banner WIR

Entrevista a Austra: Futurismo pop

Por Juan Antonio Huertas 0

Entrevista a Austra: Futurismo pop

Uno no se lo piensa dos veces cuando recibe un e-mail sobre una artista que idolatra que vuelve para dar un concierto en nuestro país y está disponible para entrevistas. Lo que hace es descolgar el teléfono e intentar quedar para ello, aunque sea una metáfora pues ya nadie descuelga ningún tipo de aparato. Así que allí estábamos en la puerta de la Sala Galileo Galilei el pasado 30 de octubre para conocer a Katie Stelmanis la líder de Austra, que aunque su disco Future Politics ya lleva varios meses en la calle no nos cuesta nada preguntarle sobre él y ya de camino también charlamos de ecología, comida exótica y política ¿por qué no?

¿Cúal fue el momento en el que decidiste que la música era la mejor manera para expresarte? ¿Por qué utilizaste el camino electrónico para ello?

Empecé cuando era una niña. Creo que llevo haciéndolo toda la vida desde que tenía 3 años. Empecé a utilizar la electrónica porque era algo fácil cuando tienes un ordenador a los 18 ó 19 años. Si quieres hacer la música de una orquesta, tienes acceso a una orquesta. Tienes muchos samples para hacer diferente tipo de música. Caes en ello casi por accidente, y con muy poco tienes una producción muy elaborada.

Foto por Renata Raksha

Hay muchas menciones al futuro en tu último disco, ¿ves un futuro de luz o un futuro de oscuridad?

Ya me gustaría poder saberlo. Ahora mismo veo un futuro de oscuridad, pero creo que es posible que haya un futuro luminoso de alguna manera. Hay mucha gente que quiere las mismas cosas y están dando pasos en esa dirección. Y se están organizando para cambiar esta realidad, en ese sentido hay esperanza.

¿Has visto Blade Runner 2049?

No, todavía no.

En esa película aparece gente comiendo insectos y gusanos como parte de la dieta humana en un mundo devastado en el que no existe la vegetación de manera natural, sino cultivada. También aparece esto en tu vídeo Utopia. ¿Casualidad o eres una creyente en las políticas de invertebrados comestibles de la FAO?

Sí, creo que comer insectos se debe volver más mainstream para que sea más barato comprarlos y consumirlos. Tienen un montón de proteínas y yo las he comido mucho cuando he estado en México y debo decir que me gustan, están deliciosos.

¿Has probado los saltamontes, que allí llaman chapolines? Yo tengo muchas ganas de probarlos.

Sí, sí, están muy ricos, fritos y salados, tienes que probarlos. Hay mucha gente que no les gusta porque no es una opción cultural en la dieta, pero en otros lugares se come de manera normal, como algo más, sin plantearse siquiera que sean insectos, como algo más en su dieta.

Tengo envidia de la política canadiense y de vuestro primer ministro Justin Trudeau en muchas cosas como los refugiados políticos, el sistema sanitario y el estado del bienestar. ¿Está tu país un paso más adelante en la política del futuro de la que hablas en la canción “Future politics”?

Yo creo que no. Justin Trudeau no es tan grande como creen todos. Está destrozando muchas cosas, como llenando todo el país de oleoductos y potenciando la terrible energía nuclear. Ha recortado dinero de la sanidad y del estado del bienestar. Es menos social de lo que parece, progresivamente vamos atrasándonos. A mí no me gusta mucho, de verdad. Ejerce una política del siglo pasado. Yo veo en vuestras calles muestras de que los refugiados son bienvenidos, pero la política va por detrás. En mi país es diferente, la gente sigue en el siglo pasado, los jóvenes están atrasados en ese pensamiento.

Austra significa sur en latín. Yo soy del sur de España y aunque somos un país relativamente pequeño, hay diferencias de forma de ser entre el norte y el sur. Tú eres de un país nórdico. ¿Cómo hubiera sido Austra de haber nacido en un país más al sur?

Nunca lo había pensado. No puedo saber cómo sería porque ahora puedes escuchar mucho tipo de música de todos lados y mis referentes aparte de los que tengo en mi país son también nórdicos, escandinavos concretamente. Una de mis favoritos es sueco como el proyecto The Knife de Karen Dreijer Anderson.

¿Ah sí? A mí me encanta. Estoy esperando que salga el nuevo disco en solitario como Fever Ray.

No, ya se ha editado, yo lo he escuchado, salió el viernes pasado. A mí me gusta mucho.

Foto por Renata Raksha

Una banda que es de mis favoritas es Blonde Redhead, cuyo último disco titularon Barragán por el arquitecto mejicano al que yo precisamente conocí a partir de investigar por este disco. Y me sorprendió mucho ver que las fotos del libreto de “Future Politics” están localizadas en uno de sus edificios más emblemáticos La Cuadra San Cristobal en México. ¿Por qué elegisteis esa localización para las fotos?

Barragán es un gran arquitecto y visité sus obras pues he grabado mucha de la música en México. Y él es muy futurista. Creo que era inigualable para plasmar un ambiente que yo quería en el arte conceptual del disco. Creo que no se podría haber hecho en otro sitio que no fuera en uno de sus edificios. Él consigue meterte en un mundo que era justo lo que yo quería.

Enseñé tu música a una amiga que no te conocía y me dijo que te parecías mucho a Florence & The Machine. ¿A quién admiras en la música. A quien te gustaría parecerte?

Sí puedo sonar parecido, pero ella hace algo mucho más mainstream, más masivo. Quienes me gustan son The Knife, de los que ya hemos hablado y como figura femenina me encanta Pj Harvey, tiene mucha fuerza.

Mis cuatro últimas entrevistas han sido a bandas lideradas por mujeres, pero son grupos que conozco desde hace tiempo, que están consolidadas. ¿Me podrías recomendar bandas lideradas por mujeres que estén despuntando ahora mismo?

Pues de Canadá te puedo recomendar a Lido Pimienta, que es de colombiana de origen. También es de allí Ela Minus que nos telonea durante la gira europea y toca las percusiones con nosotros también. Ella es genial. Y volviendo a Canadá un grupo que me gusta mucho es Alvvays.

¿Qué clase de material te gusta para componer y para grabar tus canciones?

No podría decirte nada en especial, sólo decirte que llevo mi teclado a todos lados, lo utilizo para todo y lo considero imprescindible, una parte muy importante de mí.

¿Haces algo especial para ejercitar y mejorar tu trabajo vocal?

No, debería, pero no hago nada especial.

¿Y alguna vez has tenido problemas por una sobrecarga en la voz?

No, y que siga siendo así. (Risas)

Tienes una respuesta para el verso de “We were alive” que dice ¿Doctor, cuál es la cura de la apatía?

No, ya me gustaría, porque cada caso es diferente y muchas veces estamos apáticos sin saber por qué, ojalá cada uno supiéramos el por qué y sobre todo como solucionar este problema.

¿Salvaremos Gaia o mataremos el suelo en el que caminamos como hablas en la canción “Gaia”?

Espero sinceramente que la salvemos. Deberíamos.

¿Cuál es la canción más alegre y la más triste que has escuchado?

La más triste que recuerde ahora es “Should have known better” de Sufjan Stevens, el disco entero está dedicado a su madre que murió poco antes de la grabación. Y la más alegre que he escuchado es “Sam” de Jessie Ware, que en realidad no tiene una melodía muy alegre, pero a mí me parece una canción muy feliz.

Foto de portada por Renata Raksha.

banner WIR