banner WIR

Optimus Primavera Sound 2013, un festival a la altura de los más grandes

Por Angélica Mualim 0

El Enano Rabioso ha asistido a la segunda edición del Optimus Primavera Sound, con grandes expectativas después de las buenas sensaciones que nos dejó el año pasado. Este año el festival ha llegado con unos pocos cambios, el más importante: la supresión de los conciertos el domingo del festival en Casa da Musica. En esta sala el año pasado pudimos ver a Jeff Mangum o a The Olivia Tremor Control, y seguramente este año se podrían haber programado unos cuantos conciertos interesantes allí. Otros cambios menores han sido los nuevos nombres de dos escenarios, el escenario Primavera ha pasado a llamarse Super Bock, y el Club ahora es Pitchfork.

El festival sigue contando con 4 escenarios en total y con la misma extensión del recinto, que a ratos parecía que se quedaba algo pequeño, ya que se notaba un aumento en el número de asistentes con respecto al año pasado. A pesar de esta mayor cantidad de público, era relativamente fácil ver los conciertos en los escenarios principales, ya que ambos se sitúan al pie de una colina y basta con subir un poco para poder ver el escenario y las pantallas.

El hermano pequeño del Primavera Sound de Barcelona sigue destacando por su gran comodidad y sus asequibles precios (la bebida es bastante más barata aquí), aunque este año ha fallado en un par de aspectos de organización: el sonido y los baños. Hubo demasiados conciertos en los que se solapaba el sonido entre conciertos, y en los descansos entre canción y canción se podía oír el ruido de fondo de otro concierto programado a la misma hora. El año pasado ocurrió esto en un par de ocasiones, pero este año se ha notado mucho más. Con respecto a los baños, si el año pasado ya había pocos, en esta edición han conseguido incluso reducir ese número.

Aparte de estos dos inconvenientes, el festival en general ha estado a la altura y ha demostrado ser una buena alternativa para el festival de Barcelona, o complemento, si te puedes permitir ir a ambos, como he hecho este año. Aparte de la crónica de este festival, escribiré también un artículo en el que compararé en detalle varios aspectos de ambas sedes, pero ya os puedo adelantar que en mi conclusión me decantaré por el festival portugués. A continuación os describo el festival día a día.

JUEVES

Al igual que el año pasado, el primer día de festival se alternaban los dos escenarios principales, el Optimus y el Super Bock, por lo que no coincidían ninguno de los grupos que tocaban ese día. A priori esto puede parecer una buena idea, ya que no te pierdes a ningún grupo, pero la masificación en los conciertos es mucho mayor al no haber otra alternativa. El año pasado no nos perjudicó tanto, pero este año fue el día en el que más de notó la mayor cantidad de público.

El honor de inaugurar el festival lo tuvieron Guadalupe Plata, que se ve que cuentan con cada vez más aficionados internacionales. El concierto se nos hizo demasiado corto, y es que lo fue, apenas tocaron 40 minutos. Nos dejaron con ganas de más y echamos de menos temas, pero al menos nos ayudaron a empezar la tarde con energía. El final con “Baby, Me Vuelves Loco” definitivamente habría quedado mejor en otra franja horaria.

por Pablo Luna ( http://www.flickr.com/photos/camaradaindiano/)
por Pablo Luna ( http://www.flickr.com/photos/camaradaindiano/)

A continuación tocaron Merchandise, que dieron un concierto algo irregular. Comenzaron con poca fuerza, quizá debido al desgaste de la gira que ellos mismos comentaron durante el concierto. Incluso confesaron que ni les había dado tiempo a dormir en todo el día antes de tocar en el festival. A pesar de esto, luego consiguieron remontar y terminar animando al público.

El siguiente concierto era uno de los más esperados por mi parte: Wild Nothing. Su último disco, Nocturne, me parece de lo más destacable del año pasado y también gozó de muy buenas críticas de la prensa especializada. Por desgracia, el directo decepcionó bastante. No sabemos si el mal sonido fue por culpa del grupo o del festival (que me habían comentado que también sonaron muy mal en Barcelona), pero deslució por completo el concierto. Temas como “Shadow” o “Paradise” no se quedaron a la altura de su sonido de estudio.

