banner WIR

MUCHO más que un grupo revelación

Por Ignacio Sánchez 0

Mucho están de vuelta. Tras la publicación hace aproximadamente un año de El Apocalipsis según MUCHO (Marxophone, 2013), la banda con sede en Toledo, se atreve a lanzar un nuevo single en vinilo, un bonito 7″ con un tema en cada cara como antaño, bajo el título de Grupo Revelación, single que también verá la luz en formato digital, pero que da de lado al CD como soporte en un gesto de la banda por identificar su sonido y su gusto.

La excusa para charlar con ellos ya la tenía, a lo que se suma que esta noche estarán actuando en la madrileña sala La Boite de Madrid dentro del ciclo de conciertos Live Concerts. Así que rumbo a las oficinas de Marxophone donde me encuentro con una banda algo cansada tras un intenso día de promo. A un lado de la mesa Carlos Pinto (batería) y Víctor Cabezuelo (teclados), el “sector callado”, y al otro Miguel de Lucas (guitarra) y Martí Perarnau (voz), todo lo contrario. Empezamos.

Hace casi un año de la publicación de El Apocalipsis según MUCHO y aún estáis de promo. ¿Estáis cansados de tanta promo?

Mucho El Apocalipsis segu?nMiguel: En realidad han sido unos cuantos días al principio de la salida del disco, algún día por algún motivo especial, concierto o algo así, y ahora que sacamos el single nuevo, y nos parece guay que todavía haya interés por preguntarnos por el disco y eso me alegra porque me acojonaba que el disco se perdiera en menos de un año.

¿Pero no es una cosa que os cueste?

Martí: No, en realidad lo hacemos con mucho gusto.
Miguel: Estamos tocando el disco en todos los conciertos, las canciones están muy frescas y muy activas y muy vivas todavía.
Martí: Es que en realidad la promo es hablar de tu música, lo cual siempre es de agradecer. No nos supone un esfuerzo ni lo pasamos mal, al contrario, de hecho a veces creo que nos enrollamos demasiado, porque nos gusta demasiado hablar de nosotros mismos.

Publicáis nuevo single en vinilo ¿Por qué en este formato?

Mucho grupo revelacionMartí: Bueno, ya lo elegimos con El Apocalipsis según MUCHO.
Miguel: El Apocalipsis salió en CD y también en vinilo, y es una de las líneas de producción de este sello, Marxophone. Tienen todos sus discos en vinilo, lo cual es una cosa que aprobamos, apreciamos y nos encanta. La peculiaridad quizás es que el single solo sale en vinilo, no en CD, y también en digital, en plataformas como iTunes, Spotify…
Martí: Yo creo que casa muy bien con la canción y con lo que dice la letra. Creo que es perfecto solo sacarlo en vinilo y creer en ese romanticismo de escuchar los singles como eran antes, de vuelta y vuelta, y disfrutar de la música en vinilo. Y aparte es que en vinilo suena mejor, le das un valor a la música que no les das si lo escuchas en otro formato, porque tienes que escucharlo en casa, tienes que levantarte a darle la vuelta, tienes que escucharte la canción de relleno que nunca te gusta… Creo que si le prestas atención a la música siempre será mucho más reconfortante y la experiencia para el oyente es más completa.

Encima en El Apocalipsis según MUCHO en su versión vinilo decidisteis darle un orden distinto a las canciones. Parece que le tenéis un especial cariño al formato.

Martí: Sí, en realidad le tenemos un especial cariño porque consideramos que es la forma ideal de escuchar música. Lo de darle un orden concreto al vinilo en relación al CD fue porque en el vinilo pusimos el orden conceptual que imaginábamos del disco, sin tener en cuenta que luego cuando te escuchan en Spotify solo van a escuchar las tres primeras. Si haces un vinilo pues hacemos un orden conceptual y el orden tiene que ver con las ideas que hay en el disco, más que tener que poner la primera la que quieres que escuchen primero. En realidad es que creemos en esa manera de hacer música, somos románticos empedernidos de la música, somos muy fans de escuchar muchísima música y encima escuchamos en vinilo. El otro día escuché el nuevo de Arcade Fire y también han cambiado el orden, y fue como qué guay, nosotros lo hicimos un año antes (risas). Suena muy bien el vinilo de Arcade Fire de todas maneras, son unos cabrones. El nuestro también suena muy bien en vinilo, suena mejor de hecho. Como mejor me suena es en vinilo.

