil Espejos” y “Chico Promo” confirmaban que aquello ya estaba siendo un conciertazo. Por si cabían dudas, el in-crescendo de “Dosis Modernas” erizó el vello hasta al más escéptico. Sus dos principales discos, Sintética (2008) y Tara Motor Hembra (2011), alternaron sus canciones hasta el final del espectáculo. Quizá el primero tuvo un pelín más de protagonismo, pues se echaron de menos canciones del segundo como “Golden Gotelé”, “Prueba / Error” y, sobretodo, “El Diablo Fue Bueno Conmigo”, que sí la tocaron aquella misma mañana en un semiacústico ofrecido en discos Bora Bora.

El formato trío no ha desinflado para nada el cancionero de Nudozurdo en cuanto a ruidos y ambientes. La habilidad de Leo con los pedales y los loops fue tal que más de uno se preguntaba dónde estaba el teclado o dónde se escondía el otro guitarrista. Quizá la melodía compleja e hipnótica de “Ha Sido Divertido” acusó una leve pérdida de concentración del cantante, que interrumpió por un segundo la letra para pisar los pedales. No pasó nada: el público le estaba haciendo todos los coros. Del mismo modo, “Conocí El Amor”, “Prometo Hacerte Daño” y “Ganar O Perder” fueron cantadas hasta el último verso.

Del desconocido debut de Nudozurdo, un disco de título homónimo autoeditado en 2002 y recuperado hace tres años por Everlasting Records, la banda rescató “Dentro De Él”, demoledora en directo gracias a dos minutos de introducción instrumental que recordaron la impepinable influencia de Joy Divison (así como Décima Víctima, por aquello del castellano). Para entonces, Nudozurdo corrían la recta final del concierto, con el dato positivo de la entrega calurosa por parte del respetable, pero el negativo de la voz de Leopoldo que, al principio por sobreactuación y luego por cansancio, se fue apagando y haciéndose cada vez más monótona. No obstante, aquello no fue motivo para que la gente dejara de rugir los temazos que todavía tenían por brindar: “Negativo” y, sobretodo, “El Hijo De Dios”, que puso en alto todos los brazos del Planta Baja. Inmejorable cierre.

Una vez concluido el concierto, el aforo de la sala se quedó casi a cero (el mes de febrero en una ciudad tan universitaria como Granada suele pasar factura), pero hay que destacar que los Djs Puto Amo y Grita nos pusieron a mover el culo a todos con una sesión canalla en la que cabía desde el funky más retro hasta el electro más guarro. En la planta de arriba (el bar), el planetero Banin se encargó de pinchar unos cuantos vinilos de rock psicodélico de los setenta.

Por su parte, Nudozurdo habían finiquitado su paso por el sur (el día anterior visitaron Algeciras) y proseguirán el tour de invierno este mismo fin de semana en Murcia. Las siguientes paradas te las mostramos a continuación:

9 de febrero MURCIA
Sala 12&Medio. Entradas

15 de febrero PONFERRADA
Sala La Vaca

16 de febrero BILBAO
Café Antzokia

21 de febrero SEVILLA
Sala Luxuria

22 de febrero BADAJOZ
Sala Mercantil

16 de marzo CASTELLÓN
Sala Four Seasons

22 de marzo LUGO
FIV Fest

banner WIR