banner WIR

Crónica del BIME 2016

Por Marisa Cazorla 0

PJ Harvey deslumbró en la cuarta edición del BIME.

Tras cuatro años el BIME se consolida en el panorama festivalero de otoño. Una propuesta musical un tanto ecléctica, hacía de su cartel el mejor de su corta historia y si a eso le sumamos el gran atractivo que siempre tiene la ciudad de Bilbao, no podíamos tener mejor plan para este puente.

El viernes llegamos al BEC! de Barakaldo con los nervios clásicos de un primer día de festival, sin importar cuantos llevemos a nuestras espaldas. Tras superar el duro trance de conseguir nuestra pulsera, ya fuera por la larga cola que había a la entrada o la falta de medios que había en el stand de las acreditaciones, entramos ya cuando los madrileños Toundra habían empezado su concierto. Con un directo poderoso y contundente no defraudaron a nadie.

Le tocaba el turno a la más esperada de la noche. PJ Harvey apareció en el escenario con sus nueve músicos como si de una procesión se tratase. Saxofón en mano, la británica se dedicó a repasar su magnífico último disco casi en su totalidad. Intensa pero delicada a la vez, PJ se metió al público en el bolsillo desde el minuto uno de su actuación. Canciones como “Comunity of hope” o “The Orange Monkey” funcionaron igual de bien que su clásico “Down By The Water” o la versión de la canción de  Bob DylanHighway `61 Revisted”, que utilizó para despedirse, y es que parece que todo lo que hace esta pequeña gran mujer roza la perfección.

Quizá fuera por la maravilla de concierto que acabábamos de ver, el mal sonido o las pocas ganas, pero The Horrors nos dejaron muy indiferentes con su concierto. Cosa que no pasó con Brett Anderson y su banda.

Suede no dejó indiferente (para bien o para mal).

Suede/BIME 2016
Suede/BIME 2016

Que la actuación de Suede no dejó indiferente (para bien o para mal) a nadie es un hecho irrefutable. Los británicos cedieron el protagonismo en la primera parte del concierto a la película que el fotógrafo Roger Sargent ha hecho para el disco “Night Thoughts”. La banda se ocultaba detrás de una historia un tanto angustiosa sobre los recuerdos tormentosos y el suicidio y solo dejaban que los intuyésemos de vez en cuando iluminados por un haz de luz. Ya sin la pantalla que les ocultaba al principio, Brett Anderson y los suyos volvieron para repasar sus greatest hits. “She”, “Trash” y “Beautiful Ones” para acabar hicieron que el público se quitase el mal sabor de boca que les había dejado esa primera parte. Una propuesta que tal vez no es la más idónea para un festival y muchos no te lo perdonarán jamás Brett, jamás.

Belako jugaban en casa. Los de Mungia no ofrecen nada nuevo pero eso no significa que su directo no funcione como debe, y es que se han consolidado como una de las bandas nacionales más importantes para los festivales. La energía que desprenden con sus melodías post-punk hicieron de este concierto el cierre perfecto para la primera jornada del festival.

El sábado gobernó la electrónica de Moderat y The Chemical Brothers.

Belako/BIME 2016
Belako/BIME 2016

El sábado nos dirigimos directamente al escenario Antzerkia, un espacio que estaba dedicado para los conciertos más íntimos, aunque por sus dimensiones y la “buena” costumbre de hablar sin parar durante los conciertos que tiene la gente perdía ese grado de intimidad.

Al entrar nos encontramos con James Vincent McMorrow y su banda, que llenaban el escenario con su presencia y sus melodías pop de lo más delicadas y emocionales. Tras ellos, Lambchop no necesitó mucho más que un piano de cola, una guitarra, su voz y sus sintetizadores para llenar el escenario. Su particular sonido folk con voces distorsionadas hacen de su directo algo mágico y fascinante.

Tras los problemas técnicos superados les llegó el turno a Moderat. La espera mereció mucho la pena, ya que los alemanes ofrecieron el mejor directo de la jornada. Aunque antes de empezar avisaban en la pantalla que íbamos a presenciar un show muy oscuro, nada más lejos de la realidad. Con unos visuales de lo más hipnóticos llenaron de luz el escenario y dieron un buen repaso a su último disco con temas como “Running” o “The Fool” sin olvidarse de sus clásicos como “Rusty Nails” o “A new error”. Lo suyo es elegancia electrónica elevada a la máxima potencia.

Si Moderat fueron los mejores del día, The Chemical Brothers fueron sin duda los más esperados. Casi no nos dejaron ni un minuto de descanso para reponernos del show de Moderat y “Hey Boy Hey Girl” empezó a retumbar en el pabellón del BEC! Robots, payasos y rayos laser dejaron con la boca abierta a más de uno y la sucesión de hit tras hit sin fuerzas en los pies para seguir.

Crónica del BIME 2016
The Chemical Brothers/BIME 2016
banner WIR