Entrevista a Mujeres: La importancia de la amistad

Por Pauper y Meta 0

Entrevista a Mujeres

Acaban de publicar Un sentimiento Importante (Sonido Muchacho, 2017)

No muchos grupos pueden demostrar la vitalidad y el estado de forma en el que se encuentra Mujeres. Cumple 10 años de trayectoria con cambios en la formación, de discográfica, de idioma… pero estos son detalles superficiales. Realmente el cambio del grupo está en ellos, en su evolución, en la conexión que tienen.

Entrevistarlos en persona es comprobar como la amistad es el motor que les mueve, que les hace crear y divertirse sobre el escenario. Hemos querido mantener esa esencia al transcribirla: esa conversación entre tres amigos, Yago Alcover, Pol Rodellar y Arnau Sanz. Escucharlos/leerlos así es entender su capacidad creativa.

Habéis cumplido 10 años. ¿Cómo veis la evolución del grupo, más allá de los cambios en la formación?

Pol: Son 10 años, la banda ha cambiado en parte por lo que decís. Han pasado muchas cosas, no solo cambios de miembros del grupo, sino también por mil putadas e historias que nos han pasado. Y también porque, en 10 años, como personas hemos cambiado, evidentemente.

También son influencias. Cuando empezamos con esa hornada de garage americano heredada de Black Lips y Oh Sees, el primer disco lo hicimos mirando muy hacia allí. Y creo que fue en el segundo cuando nos empezamos a distanciar y a plantearnos si lo que hacíamos era garage o algo más hacia el pop. Ya en Marathon, el tercer disco, no tiene nada que ver, tan pegado, a las referencias que te digo.

Yago: Yo miro un poco hacia atrás y digo “hostias, lo que hemos aguantado”. Porque se dice rápido y luego te pones a mirar cuántos grupos siguen, de este tamaño… Nosotros no vivimos de esto: lo hacemos porque nos llena, nos gusta y porque nos gusta hacer cosas. Nos ha dado una cantidad de alegrías impresionantes, hemos podido girar por un montón de sitios, hemos podido ir a Estados Unidos y por Europa, casi casi fuimos a Latinoamérica (y tenemos un montón de ganas). Pero en ningún momento lo hemos querido convertir en nuestra forma de vida; a la vez ves cosas que entran en tu vida y se van, y sin embargo, esto, son 10 años.

Evidentemente cambian un montón de cosas. Empezamos con veintitantos, ahora sacamos el cuarto con treintaitantos: las fuerzas son distintas, la manera de tomártelo… Al principio tienes esa inocencia y todas esas expectativas; y ahora de golpe estamos en un punto… como muy liberados. Es un poco “me da igual y yo soy esto, y ya no hay ninguna pretensión”.

Es decir, que ahora más o menos, lo que hacéis, lo hacéis disfrutando

Pol: Siempre hemos visto el grupo por las ganas de estar tocando, en cualquier condición. Nos gusta girar, estar en la carretera, salir de fiesta, tocar… Estas ganas que teníamos al principio siguen estando. La pasión de vivirlo.

Pero quizás en algún momento habéis tocado con algo de presión, por aquello de que decís que ahora lo hacéis como más liberados

Yago: Yo me refería sobre todo a, cuando sacamos el segundo disco, por ejemplo, parecía que podía salir en Estados Unidos, y de golpe se dio un momento extraño. Por eso, el hecho de sacar ahora el disco en castellano, se resume en eso: un golpe de realidad para nosotros de “oye, al final, después de todo este tiempo tocamos donde tocamos, para la gente que tocamos, en los sitios donde tocamos…” Sí, el disco está coeditado con un sello francés y uno belga, pero vamos a hacer el gesto de traerlo para casa, el sitio que tenemos controlado y dominado.

De hecho, esta era una cuestión que nos planteábamos, el porqué del cambio al español

Yago: Es lo que te decía, el golpe de realidad. Con el último disco, lo veíamos clarísimo. Cada vez que tocabas “Vivir sin ti”, que era la sexta o la séptima del set, que era cuando la cosa empieza a levantar un poco, era clarísimo. Era tocar el puto tema y de golpe la gente levantaba los brazos, coreaba, y era “¿pero qué estamos haciendo?”