Los problemas de sonido siguieron estando presentes al principio del concierto de The Breeders. El grupo venía tocando íntegramente su disco Last Splash con motivo del 20 aniversario de su lanzamiento. Los primeros temas no llegaron a sonar bien del todo, e incluso la voz de Kim Deal prácticamente no se oyó en el estibillo de “Cannonball”. A lo largo del concierto el sonido consiguió mejorar y el grupo terminó demostrando que el paso del tiempo no es un obstáculo para ellos.

La primera gran aglomeración de público se pudo observar en Dead Can Dance, que tocaron ante un escenario llenísimo. El grupo australiano sonó impecable, demostrando que probablemente los problemas de sonido de los conciertos anteriores no hayan sido culpa del festival. Si bien técnicamente no se les puede poner pegas, seguramente su estilo no sea fácil de asimilar por todos, por lo que este concierto fue una buena opción para irse a cenar, tumbarse en el césped con los bolsos-manta que repartían o intentar encontrar un baño medio en condiciones.

por Pablo Luna ( http://www.flickr.com/photos/camaradaindiano/)
por Pablo Luna ( http://www.flickr.com/photos/camaradaindiano/)

Uno de los momentos más esperados de todo el festival y desde luego donde se vio a más gente el jueves fue en Nick Cave and the Bad Seeds. Quien haya visto a Nick Cave en otras ocasiones sabrá que es difícil que defraude en directo, y efectivamente, presenciamos uno de los mejores directos de esta edición. Tengo que reconocer que no me convencía mucho el setlist de esta gira, ya que el último disco no acaba de gustarme del todo y la selección del resto de su discografía me parecía demasiado monótona y falta de energía, sobre todo para un festival. A pesar de esto, Nick Cave y su grupo demostraron desde el principio que da igual lo que toquen, acabarán dando un conciertazo de todas formas. Empezaron con temas de “Push the Sky Away”, “We No Who U R” y “Jubilee Street”. Desde el principio Nick Cave salió a cantar ante el público de las primeras filas, e incluso en una ocasión tuvo una caída que desde fuera se vio bastante fea, pero él se levantó como si nada. A estas alturas ya pensamos que el señor Cave es inmortal. Las nuevas canciones suenan mucho más potentes en directo, por lo que ya dio prácticamente igual lo que tocaran, nos iba a gustar de todas formas. Por supuesto que también repasaron temas clásicos, como “Red Right Hand”, “Weeping Song”, “Stagger Lee” o la brutal “Mercy Seat”, que de las tres veces que la he visto en directo esta me pareció la más aplastante. Acabaron con el tema que comparte título con su último disco y nos dejaron a todos a los pies de los Bad Seeds. Esperamos volver a repetir pronto con este grupo, y a ser posible, que la próxima vez incluyan temas de Abattoir Blues/The Lyre of Orpheus.

Ya sabíamos que los grupos que quedaban no iban a mejorar lo que acabábamos de experimentar, pero hay que decir que de lo que quedaba nada nos supo a poco. Deerhunter dieron un gran concierto y demostraron que su sobresaliente último disco, Monomania, no sólo suena bien en estudio. El grupo de Atlanta dio un concierto contundente y estuvieron bastante comunicativos con el público. Bradford Cox y compañía saben cómo llevar su sonido al directo y nos dejaron muy buenas sensaciones.

por Pablo Luna ( http://www.flickr.com/photos/camaradaindiano/)
por Pablo Luna ( http://www.flickr.com/photos/camaradaindiano/)

El último concierto del día le tocaba a James Blake. A mucha gente no le convencía este concierto tan tarde, ya que los que no los habíamos visto en directo no sabíamos precisamente qué esperar, y temíamos que se pudiese hacer pesado o aburrido. En realidad fue todo lo contrario. Nos llevamos una gran sorpresa con este directo, que fue muy animado gracias a la banda que acompaña a Blake, sobre todo la percusión. La voz de Blake también estuvo a la altura y emociona mucho en directo, sobre todo en temas como “Limit To Your Love”, “To The Last” o “The Wilhem Scream”. El final con “Retrograde” fue el cierre perfecto para un gran día.

