banner WIR

BIME, la conquista de los Festivales del Norte

Por María José Bernáldez 0

El estreno del BIME (Bilbao, 22 y 23 de Noviembre) como apuesta invernal de Last Tour en el norte sorprendía desde el momento del anuncio de los primeros grupos contratados. Si bien musicalmente poco se le puede reprochar al festival, la organización del mismo debería hacer examen de conciencia para mejorar en bastantes aspectos.

Según la nota de prensa oficial, unas 8000 personas se acercaron al recinto cada uno de los días con eventos musicales, la mitad de la capacidad del enorme centro, por lo que la sensación de amplitud del mismo, se agrandaba y la calidad del sonido, se atenuaba.

Bastante desinformación, cambios de horario la misma mañana del Sábado, una app poco práctica e intuitiva, accesos poco cómodos ( para poder ir de un escenario a otro, a veces, tenías que casi salir del recinto y volver a andar el camino desandado perdiendo bastante tiempo), reglas que son distintas a las 23pm que a las 2am…son algunos de los fallos de los que queremos hacer crítica constructiva para futuras ediciones. Hay que cuidar al público porque la oferta festivalera es inabarcable y, llegado un punto, ante un mismo cartel las razones de elección de uno u otro festival pueden estar en todo lo demás.

Sin embargo, en el otro lado de la balanza, tenemos la amabilidad del personal, la absoluta falta de colas para el combo barras/baños, los precios competitivos, el mínimo agobio entre el público y la calidad del recinto.

Y es Bilbao. Que sí. Que llovía. Y hacía frío. Y se come de lujo.

Dicho lo cual, pasamos al resumen musical:

DAVID FONSECA: Ubicado en el único escenario en el que era obligatorio sentarse, el portugués ( del que aquí, ya sabéis, somos fans), actuó para 20 personas con la misma entrega que cuando juega en casa, para 2000. Llegó incluso a lanzarse a tocar subido a los asientos, haciendo un resumen de su última gira, presentación del disco Seasons, llegando a poner de pie al público que en su mayoría acabó allí por casualidad, ganando paso a paso más adeptos.

JOHN GRANT: Con un outfit con el que bien podría formar parte de cualquier cuadrilla de Bilbao,  el americano, sorprendentemente, llenó el escenario principal y dio un emotivo e intenso concierto dejando boquiabiertos a los allí presentes. Da lo mismo que escoja una de las melancólicas canciones de su disco debut o se pase a la electrónica del último, Pale Green Ghosts: consigue, en segundos, meterte de lleno en su mundo oscuro, un laberinto de sonidos del que es difícil escapar, haciéndote sentir que, aunque fueran escasamente las 10 de la noche, estabas inmerso en la madrugada.. Imprescindible que aparezca en las listas que están a punto de salir de este 2013.

Foto, Gorka Ruiz de Heredia

GRISES: A veces da la sensación de que los nuevos grupos que salen en estos lares son todos de la misma fábrica. Los mismos temas, las mismas notas, las mismas voces. Grises podrían ser una de las excepciones a este hecho. Hartos estarán de la comparativa del color de su nombre con lo multicolor de su música, pero no vamos a ser menos. Con un directo efervescente y sin complejos, los vascos pusieron a bailar en uno de los escenarios pequeños a todo el que pasaba por allí.

MANIC STREET PREACHERS: Pese a haber editado este año un disco ( Rewind the Film) bastante decente, los galeses tiraron de grandes éxitos para ganarse el favor del público. Y lo consiguieron. La fuerza que desprenden como banda unido a lo popular de la mayoría de sus canciones hacen que su actuación sea irreprochable. Con una primera parte centrada en la sección de vientos y una segunda más “guitarrera”, repasaron de arriba a abajo su discografía llegando a tocar casi 20 temas sin respiro. Como guiño especial al público español, en lugar de terminar con A design for Life, como suele ser costumbre, lo hicieron con el tema que usa la Guerra Civil Española como inspiración, la enorme If you tolerate this, Your Children Will Be Next.