Pol: No fue una decisión comercial sino que se acerca a lo que dice Yago. Con la carretera que hemos hecho en estos años, que hemos ido ganando contacto, tocando en salas, y nos ha ido yendo muy bien, nos ha hecho ver cuál es nuestra casa.

Arnau: Incluso al tocar fuera, sellos de fuera, nos preguntaban cuándo íbamos a hacer un disco en castellano.

Pol: Siempre estaba ahí esa pregunta. Era algo que nos iban exigiendo.

Arnau: También fue el momento de quedarnos los tres y fue un momento de clarividencia, de decir; “bueno, ¿qué vamos a hacer? ¿Seguimos? ¿No? Si seguimos, vamos a buscar alguna motivación, ya nos da igual todo. ¿Nos apetece hacer esto?, pues venga, lo hacemos. ¿Nos quedamos los tres? Pues venga, vamos a probar”. La influencia en esto fuimos nosotros mismos.

Yago: Después de 10 años es como un ejercicio de conciencia, de decir quién eres, qué quieres, qué haces. Y en este sentido, es en este momento en el que tenemos más control de lo que queremos hacer. Miro atrás, miro el primer disco, y me doy cuenta de que no teníamos ni puta idea de nada.

Pol: Yago y yo ya habíamos tocado ya en grupos: todos unos profesionales. 😉

Yago: Sí, sobre todo entrando en un estudio, negociando con un sello, viendo dónde tocas, con quién colaboras…

Pol: Los discos largos ya tenían temas en castellano.

Yago: Sí, bueno, desde la maqueta.

Pol: Vamos, era algo coherente.

Yago: Bueno, ya sacamos un EP en castellano.

Pol: La cuestión es que el castellano lo vinculábamos a una serie de temas, que nosotros lo percibíamos como una cuestión de estilo. El 7’’ de “Aquellos ojos” sonaba como muy…

Yago: Revival.

Pol: Sí, ¿pero cómo lo llamaban? ¿Yeyé? Muy sixties, como una actuación. O por lo menos era como una sensación de ponernos una máscara de la canción nacional. De hecho, lo hacíamos con un poco de cachondeo. La letra de “Aquellos ojos” está escrita como si fuera antigua, rebuscada… Por eso nos costaba, porque lo vinculábamos con esa forma de componer. Pero finalmente hemos conseguido librarnos de esa sensación de forzar la máquina

Yago: De hecho, el grupo, si te fijas, no lo hace como una canción única. Una es más rápida, otra de golpe más lenta, otra más retro, otra parte más punk… Y por eso lo del castellano: en parte, nos daba un poco de miedo, porque el castellano siempre se nos iba a ese lado y el grupo no se caracterizaba por ser tan homenaje.

Y ahora que sois trío y se ha incorporado Arnau, ¿cómo ha sido el proceso creativo?

Pol: Con Arnau ya habíamos tocado, desde el Marathon

Arnau: Ha sido natural. Yo llevo tocando 15 años, más o menos.

Pol: Realmente, desde que tomamos la decisión de seguir, el disco lo hemos hecho en 6 meses.

Arnau: En 10 ó 12 ensayos. Yo vivo en Bilbao y fue cuando salíamos a tocar, probábamos y tal.

Pol: Sí hay temas que Yago trae bastante cerrados. Pero quizás es mitad y mitad.

Arnau: Lo único que te planteas en cuanto a diferencia creativa es “vamos a tocar un tema un poco más lento” o “ahora lo vamos a hacer un poco más rápido”. Yo creo que es lo único que hablamos sobre el tipo de tema

Pol: Porque fuimos viendo el disco, y ya ves “le falta la baladita, el no sé qué…” para ir equilibrando el tipo de temas.

Arnau: Y también para motivarte a ti mismo. “Voy a intentar a hacer una balada con un ritmo de batería más tal…” Tenemos, por ejemplo, un tema que empieza Yago solo con voz y guitarra, que nunca nos habíamos atrevido.

Pol: Pero no deja de ser rock y a la hora de componer ya sabes cuándo va el estribillo… Son 10 años tocando juntos.

Arnau: Al final, en rock, son estructuras que reconoces. Quizás en este disco hay alguna parte más pop, otra más progresiva, pero al final es irnos mirando.

Pol: Trabajamos mucho en el local y mayoritariamente lo sacamos allí.

