banner WIR

El chico que salvó el concierto de L.A.

Por África Bastida 0

Sábado 12 de diciembre, L.A. en el Teatro Circo de Murcia, nervios, emoción, alegría e ilusión. Son muchos los motivos por los que ver a este conjunto mallorquín es buena idea, pero tan  pocos cómo dedos índices hay en mi cuerpo para hacerlo en un teatro.

Comienza la noche y un hombre únicamente acompañado de una guitarra y un sombrero sube al escenario. Dos baladas, mil emociones.

L.A./Teatro Circo de Murcia/África Bastida
L.A./Teatro Circo de Murcia/África Bastida

Tras este momento que nos deja a todos los pelos de punta, aparece la banda al completo, suena “Perfect Combination” y la gente se empieza a levantar eufórica de los asientos… O no, vaya, creo que soy la única que lo hace. Mi cabreo es inmediato ¿cómo se puede ver un concierto sentado?. Temazo tras temazo sigue bañando Murcia, y un público estático y carente de expresión facial alimenta el desanimo del grupo. Llega “Living in America” y Luis Alberto, cómo es lógico, nos pide un poco de amor, pero la gente sigue sin estar muy por la labor.

El colmo llega cuando el hombre de delante, sutilmente me comenta “se escuchan más tus palmas que al cantante” añadiendo un “jeje” reconciliador al final. Y cuando estaba a punto de perder los nervios, aparece el chico que salvó el concierto de L.A. Tomado por loco, empieza a bailar y hasta que el mismo

L.A./Teatro Circo de Murcia/África Bastida
L.A./Teatro Circo de Murcia/África Bastida

guitarrista del grupo no le señala para que todos tomemos ejemplo, el público sigue sin dar su brazo a torcer. Por fin, esto empieza a parecer un concierto de verdad, “Love Comes Around”, “Dualize” y temas del calibre de estos nos hacen bailar, reír y disfrutar.Algunos atrevidos salen a los pasillos a enseñarnos sus mejores pasos de baile. “Por favor, que esto no decaiga”, y efectivamente no lo hizo. Pudimos disfrutar de la tremenda voz de Luis Alberto en perfecta armonía con el resto de la banda, de “Hands” y su maldita esencia. Esa noche, el Teatro Circo de Murcia volvió un poco a la vida, y nosotros con él.

banner WIR