Del primer trabajo al segundo se ve un cambio de sonido, sobre todo en la mayor importancia de los teclados. ¿Por qué este cambio?

Martí: Bueno, básicamente la mayoría de canciones salieron del teclado, mientras que en el primer casi todas estaban hechas con la guitarra. En el segundo intentamos hacer las canciones en el teclado e intentar no meter guitarras rítmicas que ocuparan ese espacio. Si el espacio que ocupa una guitarra rítmica lo ocupa un teclado al final hace que todo sea más abierto y que el resto de arreglos tengan más importancia. En realidad es que nos flipan los teclados, siempre hemos sido enfermos de tener teclados antiguos y de los grupos de teclistas. Es un sonido que nos llena. Para mí cuando haces una canción en un piano o en un teclado eléctrico o lo que sea con teclas, es más natural, los acordes te llevan más con la melodía… No sé, está todo más cerca (hace gesto de tocar teclas).
Miguel: También es una consecuencia sin venir a cuento, sin que estuviera pensada ni nada. Cuando Fausto, nuestro antiguo guitarrista se fue de la banda y entró Víctor, él es pianista también, sabe tocar el Hammond, el Moog, el piano, y Martí también… hasta el punto de que la cara B del single (“La Distancia”), excepto un par de guitarras que aparecen, un apergio de acústica y un pequeño leak de guitarra, no hay guitarras. Fíjate la importancia que tendrán. Componer una canción con dos teclados, batería, bajo y arreglos por todos lados.
Martí: Claro, puedes conseguir como paisajes sónicos muy diferentes porque es mucho más versátil. La guitarra por muy versátil que sea es muy difícil hacerla sonar y que no suene como una guitarra, mientras que con un teclado puedes hacer lo que quieras. De hecho la canción que decía Miguel que no tiene guitarras salió de un casiotone, un teclado de Carlos que nos dejó un día en el local y al final ese teclado lo pasamos por amplis lo pasamos por mil sitios y hay como cuatro pistas de ese teclado en el tema. Tocamos el teclado y nos flipa utilizarlo, nos gusta los paisajes que puedes crear porque nos suena más original

En “La larga risa del emperador” se nota mucho esta presencia con sintes… ¿Puede ser un camino que seguir en el futuro en cuando a búsqueda de sonido?

Martí: Sí, nos gusta mucho ese tema, aunque en realidad la cantidad de teclados que hay en todos los temas seguramente sea similar. En ese tema se nota más quizá porque hay más sintetizador. Y sí, puede ser un camino a seguir… A mí me suena a un tema medio moderno pasado por la E.L.O. , con violines motown…

Yo en cierto modo temas como éste me suenan a algunas de las nuevas canciones de Lori Meyers, aunque mis comparaciones son bastante malas…

Martí: ¡Ostras! Esto no nos lo habían dicho nunca… Si tuviéramos que coger una influencia de un grupo los Lori Meyers no serían, aunque nos gustan mucho, pero yo soy más fan de Hostal Pimodán, de esos discos. Si tuviéramos que decir un grupo de teclistas para mí sería Air, un grupo que solo usan teclados y que los usan con una maestría increíble, y que en realidad si tuviera que mirarme en un espejo sería en el de ellos. Ojalá algún día llegue a la suela de sus zapatos.

Las etiquetas de “forajidos del pop cósmico” o “rock a la fina crema” ¿Estáis cansados de las etiquetas convencionales?

Martí: Eso fue todo porque nos preguntaban qué música hacíamos y nos teníamos que definir y te defines como un grupo que hace pop/rock , y en realidad no hace justicia a la música que hacemos. Entonces intentamos buscarnos palabras graciosas que nos diferencien de los demás porque creemos que la música que hacemos es bastante personal y única, por lo menos aquí. Hemos hecho muchas definiciones de nuestra música, la gran mayoría bastante cómicas y cachondillas, y con la que nos quedamos que nos gusta de verdad es lo de “cósmico” porque vemos que sí refleja lo que hay en las canciones.