Yago: Es muy muy intuitivo. Es mucho tiempo tocando juntos y de reconocer “esto funciona, esto no”.

Arnau: Y de escuchar muchos discos, saber que si metes algo, después de ese acorde, no te va a fallar. En el local, muchas veces cuando estás ensayando, si bajan alguna nota… ya sabes qué tipo de acorde le gusta a Pol. Y hay unas caídas de notas, como muy emotivas… que ya sabes cómo va funcionando. También el hecho de tocar tanto hace que hables menos: ensayamos mirándonos.

Pol: Al final no es nada especial. Yo creo que todos los grupos hacen algo así. Sí hay grupos en los que se nota más que hay una voz cantante, que trae los temas, pero nosotros somos más de ensayar y que la cosa salga ahí.

Yago: En realidad es una forma de currar bastante bestia. Nos ponemos a girar y podemos estar 10 minutos en base a una cosa, y luego ver ya, “ah, mira, ya lo tenemos, ahí hacemos un cambio y tal” y ya está. Es bastante bestia.

Pol: Depende de muchas cosas. A veces, es encontrar la frase ideal ahí tirada, o un cambio de acordes.

Arnau: A veces grabamos los ensayos y de repente encuentras un ritmo de guitarra, que dices “mira, podías coger esto”, que en el momento no te has dado cuenta. Luego lo escuchas en casa y ves que lo puedes trabajar, y en el siguiente ensayo empiezas con eso. Hacemos mucho lo de improvisar. Pol puede estar 6 minutos con el mismo ritmo simplemente para ver alguna variación, qué puede funcionar…

Pol: Nosotros encontramos que el disco es muy lógico en sí mismo, como muy cerrado y de los más coherentes. Quizás porque lo hicimos en menos tiempo, o porque ahora somos trío y es más compacto. Probablemente sea el disco más redondo que hemos hecho.

Después de escucharlo, nos da la sensación de que está más acelerado que los anteriores, que se parece más a como tocáis en directo.

Yago: Pues este no es el disco más rápido, ni de coña. Lo que pasa, yo creo, es que el disco suena más compacto, y entonces es “más en tu cara”. Si escuchas el primer disco, sonaba más pobre, pero era mucho más rápido.

Quizás no es una cuestión de ritmo, sino de coherencia.

Yago: Este disco suena directo, de la primera a la última canción.

Arnau: También es una cuestión de instrumentos. La batería, por ejemplo, es más machacona, que igual hace… que puedas salir a correr.

Yago: Nosotros cuando lo escuchábamos, pensábamos, “hostias, quizás ha quedado muy popero”. Y también es parte de eso, que suena mucho más delante todo. Antes había muchas más cosas peleando entre sí, y al final los temas de deshinchaban un poco,  terminaba por desdibujarse.

Ahora es “aquí tienes la voz, aquí el bajo, la guitarra”, y ya está, ¿y para qué quieres más en la canción? Rock en adelante, una canción de tres minutos y medio, y ciao. Me parece mucho más claro, no sé si más rápido, más directo. Mira que es muy natural, porque no tiene ningún proceso, nada añadido, alguna segunda guitarra por ahí, pero no trucos de estudio. Y eso que no es un disco grabado en directo, sino en pistas, y está muy clavado. Mola que lo percibáis como natural.

Arnau: Es cierto que en este disco hay temas que no puedes acelerar tanto porque ya por la forma de tocarlos pueden perder. Los dos últimos, con la acústica, en los ensayos, puede que sean más rápidos, pero la primera cara, hasta el octavo tema, si los aceleras, pierden.

Recordamos que el concierto de Los Saicos, tocabais tan rápido, que pensábamos, “como aceleren más, se les cae la mano”.

Arnau: Es cierto que nos gusta tocar rápido.

Pol: Una vez ahí arriba…

Yago: Es cierto que Aitor, el batería de aquella época, tenía a veces unas idas de olla con el tempo brutales. Porque Arnau una vez nos vio en Bilbao, y nos dijo, “vais muy heavy de tempo”

Arnau: Sí, porque cuando vas tan acelerado, pierdes la melodía. Tienes que mantenerte un poco y que no se ahogue.

¿Y en qué ha influido Sergio Pérez como productor? Porque siendo parte de SVPER, a priori sorprende un poco.

Yago: Hombre, Sergio era un punki de la hostia.

