banner WIR

Contempopránea 2013 acaba sin perder su esencia

Por Carmen Salvador 0

El festival Contempopránea tuvo lugar el pasado fin de semana, como siempre, en Alburquerque, donde se pudo oír de más de una boca carismática lo cercano que estaba su fin en lo que se refiere a su localización popular.

A pesar de la reducción del festival, ya que se suprimieron los conciertos del jueves, de la fiesta de presentación a cambio de una pinchada de Dj Contempopráneo y otra de Man pop Dj, bastante desastrosa esta última, por cierto, el Contempopránea, una vez más, nos deja a todos con un sabor de boca amargo al volver a la vida real.

La apuesta musical de este año contaba con bandas internacionales como Fanfarlo, The Wave Pictures o Allo Darlin, y bandas nacionales de la talla de Lori Meyers (siendo objetivamente este el mejor concierto del festival), La Bien Querida o Second.

Viernes 19 de julio

El viernes a primera hora tocó en el escenario principal (y único) la banda nativa del pueblo que lleva resonando en nuestros oídos casi cada edición del Contempopránea, Supertennis. Abel y los suyos pudieron con los nervios y supieron cómo aprovechar la perfecta sonoridad del festival, poniendo en escena sin problema alguno temas como El mono radiactivo, su ya popular single de aires planeteros, y qué mejor sitio para esto.

Siguiéndoles a estos Franc3s y Jero Romero, aun vacíos y prácticamente de día pero, sobre todo Jero, con un encanto que poco artistas consiguen transmitir. Tocó su ya míticos temas de su disco con la soltura de un grande de la escena, acabando el concierto con una versión de standstill, para terminar de hacer que la gente se echara arriba.

Corizonas, Contempopránea 2013. Foto: Rafael Tovar
Corizonas, Contempopránea 2013. Foto: Rafael Tovar

Corizonas fue uno de los grupos que más impresionó, al menos, personalmente. Llenos de risas, quejas, rebeldía y ritmo, sobre todo mucho ritmo, podría decirse que fue la banda que metió el arranqué a las 18 edición del festival Contempopránea. Cantaron versiones, como Wish you were here, de Pink Floyd, cantaron canciones de su cantera, como I Wanna Believe, así como se atrevieron a cantar en italiano, y sin ningún problema, su tema Piangi con me.

Con esto llegaba Supersubmarina, al parecer, para el mismo festival, una de las apuestas más importantes. Curiosamente el público exquisito del Contempopránea se disolvió y quedaron en la pista de conciertos no más de la mitad de los espectadores. Supersubmarina, De las dudas infinitas o Eléctrico fueron algunos de los temas que Chino y los suyos se trajeron a Alburquerque, y a mi parecer, no con mucho éxito. Sonidos confusos y bastante sucios para lo que suele estilar la banda andaluza.

Contempopránea, Dorian. Foto: Carmen Salvador
Contempopránea, Dorian. Foto: Carmen Salvador

Aquí me toca hablar del mejor concierto, a nivel personal, del festival. Hablo de Dorian. Llegaron con los pies en el suelo, tocando canciones de su último disco, como Arde sobre mojado o Soda Stereo, dejando que la gente fuera entrando en su onda personal para terminar rompiendo con una versión harto alternativa de A Cualquier Otra Parte, en la que el público comenzó a moverse como si fuera uno. Tras esta vino un aluvión de temas ya clásicos de la banda, que no dejó indiferente a nadie, como fueron Verte Amanecer o Paraísos Artificiales, y otros no tan clásicos pero sí a la altura como Los amigos que perdí o El temblor. Fue irónico cuando Marc nos invitó a crear una Tormenta de Arena a modo de presentar su tema, pues más de uno lo tomamos en serio y no dejamos que sonara uno de los hits de la banda sin hacer honor a su nombre si de nuestra mano corría.

Contempopránea, Fanfarlo. Foto: Carmen Salvador
Contempopránea, Fanfarlo. Foto: Carmen Salvador

Fanfarlo, que comenzó con un sonido de lo más penoso, ya que no se podían distinguir los violines de las guitarras y la voz se quedaba atrás del todo, fue mejorando a lo largo del concierto, aunque se dejaron atrás temas que a más de uno nos hubiera gustado escuchar, como es el caso de Replicate o I’m a Pilot, aunque sí tocaron temas como The Walls are coming Down, y con bastante empeño, aunque fuera el concierto a una hora poco decente para una banda del estilo, pero sin permitir que el público perdiera las ganas de más. Deconstruction fue el tema mejor interpretado, desde mi punto de vista.

Second, que a pesar de ser el penúltimo grupo del viernes, fue el que más gente se acercó a ver, y con razón. Tal como salieron al escenario Sean y los suyos no pararon de hacer a la gente saltar y gritar, e incluso llorar. Muérdeme, Mañana es Domingo, Rodamos y sus nuevos temas, Lobotomizados, Las Serpientes y 2502 fueron canciones que pudimos escuchar desde las laderas del castillo de Media Luna.

