banner WIR

Crónica del Medusa Sunbeach Festival 2016

Por Redacción EER 0

La tercera edición del Medusa Sunbeach Festival cerraba este lunes las puertas por las que han pasado hasta 145.000 personas durante los tres días que ha durado el evento. Esta enorme cifra, que supone más del doble que el año pasado, es una prueba del gran éxito de la combinación de distintos estilos musicales, como son la electrónica, el techno, el indie, el remember y el dubstep, y lo convierte en el festival veraniego de música electrónica más multitudinario de este año en nuestro país.

Esta edición venía con la novedad de que la zona de acampada, a la que acudieron 11.000 personas, abría una semana entera. Los que se encontraban ya allí el miércoles sufrieron el incidente de la fuerte lluvia, que puso a prueba los recursos del festival. La organización, a través de la eficaz actuación del personal, demostró que estaba a la altura, y todo volvió a la normalidad esa misma noche. Además, el mal tiempo dejó patentes la solidaridad y el buen rollo que se dio entre los festivaleros durante todo el evento.

Un aspecto destacable es que la organización ha mejorado muy notablemente respecto al año pasado. Tal y como ha informado el portavoz, Andreu Piqueras, “la seguridad, el control de accesos y la prevención de incidentes han funcionado bien”. Eso sí, destacaron los a veces excesivos controles de seguridad, sobretodo en la zona de camping.

Se contaba con un enorme recinto de 250.000 metros cuadrados, con los cinco escenarios dispuestos de manera que no se mezclaran los sonidos, áreas de descanso e incluso coches de choque.

Crónica del Medusa Sunbeach Festival 2016
Escenario principal/Medusa Sunbeach Festival 2016/Rec Studios

Uno de los puntos fuertes del festival fue el main stage, que debido a sus grandes dimensiones de 95 metros de ancho por 27 de alto y a su decoración inspirada en el mitológico monstruo ctónico griego Medusa y en la Atlántida, ha dejado sin habla a todos los espectadores y ha sido fondo de miles de fotografías. El perfecto sonido combinado con el llamativo juego de luces hacía de cada actuación algo inolvidable. Además, cada noche se paraba la música 10 minutos para deleitar al público con un espectáculo audiovisual y pirotécnico, unido a bailarines y acróbatas, que dejaba embelesado a todos y cada uno de los asistentes. Se ha logrado el propósito que se buscaba, crear una experiencia de entretenimiento nunca antes vista en España.

Otro gran punto fuerte fue el cartel, que incluía a más de 150 artistas.

En el escenario principal destacó el primer día Michael Calfan, con una magnífica selección musical que lo hizo ideal para el tardeo. Esa misma noche fue el turno de Axwell /\ Ingrosso, de los que se esperaba más durante la hora y media que estuvieron, y se echaron de menos algunos de sus temas principales. Entre esa misma noche y los siguientes días destacaron Afrojack, Steve Angello y Martin Garrix, quienes supieron ganarse al público y hacerles saltar como nunca.

En la live area, Supersubmarina y Carlos Sadness hicieron quedarse sin voz a todos los entregados asistentes la primera noche. La única nota amarga llegó bien entrada la madrugada, al aparecer la noticia de que los miembros de Supersubmarina habían sufrido un accidente volviendo a Jaén. Un momento muy emotivo fue cuando Izal les dedicó su actuación al día siguiente. Este último estuvo poco tiempo pero encantó como siempre.

En la zona techno hay que destacar a Marco Carola, quien logró una de las mayores afluencias a ese escenario. Paco Osuna repitió cierre, como el año pasado, y cumplió con creces las expectativas de los festivaleros.

La grandiosa producción técnica y el imponente cartel artístico hacen que sea difícil superarse para el año que viene, pero se ha demostrado que en cada edición son más ambiciosos e indudablemente volverán a sorprender a este público que tanto ha disfrutado y se ha quedado con ganas de más.

Medusa Sunbeach Festival/ RAULBARCIA.com
Medusa Sunbeach Festival/ RAULBARCIA.com

Redactado por Toni García.

banner WIR