El último concierto que veo que tenéis anunciado es el del 22 de febrero. ¿A partir de ahí qué planes hay?

Martí: Pues a partir de ahí supongo que habrá más conciertos. La idea es ésa, que haya más conciertos y no parar.

Después de un año con el trabajo publicado ¿no queréis descansar? O preferís aprovechar el lanzamiento del single para seguir girando.

Martí: Sí, sí, queremos seguir tocando, y de hecho todavía hay sitios donde no hemos tocado, y hay gente que está llegando nueva, vemos que en los conciertos cada vez hay más gente…
Miguel (interrumpe): De hecho hay más conciertos en marzo y julio, lo que pasa es que todavía no están anunciados porque tenemos que cerrarlos bien. No hay intención de parar en absoluto, no nos cansa tocar, en serio. De hecho creo que el momento ideal de un grupo es el poder enlazar una gira eterna con discos, pero seguir tocando. Eso sería ideal. Es como un grupo se mantiene en forma y realmente está activo y está potente.

Vuestro debut salió en Marciano Records, sello que creasteis, y para el segundo cambiasteis a Marxophone. ¿Qué habéis notado de bueno o malo en este cambio?

MarxophoneMiguel: Lo llamamos Marciano porque hay una tienda de sombreros en la calle Comercio de Toledo que se llama igual desde hace unos 50 años y nos hacía mucha gracia. También porque como hacíamos rock cósmico… además el símbolo era un marcianete. Y bueno la diferencia está en hacértelo tú solo absolutamente todo a llegar a Marxophone, que tampoco es una discográfica como las históricas sino que es una especia como de cooperativa de músicos en la que hay un respeto y un apoyo especial, pero realmente el disco lo grabamos y pagamos nosotros y venimos aquí con el disco. Ellos lo único que hacen es animarnos y dirigirnos por el buen camino y hacerlo muy bien además.
Martí: En realidad son unos románticos como nosotros. El cambio que ha habido es que hemos tenido más exposición y que estamos en un sitio que disponen de una infraestructura y que trabajan bien y que aparte conectamos muy bien en la filosofía que tenemos de cómo hay que hacer las cosas en la música. Son unos románticos empedernidos como nosotros de vibrar con la música más allá de cuestiones mercadotécnicas extrañas.

Con el tiempo que ha pasado desde que montasteis la banda, ¿os molesta que os sigan preguntando por The Sunday Drivers o Underwater Tea Party?

Martí: Ya bueno, en realidad no molesta, yo lo veo lógico. Lo que no veo es qué cantidad de información podemos ofrecer al respecto, porque no veo que haya mucho más que decir que lo que ya hemos dicho.
Miguel: Claro, es que la respuesta siempre ha sido y será la misma, es decir, hemos tenido grupos en el pasado de los que estamos muy orgullosos y que son, entre comillas, un currículum profesional muy guay para todos, pero esto es otra historia, otra movida distinta y otro viaje, y ya está.
Martí: En realidad es nuestro pasado y estamos súper orgullosos de ello. Nos flipaba tocar en los Sunday, a mí me flipaba tocar en Underwater, y son cosas que quedan en nuestro ADN y que luego a lo mejor salen a relucir, aunque siempre quedará algo de nuestro pasado y creo que es bueno. Hemos aprendido a tocar en esas bandas, son las bandas donde nos hemos hecho buenos músicos y no tenemos ningún tipo de conflicto con nuestro pasado. Si nos lo preguntan pienso que será por curiosidad, por intentar averiguar si hubo tipo de pelea o si alguien intentó partirle las piernas a Jero, pero en realidad somos todos muy amigos y no hay ningún tipo de problema, vamos.

En los últimos años se vive una fiebre por el pop nacional con bandas como Lori Meyers, Vetusta Morla, Love of Lesbian o Izal. Están en todos los festivales y son los chavales jóvenes quienes encabezan este seguimiento. ¿Qué os parece este fenómeno?