Pol: Yago ya lo conocía, de sus grupos anteriores. Y aunque ahora su actual proyecto sea electrónica, el tío maneja…

Arnau: Tiene muy buen gusto. Yago nos había hablado muy bien de él, de tocar con él en Univers, y nos dijo “me apetece probar con él”. Y fue un encanto, muy paciente, pocos consejos pero los justos. Fue todo muy natutal, como grabar con un colega de toda la vida

Yago: Es que a mí me da la impresión de que Sergio tiene un gusto que te cagas. Además, es un tío que sigue en activo, que no ocurre con todos los productores. Habíamos grabado dos discos (el segundo y el tercero) con Cristian, que había tocado en Nissei y en otros grupos: nos gustaban pero nos faltaba algo de carácter. Por eso, el hecho de que siga en activo, te llena un poco más. Y también le fichamos un poco por si podía marcar un poco más la producción y al final tampoco es que lo haya hecho tanto: no es un disco que tenga tanta producción. Pero es un tío que no tiene miedo: nos dijo “oye, vamos a meter las guitarras a todo trapo” porque las referencias del disco eran los Buzzcocks. Queríamos que sonara como un disco de punk 77, pero sin mucha monería. De hecho, es a lo que suena el disco.

Por ejemplo, el fuzz de los solos es increíble, la batería suena de la hostia… y claro que ha influido, sobre todo por la forma de trabajar de él. Él era un rockero, estuvo mucho años tocando con los Thelemáticos, de la escena hardcore de Asturias de toda la vida.

Arnau: Venía con “bueno, he pensado en este tipo de amplis de guitarra, en usar X pedal, prefiero usar un ampli debajo, un poco más antiguo y apretarle un poco, que saque el sonido natural…» Tiene como chispas, una pequeña idea y de repente te cambia.

Yago: De hecho, yo creo que nosotros queríamos hacer más cosas de las que al final hicimos, y creo que fue gracias a él. Te decía “no vamos a meter nada, vamos a grabar esto y como salga, y luego ya me espabilo yo”.

Arnau: Claramente te decía “esto funciona, no te ralles”. Y aparte nos dio mucha confianza. Llegamos con estos temas, a ver qué tal, y él te daba como esa tranquilidad.

Yago: Como decía, creo que es el disco que tiene el sonido más redondo. En parte por cómo está compuesto y en parte por la fórmula con Sergio. Es una cuestión de gusto: tienes un tío al lado del que te fías y que crees que te va a entender. Porque ahí puedes tener otro follón, cuando no estás en la misma posición con el productor: es un lío.

¿Y cómo habéis llegado a Sonido Muchacho?

Yago: Pues en realidad porque nos ha dado la gana.

Pol: Por defecto, el siguiente lo íbamos a sacar en Canadá.

Yago: Íbamos a sacar un disco, ya habíamos hecho un cambio en su momento porque no nos parecía que tal, y de golpe, estábamos sacando el disco: no teníamos ningún compromiso con Canadá. Y veníamos viendo a Luis muchísimo.

Pol: Cuando íbamos a tocar por ahí, nos los encontrábamos.

Yago: Nos veíamos con más grupos de Luis que con otros, y yo creo que lo que fue definitivo lo de Kokoshca. Fue un mensaje que mandó Arnau de “los Kokoshca tienen una gira de cojones”. Son de hace mucho tiempo y nunca habían tocado tanto.

Pol: Han tocado más en un año que en seis.

Yago: Veíamos esto y era como “hostias”. En realidad es lo único que le pedimos a un sello: con el recorrido que tenemos, la cantidad de bolos que damos, ya lo teníamos todo bastante bien. El Marathon fue un disco que giramos en sala, y justamente lo que esperábamos de un sello es que llegara a otros puntos. Y claro, el hecho de ir a sitios, ver a Luis cada dos por tres, fuera porque estaba con Los Punsetes, fuera porque había un grupo que tal, fuera por Juventud Juché… De hecho fue ahí cuando pensamos “¿y si vamos a hablar con Luis?” El disco ya estaba grabado, y se iba a sacar todo; de golpe nos lo planteamos y tampoco se lo pensó ni un minuto. Fue “pásamelo”.

