Crónica del concierto de La M.O.D.A. en Valencia (Sala Moon)

Por David Casas 0

banner WIR

La Maravillosa Orquesta del Alcohol (La M.O.D.A. para los amigos) arrasó Valencia. La banda necesitó 2 horas para tocar todo su nuevo álbum y muchas canciones ya convertidas en himnos. Un concierto emotivo ante una sala llena, que respondió muy bien a la propuesta del grupo.

La M.O.D.A. aterrizaba en Valencia. Pero antes de comenzar, os pondré en mi situación.

Imaginad esa banda que os encanta y que, por circunstancias de la vida, solo la habéis visto fuera de vuestra ciudad. Además, en formato festival, concretamente en el Shikillo (Ávila) o Mestiza, en Zaragoza. Ese grupo lanza un nuevo disco. Y entre las fechas de presentación, se cuela una firma de discos y una fecha en una sala para la ciudad.

“Al fin en casa”, es el pensamiento de ese fan. Llega la firma, y tocan 8 temas en acústico del nuevo CD. Ha sido uno de los primeros en llegar, y ahí está, a metros del grupo. Tras un largo rato de cola, tiene ocasión de compartir unos minutos de charla. Además, cuando continúan animados, y no tras hablar con 200 personas. Nada creídos, alucinan al escuchar que una persona ha llegado a hacer muchas horas de viaje solo para verlos. Comparten pensamientos sobre el disco, y queda la promesa de volver a verlos en el concierto que tienen semanas más tarde.

Encantado con la experiencia de la firma, sigue escuchando el disco. Cada vez más sorprendido con que hayan logrado un estilo muy propio. Por su mente solo pasa un “se lo merecen” cuando ve un sold-out tras otro. Leyendo otros medios y redes sociales, sabe que están ahí arriba porque han luchado por ello. Va tachando los días en el calendario, hasta que llega el gran día: La M.O.D.A. llega a Valencia.

La M.O.D.A. - Sala Moon [Foto: David Casas - Fotografía]
La M.O.D.A. – Sala Moon [Foto: David Casas – Fotografía]

Crónica – 1ª parte

Tras esta pequeña introducción sentimentaloide (espero que no lo haya sido tanto como suena) espero que entendáis un poco más lo que significa este grupo para mi. De verlos a muchísimos kilómetros de mi casa, a tenerlos en la ciudad. Y eso que es una de las más importantes del país. Muchos grupos escapan de ella, y no hablemos ya de internacionales. Pero La M.O.D.A. ya estaba aquí, y la noche prometía ser muy bonita.

Puertas abiertas a las 21:00, y con unos minutos de cortesía, a las 22:00 arrancaba el concierto. Los músicos aparecían en el escenario con Nubes Negras sonando de fondo. Salto rápido a Mil Demonios y La Inmensidad, dos temas del nuevo disco, y anticipo de que lo harían sonar entero. No había descanso entre canción y canción, y así, sonaron Los Locos son Ellos, O Naufragar, y Una Canción para no decir Te quiero.

El único descanso pequeño que existía era el necesario para cambiar de instrumento. Estos breves parones eran utilizados por David Ruiz (vocalista) para agradecer la presencia del púbico. Muy conscientes de que, sin ellos, la historia de La M.O.D.A. hubiese sido más corta. Pero el día estaba para celebrar, y pronto sonarían temas de los anteriores discos, como La Cuerda Floja, Amanecederos, Amoxicilina o Miles Davis. Con esta última, la sala se volcó completamente con el grupo. El largo setlist fue agradecido por el público, que disfrutó de casi todos los temas del grupo

La M.O.D.A. - Sala Moon [Foto: David Casas - Fotografía]
La M.O.D.A. – Sala Moon [Foto: David Casas – Fotografía]

Crónica – 2ª parte

Ya había pasado la hora de concierto, y la banda continuaba sin frenar. Disolutos, o 1932, que desde su intro ya se intuía como canción importante, fueron otros temas que sonaron. Jose al acordeón, y Álvar con un tremendo solo al saxo en Suelo Gris junto a su capacidad para cantar y tocar más instrumentos, seguían levantando una sala entera que caía rendida a los pies del grupo.

¡Y lo mejor estaba por llegar aún! Con toda la sala coreando, ¿Quien nos va a salvar? era el primero de varios temas muy importantes. Catedrales, PRMVR (con su parte en euskera cantada sin miedo por David) y la emotiva Flores del Mal con sus cambios de intensidad muy bien escogidos, fueron otros temas que sonaron. La única pega a todo esto, era un grupo de gente que tenía relativamente cerca y hablaba demasiado alto. Y no lo entiendo, de verdad. ¿Has pagado 17€ para pasar del concierto y estar hablando a gritos con tus colegas?

Más balas, más temas coreados. Vasos Vacíos, Los Hijos de Johnny Cass, y la emotiva Los Lobos. 3 temas bien diferentes, pero que continuaron la gran fiesta que estaba siendo el concierto. Sobre el escenario, los artistas disfrutaban el momento, y el público simplemente deseaba que no acabara nunca. El grupo defiende muy bien este nuevo directo, y se nota que ponen las mismas ganas a todas las canciones.

Llegaron 2 canciones bonitas, sin tiempo entre ellas. La Vieja Banda, del nuevo disco, que sirvió como autohomenaje y para recordar a Adán, miembro del grupo que decidió seguir su propio camino un año antes. Y tras esta, Hay un Fuego. No hizo falta que el grupo cantase, puesto que ya estaba el público para hacerlo. Golpe de caja, y coros.

La M.O.D.A. - Sala Moon [Foto: David Casas - Fotografía]
La M.O.D.A. – Sala Moon [Foto: David Casas – Fotografía]

Recta Final

Sobre el escenario, sonrisas. Empezaron a ser conscientes de que, a 600 kilómetros de su ciudad, el público canta todos sus temas. No es para menos, ya que la emotividad de sus letras siempre ha estado ahí. Solo necesitaban un disco como este para llegar aún más lejos.

Pero el concierto llegaba a su fin, aunque a nadie le guste esto. La banda se escondía unos minutos, mientras David se quedaba solo ante el peligro. Campo Amarillo, desde el corazón, con una guitarra y una sala en silencio. Aunque costó que se hiciese el silencio, lo logró. Y no pudo ser más emotivo. La banda volvió al escenario, para cerrar estas dos maravillosas horas de concierto. Himno Nacional, Nómadas, y Gasoline fueron las 3 canciones que señalaban que estaba a punto de acabar, y que lograron tumbar la sala entre aplausos y coros. Pero aun quedaba Héroes del Sábado, canción que, si todo va bien, debería pasar a ser un himno más del grupo.

La M.O.D.A. ha crecido. Ha crecido muchísimo. De ser unos completos desconocidos, a llenar 3 veces la Riviera de Madrid, y hacer un sold-out en cada ciudad por la que pasan. Y todo esto, sin perder su esencia, sin olvidar quienes son, y dando las gracias a los que han provocado que estén ahí arriba.

Eso es lo que hace a los grupos grandes. Como ellos mismos dicen en sus letras: no te olvides de dónde vienes

La M.O.D.A. - Sala Moon [Foto: David Casas - Fotografía]
La M.O.D.A. – Sala Moon [Foto: David Casas – Fotografía]
banner WIR