Izal
Izal

Martí: Hay como una estandarización en la manera de hacer las cosas, y veo que hay muchos grupos que quieren ser Vetusta Morla, cuando en realidad Vetusta… Yo me acuerdo perfectamente con mi primer grupo, y tenía quince años, tocamos en un concurso de bandas en Rivas Vaciamadrid y ellos habían sido los ganadores de las maquetas del año anterior. Son un grupo que llevan tocando toda la vida, y para mí son un ejemplo claro de lo que es una carrera de fondo en la música y de habérselo currado y de haber llegado a la cima a base de trabajo, y trabajo bien hecho. Y es verdad que existe la sensación de que desde discográficas o desde agencias se intenta dar con un sonido similar y estandarizar la música para que todo sea igual. Nuestra visión de ello es que es soberanamente aburrido.
Miguel: Es algo que nos asombra bastante. ¿Por qué quieres sonar como algo que está basado en otra cosa bastante anterior y con una calidad reconocida? Por ejemplo, si un grupo quiere coger y basar su música en Vetusta Morla, ¿por qué no mira un poco más a Radiohead?
Martí: Claro, que es lo que miraban ellos. ¿Por qué pasa? No lo sé, pero me parece soberanamente aburrido que pase eso, porque a nosotros nos gusta que la música esté viva y que vaya hacia sitios nuevos, y sobre todo nos gustan los grupos personales, de hecho Vetusta son un grupo muy personal. Lo curioso es que salgan grupos que hacen música como churros y que sean todos iguales. A mí me parece que esto no hace demasiado bien a la música.

Y a raíz de esto ¿pensáis que el “indie” como sonido se está convirtiendo en el nuevo “mainstream”?

Martí: Sí, bueno, es que lo del “indie” como sonido es una broma de mal gusto porque es una tergiversación del género. Yo no veo que ninguno de estos grupos haya escuchado a El Inquilino Comunista. El “indie” era otra cosa, venía de la independencia y no tener ni un duro y estar tirado y aun así sacar tu música adelante. Ahora todos los que llaman “indies” casualmente tienen un montón de apoyo de un montón de empresas, ¿no? A mí me parece un poco extraño la verdad y como te digo me parece aburrido, me parece un coñazo. Yo creo que lo importante es la música y las canciones, y la etiqueta no me la acabo de creer, no la entiendo, porque sobre todo no me siento identificado con los grupos “indies” que yo escuchaba cuando era joven, es como que no tiene nada que ver. Es como ahora, Justin Timberlake hace R&B cuando en realidad R&B hacía Muddy Waters. Pues la misma tergiversación ha pasado con el “indie”. Ahora parece que “indie” es hacer canciones de pop con bombo a negras y la voz muy alta.
Miguel: Es intrusismo puro y duro, es meterte en un sitio que puedes ver que tiene tirón y aprovecharlo y llevarlo a tu terreno y cargártelo. Es el capitalismo de la música.

Como cuando se pusieron de moda las boys band y ahora está de moda esto.

Martí: Claro, es lo mismo, y no es que moleste pero lo que da pena es que vengan a mear al sitio donde reside la pureza musical y donde la gente ha estado currándose las cosas desde abajo toda la vida, y ahora dicen que es “indie” cuando en realidad es mainstream.

Algo típico, preferís más tocar en una sala o en un festival.

Martí: Pues antes también nos han preguntado eso y no hemos sabido elegir. Es que puedes tocar en la sala El Sol llena de gente y tener una energía increíble del público y sudar, y hacer el rock como si no hubiera mañana, pero luego tocas delante de 10.000 personas en el Sonorama y es una experiencia increíble. Son dos cosas muy diferentes y creo que no podemos elegir una. Creo que si pudiera elegir haría las dos cosas, haría el viernes una y el sábado otra.
Miguel: Durante todas las semanas.
Martí: Sí, durante todas las semanas de mi vida. Y cada vez que me preguntaran que qué es el “indie” me cagaría en todos los indies.