Pol: De hecho, él tenía la agenda cerrada de este año. Y dijo, “venga, adelante”. Tenía el disco de Sierra y otros, y nosotros vinimos y le gustó tanto…

Yago: De hecho, Luis ya nos había montado algún bolo aquí en Madrid, aparte de que nos pidiera venir con los Kokoshka, y de primeras, sin oír el disco, dijo que sí, “puede ser un desastre pero creo que se pueden hacer muchas cosas”. Y ya viendo cómo está yendo la salida, vamos viendo que seguro.

Pol: El tío le veía mucho potencial, al grupo y al disco.

Al hilo de lo que comentáis, nos parece que no giráis tanto como merecéis y que por tanto no se os reconoce tanto.

Pol: Hombre, este último año hemos girado mucho, en salas pequeñas, en sitios donde nunca habíamos ido.

Arnau: Quizás cuando hemos girado por Francia y Bélgica, parece que desaparecemos, que durante un mes o dos no ha pasado nada.

Yago: Con el Marathon creo que tocamos en Madrid 6 veces: con un LP, que me parece una cantidad brutal. Lo que sí es verdad es que no tocamos festivales y al final esto, Luis nos lo decía: estuvo hablando con promotores que le decían que nos habían perdido la pista. “¿Que le habíais perdido la pista? Si es un grupo que lo mismo hace 50 bolos al año…”

Pol: También esto dice mucho de la industria. No tocas en festivales y te pierden la pista… Y hemos tocado un montón de veces en cantidad de sitios

Lo cierto es que parece que si tocas en un festival, parece que llegas a mucha más gente.

Pol: Hemos notado mucho público nuevo en estas giras pequeñas que hemos hecho.

Yago: Es una cadena infernal. Tú sales, y si sales bien y sales en medios, vas a festivales, si estás en ellos, te llaman promotores de salas y vas a ellas… es una pirámide extraña. De lo contrario es estar luchando.

Pol: De todas formas, tocas en festivales y luego no te va tan bien en salas. Porque en los festivales te va a ver gente que está por otros grupos y quizás tú solo en una sala no funcionas.

Yago: Te podría enseñar un calendario y nosotros llevamos desde 2008 tocando cada mes sin parar.

Pol: Algún parón ha habido de un par de meses…

Yago: En agosto. Pero ya lo decía Luis, “es un grupo que no ha parado, que ha hecho más de 500 bolos, 50 bolos por año”. Un año son 52 semanas, es decir, prácticamente hemos tocado cada semana. Otra cosa es cómo el grupo sale, y salió muy fuerte en Barcelona; con los años llegó de golpe a un sitio extraño, aunque con Marathon recuperó las sala… Con el primero, creo, sí que tocamos en festivales, pero al dejarlos en su momento, nos está diciendo Luis, que en negociaciones con algunos, parece que no habíamos ido nunca.

¿A cuál vais a ir?

Yago: No lo podemos decir todavía.

¿En el Canela si habéis tocado?

Yago: Sí, sí, en el Canela hemos tocado.

Pol: Y tocaremos. Ah, bueno, que no repiten. Pero son colegas.

Insistid

Pol: Arnau estuvo viviendo en Málaga y son sus amigos.

Arnau: Sí, en el primer año del Canela, yo estuve trabajando con Alvarito.

Pol: Claro, tú estabas metido en la organización.

Yago: Ahora que estamos hablando de esto, hay sitios en los que hemos estado un montón de veces. San Sebastián, venga, el Dabadaba; Valencia, al Wah Wah, 7 veces; no se dónde… yo no sé si es que a Madrid vienen a tocar cada 2 meses pero te juro que con el Marathon vinimos 6 veces: vamos, 1 vez cada 3 meses. Sol dos veces, el Siroco, la Boite, la Clamores con las Hinds… Pero es verdad lo que decís, que hay gente que tiene la sensación de que había desaparecido el grupo. Pero vamos, miro el calendario y tampoco damos para mucho más. 😉

¿Y creeis que ahora, con el disco en español, vais a recuperar también en el plano internacional?

Arnau: No nos importa, ya no nos lo hemos planteado.

Pol: Hombre, nos gustaría el rollo México, que se quedó ahí en su momento.

Arnau: Si sale bien, pero vamos…

Yago: A mí me apetece mucho, una girita por México…

Arnau: Norteamérica se ha hecho.

Yago: Se han hecho 2 giras, una con el SXSW.