Foto, MusicSnapper
Foto, MusicSnapper

PATRICK WOLF: Acostumbrados a ver puestas en escena bastante llamativas ( he llegado a verlo con unas alas negras de casi un metro), la sobriedad de la actuación de uso de los yogurines del pop actual fue digna de aplauso. Arpa, piano, violín y versiones más sosegadas de las que suele ofrecer consiguieron un concierto irrepetible, un regalo para la sensibilidad de los allí presentes a los que se abrió sin complejos, demostrando que alcanzará una madurez musical y personal digna de seguimiento.

YUCK: Para los que no tuvimos oportunidad en los 90 de ver a grupos en directo cuyo sonido, después sería mítico, siempre quedarán Yuck. Sin artificios, ni luces. Sólo ellos y sus instrumentos en un escenario principal cada vez más vacíos, pasaron con nota el siempre difícil trago de cambio de miembro con cambio de disco.

Foto, MusicSnapper
Foto, MusicSnapper

SÁBADO

SONDRE LERCHE: El noruego subió al escenario en el que no se podía estar de pie, que daba para conciertos más intimistas, y guitarra en mano, no sólo hizo un repaso de toda su carrera, sino que aprovechó para experimentar con canciones nuevas e, incluso, ofrecer material que no había llegado a nuestro país.

MERCURY REV: El solape con dos de los grandes reclamos de la noche del sábado ( Mark Lanegan y The Wedding Present) hizo que durante la primera canción, sólo estuviéramos allí unas 30 personas. Lejos de arredrarse, los americanos desplegaron todas sus armas psicodélicas y transportaron al cada vez más numeroso público al desierto de alucinaciones en el que deben crear sus canciones. Espectáculo de 10, pura magia. No son un grupo fácil de escuchar y podría parecer que difícil de llevar al directo, pero a pesar del frío, no se les puede poner ni un pero. La entrega del cantante ( con su botella de vino, parece que se ha puesto de moda) y el buen hacer de los instrumentistas no admiten críticas. Mereció la pena renunciar a lo demás programado a esa hora.

Foto, Gorka Ruíz de Heredia
Foto, Gorka Ruíz de Heredia

GOSSIP: Sin duda el concierto más multitudinario de todo el festival. El 90% de los asistentes al festival estaban allí rendidos a una Beth Ditto más comedida que hace años pero que con su voz y su rotunda presencia demostró por qué era la razón principal de la asistencia al festival del público del sábado. Encadenaron todos los temazos y es imposible no perder la cabeza con su Standing In The Way of Control.

Foto, Gorka Ruíz de Heredia
Foto, Gorka Ruíz de Heredia

INSTITUTO MEXICANO DEL SONIDO: Ubicados en un escenario pequeño, porque el había que pasar irremediablemente para abandonar el recinto, repescaron bastante público que se iba a casa después de Gossip. Machacones e imparables, pusieron a bailar sin descanso a los allí presentes. Habrá que tenerlos en cuenta en futuros festivales veraniegos.

SUPERSUBMARINA: Con el cambio de horario, pasaron de tocar a las 8 de la tarde a las 2 de la mañana  jugando quizá en su contra el cambio. El pop que se hace en el Sur es completamente distinto al del Norte e intentaron la reconquista del terreno. Hay que reconocerles a los jiennenses una mejora cualitativa importante desde sus primeros directos a los de ahora. Arriesgan incluso dejando en el tintero temas clave de su primer disco ( quién no se ha enamorado en Granada y ha cantado a voz en grito LN Granada después ¿?) pero resuelven con creces.

DJ YODA: Los últimos cartuchos quemados con Dj Yoda, que no deja indiferente a nadie y mezcla sin pudor en el mismo minuto twist, hip hop,rock’n’roll y, de repente, The Smiths. Fin de fiesta. Fin del BIME.

Confirmada nueva edición para 2014 a principios del Otoño, esperamos que subsanen los errores antes mencionados y potencien lo importante, la música.

banner WIR