banner WIR

La oscura ola de Pati Gotor y Miguel Rivera

Por Jose Eduardo Medina 0

Undead, Pati Gotor y Miguel Rivera / Guillermo García

Undead, undead, undead … ‘, con especial énfasis en las últimas palabras del “Bela Lugosi’s Dead” de Bauhaus, Pati Gotor y Miguel Rivera, componentes de la desaparecida banda Supertube, y ahora juntos, de nuevo, bajo el nombre de Undead, cerraban el recopilatorio de versiones rescatadas de la escena oscura de los ochenta para su concierto, el pasado viernes, en la Sala Obbio.

Tras esperar a que se ocultaran los últimos rayos de sol, ambos, en el papel de anfitriones, recibían a los asistentes, dándoles la bienvenida a la celebración de la oscuridad. Ella en el papel de vocalista, corsé de cuero y falda de tul, él a la guitarra, lanzando las bases desde el fondo del escenario, se preparaban a narrar, para los no iniciados, una lección de la historia menos conocida de la música, entre bambalinas negras, columnas forradas de plumas, rótulos de neón y cadenas metálicas.

Undead, Pati Gotor y Miguel Rivera / Guillermo García
Undead, Pati Gotor y Miguel Rivera / Guillermo García

El marcado ritmo inicial no daba lugar a la duda, la versión de “Personal Jesus”, un clásico de Depeche Mode, era la escogida para abrir el concierto, mientras la sala se llenaba, a medida que la oscuridad descendía sobre la ciudad. Un inicio que sirvió para ganar confianza sobre el escenario y, tras una breve presentación, Pati y Miguel dirigieron unas palabras a un público que siempre agradece la comunión con los músicos.

Saliéndose, para bien, de los cánones habituales, ambos dejaron a un lado el orden de la lista de canciones e improvisaron la elección según pedía el concierto en cada momento, dando frescura a una propuesta que no puede entenderse sin la completa libertad de interpretación de los artistas. De este modo, continuaron desfilando por el escenario oníricas letras de Echo & The Bunnymen, descarnadas estrofas escritas por Ian Curtis, siempre presente “Love Will Tear Us Apart”, la personalidad de Siouxsie, transmitida a través de una voz de Pati, que abarcaba hasta el terreno más críptico de la banda de Robert Smith con “A Forest”.

Después de este recorrido por el extranjero, no faltaron abanderados del siniestreo nacional en esta cita. Así acabamos en el Madrid de la movida menos luminosa, y sí más irónica y ácida, con dos de los temas de un grupo de referencia en los ochenta españoles, Parálisis Permanente. Dando rienda suelta a su lado mas punki, Pati Gotor desempolvaba “Quiero ser santa” y “Autosuficiencia”.

Undead, Pati Gotor y Miguel Rivera / Guillermo García
Undead, Pati Gotor y Miguel Rivera / Guillermo García

Y tenemos que dar fe de que no todo fue tan oscuro como nos prometían, pero nadie podía renegar de David Bowie como invitado, pieza fundamental sin la que no se entendería la riqueza musical del último tercio del siglo pasado. A nadie pilló por sorpresa el momento en que Miguel Rivera, con bastante soltura, empezó a puntear los acordes de “Heroes”.

La noche se despedía, convenciéndonos, con esta apuesta por las distancias cortas y la música interpretada de forma libre y con pasión compartida por público y artistas. Con un sonido muy mejorado respecto a conciertos anteriores, hizo que se pudiera ver la destreza de ambos sobre el escenario y la facilidad con la que se siguen entendiendo encima de las tablas. Quedamos a la espera de la siguiente cita con la ola oscura y, por qué no, arriesgarse hacia algo más.

banner WIR