Pol: Pero la gira por Norteamérica, me da un poco igual, ya lo hemos hecho. Idealizar eso… esta es nuestra casa.

Yago: Muchas veces ya llega un punto en que nos acostumbramos a hacer las cosas por nuestra cuenta. La última vez que salimos por Europa, se la hicimos llegar a los sellos, en plan “mira, tenemos estos días, podríamos hacer esto…” Y muchas veces, en España, lo habíamos gestionado directamente nosotros, como una gira que hicimos en Semana Santa.

Pol: Vas tocando, vas haciendo conciertos y contactos. Nosotros nos planteamos giras: mira, vamos a este sitio con estos… Lo tenemos ya rodadísimo.

¿Cómo surgió la idea de grabar el video en un área de servicio?

Arnau: No lo pensamos.

Pol: Fuimos a hacer las fotos de promo ahí.  Realmente, hay una primera toma del video: yo me fui a mear y mientras volvía, me estaban grabando y empecé a hacer el imbécil. Supongo que internamente pensamos “seguimos y si sale…”, porque eran días que estábamos hablando mucho de cómo presentar el tema, con un video o qué… Y claro, lo improvisamos todo. Luego lo vimos y resulta que el video duraba como 1’30 y la canción como 2. Al final hicimos una segunda toma, con el móvil sonando de fondo, en una toma. Sin haber pensado nada.

Arnau: Todo viene de que Pol, cuando se toma un par de copas, baila así. Si después de un concierto, veis a Pol bailando así, no es nada extraño.

Yago: También viene de que no teníamos ganas de plantear un pedazo de video. Hay parte de gracia de que salga así, de que todo se se guisa y se come en casa.

Hombre, está en sintonía con el humor que demostráis en los conciertos y en Instagram.

Yago: Esa idea de querer que todo parezca un poco sencillo, sincero, sin pretensiones.

Arnau: Es pura diversión básicamente, es nuestro humor.

Yago: De hecho, cuando estábamos hablando con Alex de las fotos, planteamos hacer un video, que fuera algo sencillo. Al final lo desestimamos, pero terminamos por hacerlo. Ya la idea era hacer el video en una toma.

Pol: La idea es que quede entre nosotros, no tratar de plastificar nada, ultraproducido. Al final somos nosotros: tres colegas que tocan, que hacen cosas, que se lo pasan bien, y que eso se vea.

Y ya para terminar, recordando el nombre del disco, ¿cuál es para vosotros Un sentimiento importante?

Yago: Cuando apareció el título del disco, que fue idea de Pol, tiene que ver con esa especie de exageración y de humor que gira alrededor de esto. Pero si es verdad que también es un disco que está poblado de conciencia, como os decía al principio. Cuando nosotros empezamos, todo viene de ahí: creemos, nos apetece y no sabemos mucho. Y a lo largo también era porque era un disco que se definía por muchas cosas. Ese sentimiento es el sentimiento del grupo, de estar juntos.

Y esa idea de lo importante también tiene con ver con lo exagerado, del humor y de lo patético, de todo y de ti mismo. Es un poco estar ya de vuelta de las cosas; pero creo que también, cuando ves un bolo y ves a la gente cómo se pone, con esa música tan simple, tan primitiva en realidad, pues igual eso es lo que se traduce.

Y tiene que ver con el rock, con el tipo de música que hacemos: es rock en tu puta cara. Para mí es así.

Pol: Para mí el grupo nos ha dado mucho. Si no fuera por este grupo, ahora no estaríamos en Madrid ni haciendo nada, ni saldríamos por todas partes los fines de semana. Le tengo mucho respecto al grupo: no solo somos un grupo de música sino un grupo de amigos.

Yago: Es que son 15 años, eh. Estudiamos juntos, Arnau ya tocaba con ellos desde el principio…

Pol: Así las cosas salen bien: trabajas con gente que quieres, que funciona, que a la gente le guste lo que haces… Está muy bien.

Arnau: Al final el esfuerzo vale la pena, todos los sacrificios que has tenido que hacer con el grupo: es la recompensa de esos momentos, de esas noches que luego recuerdas. Al final la música es lo de menos: lo que importa es que estemos nosotros, en un espacio, intentando expresarlo.

Yago: Es muy bonito hacerlo junto. No te lo puedes imaginar.

Web Hosting