Crónica del concierto de Christina Rosenvinge en Madrid (sala Joy Eslava)

Por María Gómez-Comino 0

Web Hosting

Christina Rosenvinge, una veterana ya en esto de la música, presentaba el pasado sábado su décimo trabajo en solitario Un hombre Rubio en la sala Joy Eslava de Madrid.  La madrileña convocaba a sus fieles seguidores, desde los veteranos que le siguen la pista desde sus inicios hasta los jóvenes modernos que encuentran en la cantautora un imaginario muy evocador.

El concierto se abría con un primer bloque compuesto por tres temas del nuevo disco: “Niña Animal”, “El pretendiente” y “Pesa la palabra”, esta última, Christina, la compuso a partir de unas palabras que Manuel Díaz pronunció sobre su padre “El Cordobés”, y la madrileña ha sabido extraer la esencia de las mismas y escribir estrofas como: De mí heredaste la buena planta. Parecerte en algo más te espanta. Aparta el humo, bajo la piedra hay un hombre que se quiebra en el silencio (…) Tras esta toma de contacto el directo proseguía algo más enérgico, apoyándose en un sonido más potente de guitarra para tocar temas ya clásicos en su repertorio: “Mi vida bajo el agua” y “La distancia adecuada”, puntas de lanza antes de presentar el primer single de su último álbum “Romance de la plata”, una canción dedicada a su padre que hace veintiséis años que falleció. Las guitarras cada vez eran más potentes, y la voz de Christina se diluía entre las potentes melodías que nos propone “La flor de la vía” y “La tejedora”, una canción dedicada al empoderamiento de la mujer y con la que se recordó que el 8 de marzo es un día para que las mujeres salgan a la calle a reivindicar.

El afortunado fan de Christina Rosenvinge

Para la última parte del concierto, Christina invitó a Charlie Bautista, anteriormente músico de la banda, para tocar “La piedra angular”, un corte melancólico a ritmo de vals y en el que la madrileña aprovechó para subir al escenario a un chico del público e improvisar unos pasos de este clásico baile. Ella no sabemos si recordará este momento, pero os podemos asegurar que su fan no lo olvidará, a juzgar por su emoción.

Tras una hora y veinte de concierto, prácticamente sin pausa alguna, Christina se soltaba la melena y como colofón final rescataba el mítico tema “Voy en un coche” de Christina y los Subterráneos; en esta ocasión, subterráneas, ya que su amiga Miren Iza subió al escenario para que el buen rollo y la energía fluyesen entre el público, que salió con una sonrisa y ganas de más Rosenvinge.

Galería del concierto de Christina Rosenvinge en Madrid.

Fotografías por Ignacio Sánchez-Suárez.

Web Hosting