banner WIR

Dexter 8×05: “This Little Piggy”

Por Angélica Mualim 0

[En esta reseña se analiza detalladamente el quinto capítulo de la actual temporada de la serie, por lo que no debéis seguir leyendo si no lo habéis visto]

Después del sorprendente final del capítulo anterior, queríamos saber cómo se iba a desarrollar la ya maltrecha relación de Dexter y Debra de ahora en adelante. Los vemos a ambos en una sesión de terapia familiar, organizada, cómo no, por la doctora Vogel. Vogel intenta mediar entre ambos, sobre todo con la intención de que su relación no logre a deteriorarse del todo. En el capítulo anterior veíamos cómo Dexter intentaba hablar con su hermana a toda costa, en cambio ahora no parece tener el más mínimo interés en escuchar las explicaciones de su hermana. Lo cual es normal: no hay forma de tomarse bien que tu hermana intente matarte. Vogel sin embargo asegura que es bueno que Debra haya tocado fondo, ya que es a partir de ahora cuando puede empezar realmente tu rehabilitación.

Después de que Dexter dejara a la víctima de Yates en urgencias ella identifica a su agresor y la policía de Miami no tarda en ir a registrar su casa, donde encuentran enterrados varios cadáveres de mujeres, todos con el mismo patrón: torturadas y después apuñaladas. Aparte de este caso, prosiguen con la investigación del asesinato de Norma Rivera, caso que podría hacer que asciendan a Quinn como sargento. Dexter 805 - Masuka La policía descubre que Norma tenía una relación secreta con su jefe, Ed Hamilton, a quien interrogan en su casa. Hamilton admite haber ido a verla el día que murió, pero niega ser el asesino. En la casa de Hamilton encontramos a Zack, un joven con actitud más que sospechosa que hace que Dexter piense que él está involucrado en el asesinato. Quinn intenta investigar el caso más a fondo, pero se encuentra con el obstáculo de Matthews, que le dice que no se centre en la familia Hamilton más de lo necesario, ya que son amigos íntimos. No sería la primera vez que Mattews encubre al verdadero culpable de un asesinato (él mismo hace un par de temporadas), y resulta más que extraño que el testigo que tenía Quinn haya decidido de la noche a la mañana no testificar. Por otra parte, Masuka le encarga a Debra que investigue el pasado de su supuesta hija, ya que no se fía de ella. En serio, ¿no se les podría haber ocurrido una trama de relleno más interesante?

Siguiendo con la trama de Yates, el ex paciente de Vogel aparece por su casa para secuestrarla. Esto coincide justo con una visita de Debra, que contacta inmediatamente a Dexter para que puedan encontrarla antes de que Yates la mate. Gracias a las investigaciones de la policía, los hermanos logran reunir un listado de posibles casas donde Yates podría estar escondido. Van a dedicarse a buscar a Vogel esa misma noche, pero surge un pequeño incoveniente: Jaime concierta una cena para que Dexter pueda conocer mejor a Cassie, su vecina. Jaime no acepta un no por respuesta y obliga a Dexter a ceder ante su imposición. Es oficial: Jaime nos cae mal. Durante la cena Dexter logra convencer a Cassie para que sea ella quien cancele la cena y lo pospongan para otra ocasión. Dudo que Cassie tenga una mayor relevancia en los episodios futuros, ya que sería extraño que Dexter acabase con alguien tan “normal”.

Finalmente Dexter consigue quedar con Debra para rescatar a Vogel. Es agradable verlos trabajar juntos como hermanos de nuevo, aunque sea por una desgracia de estas características. Después de todo, las disputas familiares suelen solucionarse cuando surgen problemas que hay que afrontar unidos. En un momento de descuido de Yates, Vogel consigue llamar a Dexter y oculta momentáneamente el teléfono. Debra acude a su simpático jefe para que pueda rastrear el teléfono y averiguar la localización exacta donde se encuentra Vogel. Mientras se dirigen allí podemos escuchar la conversación que mantienen Vogel y Yates, y todo parece indicar que la doctora es de todo menos indefensa: apenas tiene dificultades para conseguir manipular a Yates y hacer que renuncie a sus planes. Dexter 805 - YatesSi bien su actitud controladora es algo surgido por la necesidad de salvar su propia vida, es inquietante ver hasta qué punto Vogel puede ejercer uan poderosa influencia sobre sus pacientes. Este hecho nos hace reafirmarnos en la idea de que la doctora es menos inocente de lo que nos quiere hacer pensar.

Yates descubre el teléfono y desconecta inmediatamente la llamada. Dexter y Debra llegan justo a tiempo para encontrar a la doctora Vogel ilesa y para que Dexter acabe con el asesino. Resulta peculiar la forma en la que Dexter mata a Yates, bastante poco cuidadosa para lo que suele ser su estilo, pero lo dejaremos pasar porque hay que admitir que el empalamiento moló bastante. Después de matar a Yates van los tres a deshacerse del cadáver en el barco de Dexter, como si fuera una excursión familiar de lo más normal. Parece ser que todo está solucionado entre Dexter y Debra, ya que ella no muestra ningún rechazo ante el asesinato de Yates, más bien lo contrario: ya ha aceptado la faceta asesina de su hermano.

Resulta extraño que la trama del asesino en serie se haya resuelto tan rápido. Queda por ver en qué historia se centrarán en el resto de la temporada, quizá en investigar a Zack Hamilton y su relación (si es que la hay) con el asesinato de Norma Rivera. Dexter 805 - Vogel Por otro lado, Yates nunca confesó haber sido el responsable de los cerebros extirpados: lo único que se encontró en su casa fueron los cadáveres de mujeres torturadas, pero ningún instrumento quirúrgico necesario para llevar a cabo estos asesinatos. Lo único que indica que tenga alguna relación con el asesino en serie es la cicatriz que le quedó después de su operación, pero puede que eso fuese simple casualidad. Da la sensación de que la historia principal de la temporada aún está por llegar. Sigo pensando que la doctora Vogel es la clave y que oculta algo más que buenas intenciones. Y Hannah, no nos olvidemos de que aún tiene que llegar Hannah.

banner WIR