banner WIR

¿Quién dijo miedo?

Por A.Brotons 0

No sabemos si por miedo o por las ganas que han armado para abrirse una senda, la suya propia, pero Joe la Reina supo cómo hacerse escuchar el pasado miércoles en la Sala Sol donde tuvo lugar la fiesta propulsada por Subterfuge, sello discográfico que acoge bajo su manto nuevas figuras y talentos.

Un sonido más maduro y unas letras casi místicas se imprimían en la actitud de la banda donostiarra, que lejos de conformarse con el humo de las bandas más indies del momento, ha encendido su propia llama y explora nuevos sonidos, afianzando así las bases de algo grande.

Este sonido se desliga de las influencias más ‘folkie’ y nos trae a escena los ecos The Good, the Bad & the Queen y la sangre nueva que corre por el jazz, con bandas del calibre de Badbadnotgood.

Una batería jugando al límite del tiempo, tecladito cañero y el cambio de Lucas, voz del grupo, que dejó de la misma timidez y guitarra acústica para tomar la eléctrica, e incluso, jugar a ser un ‘frontman’, enfrentándose de pecho al público.

Con todo ello, Joe la Reina se reafirmó en la frescura de una banda que ha afinado su propia voz y que nos hizo vibrar y mover la peluca como si de un concierto de Black Sabbath se tratara.

La hipnosis continuó de la mano del trío encabezado por Soledad Vélez quien puso el broche final al guateque organizado por Subterfuge. Su presencia femenina y la de los dos instrumentistas que la acompañaron llenaron el espacio con loops de guitarra, teclados espaciales, una voz abrasadora y mucho reverb.

Lejos de ser un ‘power trío’ al uso, el conjunto nos adentró en un sueño lúcido convirtiendo sus carencias en virtudes con un sonido de charles roto en la batería y los graves del pad que suplían sin envidiar el sonido de un bajo.

Soledad Vélez/Steropaty 2016/Nora Franco
Soledad Vélez/Steropaty 2016/Nora Franco

La chilena Soledad Vélez fundió en su voz una historia de misteriosa fuerza.

A la estela de esta velada nos quedamos con ganas de ver cuáles serán los siguientes pasos de estas dos bandas que ya se abren camino en un escenario a menudo desalentador para las bandas de formación joven y que sin embargo, son quienes más carácter imprimen en sus proyectos. Si de lo que hablamos es de actitud, sobra decir que quedó demostrada.

Crónica redactada por Nora Franco.

banner WIR