banner WIR

Riffs llegados desde Seattle

Por Fran Kinpal 0

Hace unos pocos meses presentaron su nuevo álbum, pero hoy no voy a hablar de este último lanzamiento sino del anterior disco de The Cave Singers titulado No Witch.

Y si hablo de este No Witch es porque me crucé con él mientras cotilleaba los grupos del sello Jagjaguwar y me impactó de tal manera que no me lo quito de la cabeza (cosas de ser un loco de los riffs de guitarra y las voces desgañitadas que también disfruta con los pasajes sosegados). El disco, editado en 2011, empieza con una joya para los oídos titulada Gifts and the Raft. Parece que no, pero 2.35 minutos dan para mucho y el trío de Seattle lo demuestra en este inicio de disco.

A partir de este primer contacto lo que sigue son todo buenas sensaciones, Swim Club es otra maravilla y Black Leaf es un bombazo de principio a fin (¿alguien ha dicho Jack White?). Canciones con riffs tan repetitivos como Falls me vuelan la cabeza desde el primer instante. Outer Realms le da un toque “oriental” al álbum gracias en buena parte a los djembés que acompañan la canción. El tema que sigue no abandona este aire a tierras lejanas y consigue aportar variedad al disco.

La sorpresa viene de la mano de Haystacks, sonido sureño, harmónica, guitarras con slide, coros a lo iglesia americana, una preciosidad de canción. Faze Wave llega antes de cerrar el álbum con una base uniforme igual que muchas de sus predecesoras y sirve de puente para el último cartucho que va directo al blanco, No Prosecution if we Bail sirve para resumir un álbum que tiene momentos para todos los gustos y que este tema cierra de manera sublime a base de baquetazos y voz desgarrada.

banner WIR