Crónica del concierto de Maria Arnal i Marcel Bagés en Madrid (Teatro Lara)

Por María Gómez-Comino 0

banner WIR

Espectacular noche la de ayer en el Teatro Lara dentro del ciclo de SON Estrella Galicia.

Lo de Maria Arnal i Marcel Bagés es un trabajo de fondo, en todos los sentidos. Es eso que algunos entendidos llaman “tener ángel”. Un trabajo que se ha forjado lentamente y con mucha coherencia, en el cual, se encargan de recuperar las raíces de la música popular y de no perder los sonidos más puros de la península. Esto les está sirviendo para recibir a pasos de gigante el reconocimiento y el aplauso tanto de crítica como de adeptos, que cada vez más, se suman a su escucha. Por ello, no es de extrañar que el Teatro Lara de Madrid colgara semanas antes de su directo de anoche el cartel de entradas agotadas.

El dúo catalán sobrio en su puesta en escena presentó su disco 45 Cerebros y 1 Corazón (Fina Estampa, 2017) Podríamos dividir su directo en dos partes bastante diferenciadas: una primera mucho mas parca en la que Arnal y Bagés sentados y con el simple acompañamiento musical de guitarra clásica nos deleitaron con sus temas con más arraigo al folklore tradicional como el que da título al disco. Siguieron con “Bienes” o “Ball de vetlatori”, canciones que revisitan la memoria histórica de nuestro país y hablan de temas tan universales como son la vida y la muerte. Un trabajo digno de admiración a la par que necesario para no perder nuestras raíces musicales. El puente entre una parte y otra llegó con “A la vida” (Ovidi Montllor) encargado de transitar de la parte más oscura a los temas más luminosos y populares del grupo. Con “la gent no sap el poder que té” traducido al castellano: “La gente no sabe el poder que tiene”, el dúo se puso en pié y se convirtió en trío al invitar a tocar con ellos al productor del disco David Solé, con el cual consiguieron que los asistentes se entregasen por completo. Siguieron imprescindibles como “Canción Total” para el cual María pidió la colaboración de un público totalmente metido en la dinámica del directo y no dudó en ayudar a la vocalista con los coros de la canción. Como colofón final a un concierto intenso pero breve llegó “el himno”, hablamos de “Tú que vienes a rondarme”, clara candidata a convertirse en imprescindible.

Pocos peros se le pueden poner a un directo impecable, sin artificios, en el que la voz de María a través de sus modulaciones te araña con fuerza en lo más hondo y solo queda sentir. Todo ello acompañado por una guitarra que tiene el mismo protagonismo que la voz, y a través de las múltiples pedaleras consigue pasar de un dulce punteo a sonidos feroces y desgarradores. Arnal y Bagés consiguen crear un universo musical potente en el que letra, música y voz empastan a la perfección. Un show que contiene escasos elementos de “show”, pero sí mucho de verdad y autenticidad, y que esperamos volver a ver muy pero que muy pronto.

banner WIR