banner WIR

Sudando rock con Hanni El Khatib

Por Ana Gadea 0

Muchas veces ante la extensa agenda de conciertos de Madrid hay que saber dar en el clavo con qué citas apuntar en el calendario para no llegar a coger un empacho. Ahora en verano esto es más fácil, la ciudad comienza a vaciarse y el ritmo de actuaciones baja de revoluciones, pero por fortuna quedan pequeñas gemas de las que poder disfrutar. Éste fue el caso de este pasado miércoles en la sala El Sol con el músico estadounidense Hanni El Khatib, que aprovechando su paso por la edición de este año del FIB quiso hacer una parada en la capital, en lo que era su estreno en la ciudad.

por Ignacio Sánchez
por Ignacio Sánchez

La roca sin pulir pero con muchísimo enganche que supuso su debut, Will the guns come out, hace un par de años se ha transformado en una piedra pulida y brillante en su segunda entrega, Head in the dirt, gracias al trabajo de Dan Auerbach (The Black Keys) y eso se notó en un concierto directo y sin respiro donde en poco más de 50 minutos casi se ventila sus dos obras.

¿Podemos criticarle quizá el giro hacia unos terrenos menos ásperos y de más fácil acceso a colación del apoyo del mencionado Dan Auerbach?, músico quien ya con su banda y último disco (El Camino) ha conseguido un éxito por Europa fuera de lo normal. Pues si la entrega es como la demostrada el miércoles son cosas que no nos importan en absoluto.

Hanni acompañado por su banda, con la que se entendía al dedillo, se dejó el discurso en el bolsillo, pisó sus pedales y comenzó a repartir su visión del rock, a veces más empapado de blues, otras afilado y directo a las caderas de los presentes con ganas de pasar una buena velada, y con poco que se ofrecía desde el escenario abajo su respuesta era totalmente entregada.

La noche estuve salpicada mayormente por temas de Head in the dirt que, aunque suena a tópico, sobre las tablas se transforman y adquieren un cuerpo aún más consistente. El tema que da nombre al disco y “Nobody move” fueron un pistoletazo de salida para comenzar a movernos y sudar. Que si un poco de “Built.Destroy.Rebiult”, gotitas de “Human Fly”, la bailable “Penny” o la adictiva “Family” iban sucediéndose casi sin descanso entre un público cada más más metido, haciendo funcionar con potencia el aire acondicionado de la sala para refrescar el ambiente.

Tras el breve descanso de rigor, un bis enérgico como pocos, coronado por “Sinking in the sand” y “Fuck it, You win”. Aplausos a rabiar y sonrisa en la cara para marcharnos a casa siendo un poco más felices y más fans de este pequeño gran genio.

banner WIR