VIERNES

Gracias a un cartel que había en la carpa de prensa, vi que La Blogothèque organizaba conciertos en el centro de Oporto de algunos artistas del festival. El viernes tocaban Daniel Johnston y Los Planetas, y el sábado Local Natives. Me dirigí con un grupo de amigos a ver primero el concierto de Daniel Johnston, al que llegamos una hora tarde, ya que nos costó un montón dar con la calle donde iba a tocar (hemos descubierto que somos todos bastante inútiles leyendo un mapa). Ya convencidos de que no íbamos a ver el concierto, decidimos irnos al primer bar que viésemos a tomarnos algo… y resulta que Daniel Johnston estaba allí. Al final se había retrasado el concierto, y finalmente tocó en el mismo bar donde nos habíamos sentado. Cantó sólo dos canciones, pero fue todo un lujo verlo cantando a un par de metros, aunque apenas se oía su voz. Teníamos la intención de ver los demás conciertos que iba a grabar La Blogotheque, pero entre que iban con retraso y ni ellos mismos sabían seguro a qué hora iban a llegar los demás artistas, decidimos ir al recinto.

Neko Case @ Optimus Primavera Sound 2013
por Pablo Luna ( http://www.flickr.com/photos/camaradaindiano/)

Llegué a mitad de concierto de Neko Case, en el que se oía bastante el concierto de OM (a partir de ese día ya empezaron los solapes de sonido entre escenarios). A pesar de esto, Neko Case dio un gran concierto, en el que destacó su cautivadora voz. Tocó nuevos temas de su nuevo disco que saldrá en septiembre, y se mostró muy agradecida con el público de Portugal, país que decía haber visitado por primera vez, y que volverá a visitar probablemente en noviembre. Ver en directo temas como “Nothing to Remember” o “Hold On, Hold On” nos dejó con buenas vibraciones para el resto del día.

A continuación tocaba Daniel Johnston, del que me esperaba lo peor después de ver la poca fuerza que tenía su voz sólo unas horas antes. Al final la voz de Daniel sonó bastante bien, aunque la banda que llevaba hizo un concierto demasiado eléctrico y le quitó emoción a casi todas sus canciones. “Life in Vain” por ejemplo no sonó tan conmovedora, y además Johnston dio muestras de sus problemas en directo al adelantarse a la música en la última parte de la canción. También sonaron temas como “Sweetheart”, “The Beatles”, “Devil Town” y “True Love Will Find You In The End”, pero el concierto acabó siendo bastante corto, de unos 45 minutos. Nos quedamos con ganas no sólo de más temas, sino de escuchar a Johnston en su vertiente más acústica.

Por la corta duración del concierto de Daniel Johnston, pude llegar a las dos últimas canciones de Local Natives (aunque ya se oían de fondo en el otro escenario). Una lástima no haber podido ver el concierto entero, ya que a este grupo le tengo ganas y lo poco que escuché sonaban francamente bien.

El primer llenazo del día llegó con Swans, que hicieron retumbar a todos y cada uno de los espectadores. Sin embargo, al cabo de unos minutos su directo puede hacerse monótono, las canciones parecían una introducción infinita de algo que no parecía llegar nunca. Nuevamente, momento perfecto para irse a cenar.

Luego nos encontramos con uno de los clásicos del Primavera Sound: Shellac. El grupo de Steve Albini ya estuvo el año pasado en el festival de Oporto, y a este ritmo van a tocar todos los años. Y por nosotros perfecto, y es que su concierto fue uno de los mejores de esta edición. Salieron a tocar con las coronas de flores que repartían en el festival y conectaron mucho con el público, con el que incluso improvisaron una ronda de preguntas y respuestas entre canciones. Alguien le preguntó a Albini que si sabía dar volteretas, y el contestó: “Claro, ¿acaso tú no?”. Nos creemos que Albini sepa hacer eso y mucho más.