Tal y como está el negocio de la música ¿pensáis que internet os ha ayudado a vosotros como grupo?

spotify-logo-primary-horizontal-dark-background-rgbMiguel: Favorece en el sentido de la difusión de la música, que es muy fácil y puedes estar sonando aquí o en México o en Estados Unidos. Y es desfavorable en el sentido de que hay una masificación un poco desmedida y sin a lo mejor mucho criterio, pero ahí entra el juicio de cada persona.
Martí: Claro…
Miguel: Yo creo que no es malo. Yo creo que esto es un rollo de las discográficas grandes que antes ganaban mucho dinero porque solo se podía comprar la música de una manera, y ahora que la música se puede compartir y todo eso pues han empezado a hundirse todas, y a lo mejor por eso está ese drama y esa movida, pero es que la música tiene que ser difundida a viento y marea
Martí: Lo que sí pasa un poco es que no se presta tanta atención a la música, se consume como hamburguesas del McDonald’s. Escuchas medio tema y si no has entrado a la primera no vas a volver a escucharlo. Entonces, sí que ganas en difusión y pierdes en romanticismo, en darle valor a la música y escuchar los discos enteros, o escuchar música, no oírla.
Carlos: Aparte que tanto en radio como en televisión ya casi no hay espacios dedicados a la música, y menos a grupos minoritarios o no tan populares como otros, entonces internet sí que te favorece, a un grupo como el nuestro sí. Hay gente que perderá dinero o las grandes compañías se quejarán de que nos están robando, de las descargas ilegales y tal, pero a un grupo como el nuestro sí que le favorece.

¿Conseguís vivir de la música o tenéis algún otro trabajo?

Martí: No, no conseguimos vivir de esto (risas). Y lo intentamos y curramos mucho. Pero es que no hay manera, es muy difícil y solo te ponen trabas y ahora con lo del IVA es imposible vivir de la música a menos que metas 1.500 personas por bolo, lo cual solo pueden hacerlo muy poca gente. Yo por ejemplo tengo un estudio de grabación y entre una cosa y la otra vivo de mi señora. (risas)

Yo también…

A raíz de esta cuestión os quería preguntar porque en España siempre se dice que vivir de la música es difícil y se comenta que en otros países es mucho más fácil. ¿Lo veis así?

MontoroAntiSistemaDEF_confirmaMartí: Hombre, sabemos de Francia.
Miguel: Sí, de Francia, de Bélgica… en Europa se considera al pop y al rock dentro de los presupuestos de cultura del Estado. Y recuerdo que nos contaban que en Francia un tipo tiene que tocar unos 40-50 conciertos dando una parte de esos conciertos, en plan como si fuera un pequeño impuesto, de las ganancias de los conciertos, y en el momento en que termina esos 40 conciertos y se supone que necesita otro año u otros meses para componer o hacer otra cosa, el Estado se encarga de darle una subvención, tienen como un paro. Y eso pasaba también en Bélgica. (Dirigiéndose a Martí) ¿Te acuerdas del tipo con el que hablamos? Que decía “yo gano 300 pavos por un bolo, 100 los pago como una tasa, pero es que los días que yo no estoy currando a mí me dan 90 pavos, los días que no toco.
Martí: Claro, si es que la movida es que …
Miguel: Se retroalimenta. Lo que pasa es que entras dentro de una estructura ya formada y sobre todo con un valor a la música pop/rock que en España no hay.
Martí: Hay una cosa estatal que es que yo me imagino que los gobiernos europeos, sean del signo que sean, tienen más experiencia en esto de la vida y se dan cuenta de que apoyar el arte, sea del tipo que sea, hace grande a un país, hace que sus ciudadanos mejoren, que sean más críticos… En realidad es igual que la educación, el arte es una cosa buena para la vida, ya lo sabían los griegos, ¿no? El problema es que aquí nadie tiene esa filosofía.
Miguel: Se considera parte de salir por la noche a cogerte un ciego de cerveza o de whisky.
Martí: Entonces si no apoyas el arte vas a tener ciudadanos que no aprecian nada, solo el fútbol…
Carlos: Y también les parece mejor cerrar salas…
Miguel: Así ganan pasta. Ponen muchas multas y ganan ese dinero a base de putear.

Claro, y el fútbol y los toros con un IVA más bajo y encima ahora bajan el IVA de las obras de arte.