Estereotypo, más que dicharachero, tocó para los supervivientes, última banda del viernes en sí.  Everybody is singing, New Rules o Lost Generation prepararon a la gente para lo que venía, Don Fluor y Lovelife Pack Dj.

Sábado 20 de julio

El sábado tuvimos una cita de lo más especial en la localidad pacense. José A. Rueda, director del documental Independientes, nos ofreció unas escenas inéditas del mismo seguido de una mesa redonda presidida por Erik de Los Planetas, Sergio Vinadé, de Tachenko, Javi Retrovisor, Manpop y Pablo Cordovilla, además del mismo José A. Se debatieron temas de los más actuales de la escena independiente, dejando al público participar, no sólo con preguntas, también con aportaciones e ideas.

Tras esta gran velada había que estar temprano en el recinto para ver a la banda revelación del concurso de maquetas del festival, Computadora, con un directo más que destacable. Los Punsetes fueron los siguientes en subir al escenario del Contempopránea, y con ganas, pero con su estética hierática levantaron a los pocos que disfrutamos del concierto. Tus amigos, Dos policías o Maricas, como clásicos de la banda, sonaron acompañadas de gritos y silbidos del público. Así también pusieron en escena las canciones de su nuevo disco, mucho más melódico que el anterior pero sin perder la chispa rebelde típica de los Punsetes.

El concierto de Hola a todo el mundo era uno en el que más espectativas tenía, y que no cumplieron tanto como esperaba. El cambio de formación ha hecho que la banda pierda fuerza, y aunque el cambio de estilo pareciera acertado (su último disco ha sido mencionado como el mejor del año por mucho medios), su directo no fue tan contundente como parecía que fuera hacer. Ni un sólo tema anterior al disco sonó en la ladera del castillo aquella noche y muchos de nosotros nos llevamos una gran decepción con la decisión de la banda.

Contempopránea, La bien querida. Foto: Carmen Salvador
Contempopránea, La bien querida. Foto: Carmen Salvador

La bien querida, otro de los platos fuertes nacionales del festival tampoco estuvo muy a la altura de lo que se esperaba. Algún que otro fallo de coordinación entre la banda y Ana, y alguna que otra errata que hizo que canciones como 9.6 tuvieran que interrumpirse dejó con mal sabor de boca a más de uno. Eso sí, Hoy, la mejor canción del concierto desde mi punto de vista, con fuerza y destreza, y el honor de presenciar en directo A veces ni eso, fue más que suficiente para recordarla con admiración.

Lori Meyers fue sin duda alguna el cabeza de cartel del festival, puesto que el recinto se llenó hasta no caber ni un solo alfiler, algo que no había pasado en ningún concierto anterior. He decir de este concierto que, si no el mejor de España, fue el mejor directo del festival. Arrancando con Luciérnagas y Mariposas, siguiendo con Dilema o Luces de Neón no dejaron ni un solo segundo de respiro entre aplauso y grito. También sonaron temas de Planilandia, que aunque mi opinión sobre el disco no es la mejor, sí lo es sobre el directo.

Allo Darlin y The Wave Pictures fueron los siguientes, y si bien los primeros no me convencieron del todo, The Wave Pictures me impresionó de sobre manera. Tres personas que parecían siete. Solos de guitarra de lo más heavy metido en una atmósfera pop. Jazz, Blues y Rock en melodías pop. Muchísima energía traían los chicos de The Wave Pictures esta vez, y la gente lo recibió como bien se merecían.

Tras esta fugaz actuación el festival aun no había acabado, pues aun quedaban por tocar uno de los más esperados del cartel, Tachenko, y estos, sí que no decepcionaron. Presentaron su disco nuevo El amor y las mayorías, con temas como Dame una Pista o Campos de Marte y lo mezclaron con temas típicos de su cantera, como Escapatoria o El resplandor.

Stay sí que fueron los últimos, antes del Dj Manpop (hasta el que no aguantamos para contaros). Guitarreros como ellos solos con aires de rock and roll que hicieron que los pocos supervivientes pudieran bailar sus últimas canciones en directo en Alburquerque en el festival Contempopránea 2013, y, según rumores, posiblemente, en futuros festivales Contempopránea, debido a su cambio de localización.

Con esto, el festival Contempopránea 2013 puede considerarse un éxito en cuanto a la afluencia del público, el cartel, la música, el ambiente… y quizá sea algo que debamos agradecer a Alburquerque, aunque parece inevitable que para la cita del próximo año el festival se traslade a la ciudad de Badajoz, sin duda con más infraestructura para acoger una cita que se ha emancipado tras estos dieciocho años y que necesita crecer para seguir siendo el referente del indie patrio.

¡Hasta otro año si Dios quiere!

banner WIR