Si ya sabíamos que Shellac era una apuesta segura, Metz fue una de las grandes sorpresas de este festival. Era difícil que los canadienses sonaran incluso más estridentes en directo que en disco, pero lo consiguieron. Y de qué manera. En este concierto me alegré especialmente de haber comprado los tapones que vendían en el festival, que si no ahora mismo estaría sorda. Temas como “Wasted” o “Headache” son auténticas bombas de relojería. Espero grandes cosas de este grupo en el futuro.

Blur @ Optimus Primavera Sound 2014
por Pablo Luna ( http://www.flickr.com/photos/camaradaindiano/)

Y ya acabamos el viernes con el que fue el concierto más concurrido y seguramente el más esperado: Blur. El grupo fue la primera confirmación del festival y desde entonces hemos estado contando los días para poder verlos en directo. Muchos de nosotros no llegamos a verlos por cuestión de edad, aunque las ganas no eran menores entre quienes ya los habían visto. La selección de hits de los de Damon Albarn y compañía podía acabar siendo un concierto memorable. Y así fue. El momento en el que empezó a sonar “Girls and Boys” todos empezamos a saltar como si nos fuera la vida en ello. ¿Cuántas veces habremos bailado esa canción? Da igual, nada iba a poder superar este momento. Pero esto no hacía más que empezar, casi nos quedamos sin voz cantando clásicos como “There’s No Other Way”, “Parklife” o “Country House”, tema en el que Albarn salió a cantar entre el público. También hubo espacio para temas más tranquilos del grupo, pero no por ello menos emocionantes, como “Trimm Trabb” o “This Is A Low”. El final con “The Universal” y sobre todo “Song 2” nos han dejado un recuerdo muy especial, una mezcla entre la emotividad y el éxtasis que pocos grupos son capaces de conseguir.

SÁBADO

El sábado empezamos temprano con el grupo portugués The Glockenwise, que tienen un estilo derivado del punk rock más clásico. A primeras horas de la tarde no había mucha gente entre el público, pero se notaba que eran conocidos entre los portugueses, y con razón. Seguro que ese mismo concierto a otra hora habría dejado alucinando a mucha más gente.

Algo más de público hubo en Manel, como era de esperar casi todos españoles, que corearon casi todas sus canciones. Gran parte del concierto la dedicaron a presentar su último disco, aunque al final no faltaron temas más conocidos como “Ai, Dolors” y “Al Mar!”.

Antes de que empezara The Drones me dio tiempo a ver un par de canciones de Degreaser, pero sus temas ruidosos y densos eran demasiado para mí a esas horas. Aunque luego The Drones no fueron precisamente ligeros. La voz del cantante destaca por no parecer suya, no parecía ser el dueño de esa voz tan grave. El grupo nos brindó una buena sesión de rock crudo que nos preparó para uno de los conciertos que más ganas teníamos de ver.

por Pablo Luna ( http://www.flickr.com/photos/camaradaindiano/)
por Pablo Luna ( http://www.flickr.com/photos/camaradaindiano/)

Dinosaur Jr tenían preparado en el escenario un cartel con la portada de su último disco, I Bet On Sky, del que apenas tocaron dos temas. Agradecemos este último trabajo, no sólo por su gran calidad, sino también por darnos la oportunidad de ver de nuevo a este gran grupo. Escuchar temas como “Feel The Pain” o “Freak Scene” en directo son un auténtico lujo. No olvidaremos lo bien que sonó su versión particular de “Just Like Heaven” de The Cure, o el final con Damian Abraham de Fucked Up. Esperemos que J Mascis y compañía sigan en activo durante mucho tiempo más.