Martí: Yo estoy muy feliz porque ahora ya puedo comprarme el Rembrandt (risas) Por fin puedo poner el Rembrandt que quería en mi casa. Es que es de coña, es una broma muy seria y … me hierve la sangre solo de pensarlo. Está claro que no les interesa para nada.
Miguel: Yo creo que no es malo que el arte tenga un IVA reducido, aunque sea la parte del arte que se considera más como de lujo, ¿sabes? Porque tener un súper cuadro en tu casa es un lujo.
Martí: Pero el problema es que no lo tenga lo demás.
Miguel: Entonces si eso ya está considerado como arte y tiene una reducción de IVA, ¡tío! ¿Y los libros, y las pelis, y los discos? ¿Qué pasa? Pasa que se considera otro tipo de consumo mucho más liviano y popular, y no compensa.
Martí: Es el ultra capitalismo animal. Solo quieren ciudadanos que consuman, trabajen y callen la boca. Entonces cuantas menos cosas tengan que les eduquen o que nos hagan avanzar como personas, mejor para ellos que no tendrán que preocuparse que nos manifestemos porque algo nos parezca injusto. Es lo que quieren, crear ovejas que consuman y trabajen.

Para ir cerrando esto ya, creo que sois de los pocos grupos que tenéis una aplicación para móviles.

Aplicación móvil MUCHOMartí (comienza a reírse): Sí, pues esto fue por…
Miguel: Por Carlos.
Carlos: Sí, mi hermano hace aplicaciones y trabaja aquí en frente y ha hecho para los 40 Principales, la Cadena Ser… y nos enseñó algunas páginas de plantillas sobre todo, y como es desarrollador en Apple pues nos facilitó todo para tener la primera aplicación con el primer disco y la segunda con el segundo.
Martí (entre risas): La AppOcalipsis.
Carlos: Lo que pasa que sí que es verdad que hacerla tú, partir de cero, es bastante tiempo, necesitas más gente para hacerla, gente que controle de verdad informática y tal, y entonces nosotros seguimos unas plantillas y lo hemos hecho así, y tampoco actualizamos mucho… Son como limitadas, incluso te ponen trabas para reproducir música, pero bueno, hicimos dos, nos quedaron bastante bien pero nos gustaría hacer como una definitiva y acojonante que tuviera de todo.

¿Y tiene algún tipo de contenido exclusivo?

Víctor: Puedes ver vídeos, hay enlaces a YouTube…
Miguel: Saltan alertas si tocamos, “los Mucho tocan en tal sitio”, o puedes ver un vídeo o pincharte un tema nuestro si te apetece donde estés.
Martí: Es para fans acérrimos de “¡han colgado un vídeo nuevo! Lo veo ahora”. Todo unido en una aplicación.
Víctor: La gente profesional de la informática dice que ya la gente no navega, que lo que quieren es tener la inmediatez de una aplicación y con dos toques tener la información que necesito, y dejar de escribir, de poner la dirección en el Safari y tal. Dicen que es más inmediato.
Martí: Era por intentar adaptarnos a las nuevas tecnologías.
Carlos: Es gratuita.

¿Y ha tenido éxito?

Miguel: Pues ha habido descargas en todo el puto planeta, de repente venía que en Arabia Saudí tres tíos se habían descargado la aplicación.
Martí: Probablemente somos el único grupo que saca su música solo en vinilo pero que tiene una App para móvil.
Víctor: Tenemos más Apps que los Rolling Stones.
(una risa generalizada)
Víctor: Ellos sacaron la suya este verano, la oficial.

¿Para el concierto del jueves en La Boite habrá alguna sorpresa?

Martí: Tocaremos los temas del single, y la única sorpresa es que estamos más engrasados que un tanque alemán. Estamos en un momento muy dulce y yo creo que estará guay. Tenemos muchas ganas, a ver qué tal se da.
Miguel: Nos han dicho que el sitio igual no suena muy bien, así que habrá que hacer una buena prueba de sonido y ajustarlo todo bien a ver qué tal.

Fotografía de portada por Iris Banegas.


banner WIR