A continuación vino un concierto que sorprendió a la hora de su confirmación: Los Planetas tocando Una Semana En El Motor De Un Autobús. Cuando confirmaron esta actuación en la gala del Primavera Sound de Barcelona muchos dimos por hecho que no veríamos este concierto en Oporto, ya que no tendría cabida en un festival portugués. Hay que decir que Los Planetas sonaron bastante mejor que en Barcelona, donde las guitarras sonaron algo apagadas. En Oporto también funcionaron las proyecciones en las pantallas del escenario, cosa que no ocurrió en Barcelona. Y por último el grupo se permitió tocar un bis de dos canciones después de acabar de tocar el disco en orden, “Alegrías Del Incendio” y “Ya No Me Asomo A La Reja”, supongo que porque en este festival tendrían más tiempo. Por todo esto se podría decir que el concierto fue mejor que el de Barcelona, pero tuvo la contrapartida esperada: un escenario principal que no estaba lleno ni a la mitad de su capacidad, colapsando la zona de restauración y los demás conciertos. Si se estima que la mitad de los asistentes del Optimus Primavera Sound son extranjeros, y entre ellos la mayor parte probablemente sean españoles, entonces el concierto de Los Planetas podría haber estado dirigido en principio sólo a un 40% del público total, por poner una cifra. Aunque haya sido un muy buen concierto, no le veo el sentido a “reservar” uno de los escenarios principales para hacer un concierto de un grupo español en Portugal. Que lo mismo algún portugués o algún inglés se bajaron el disco al ver la confirmación, pero claro, para ellos no podría tener la misma carga emocional que para los demás asistentes.
Como Los Planetas se extendieron más de lo previsto en su concierto, apenas hubo un par de minutos para ir a ver a Explosions in the Sky. Menos mal que los dos escenarios principales están justo uno al lado del otro. Teníamos muchas ganas de ver a los de Austin después de su cancelación el año pasado. La espera mereció la pena: el grupo nos deleitó con su gran directo, tocado ante el público más respetuoso que he visto hasta ahora en un festival. El silencio era propio de una biblioteca, todos estábamos totalmente inmersos en la música. Desde luego, el público portugués es perfecto para disfrutar de un concierto de estas características.

Luego tocó ver a uno de los hypes de la temporada, Savages. La primera impresión que da este grupo es ser una copia de Siouxsie and the Banshees y que no aportan nada nuevo. Sin embargo, su energético directo nos dio una grata sorpresa, haciéndonos bailar y disfrutar al máximo. Esperemos que sepan evolucionar y encontrar un estilo propio, porque desde luego tienen talento.

My Bloody Valentine @ Optimus Primavera Sound 2013
por Pablo Luna ( http://www.flickr.com/photos/camaradaindiano/)

My Bloody Valentine fue probablemente la gran decepción del festival. Parecía un concierto instrumental, o que directamente no habían encendido el micrófono, porque las voces eran prácticamente inexistentes. Ya sé que sus canciones no destacan precisamente por tener voces nítidas, pero sí esperaba escuchar ese contraste característico entre guitarras distorsionadas y voces melódicas casi de fondo, pero al anular por completo las voces se perdieron esos matices. Además, se echó de menos un sonido más estruendoso, las guitarras sonaban tan limpias que no parecían suyas. Casi a mitad de concierto las voces se empezaron a oír un poco, pero aún así no lograron remontar y conquistar a los que habían acudido a verlos.

Nuestro festival acabó con Fucked Up, que aunque sean difíciles de digerir en disco, merece la pena que se les vea sólo por el espectáculo que ofrecen en directo. Damian Abraham prácticamente no pisó el escenario y se pasó casi todo el concierto cantando entre el público. Yo lo vi en primera fila y suerte que tenía un amigo que hizo de guardaespaldas, de lo contrario seguramente habría muerto aplastada. Incluso los de seguridad disfrutaron del concierto, que aunque tuvieron muchísimo trabajo yendo detrás de Damian y sacando a la gente que se pasaba al otro lado de la valla de las primeras filas, se notaba que en el fondo les hacía gracia, y más de uno hasta se puso a hacer vídeos desde su privilegiada situación. Si os gustan los pogos, éste es vuestro concierto. Si no, vedlo desde una esquina o haced como yo y buscad a un amigo para que os proteja.

Así acabó un festival al que ha sido un lujo asistir, tanto a nivel musical como de comodidad en general. Ya tenemos fechas y primeros confirmados para el año que viene, Neutral Milk Hotel. Seguramente el número de asistentes seguirá incrementando, esperemos que no se masifique demasiado y mantenga su encanto. Desde luego, pueden contar conmigo para la próxima edición y para las que hagan falta.

banner WIR