Crónica del concierto de Garden City Movement en Madrid (sala Moby Dick)

Por María Gómez-Comino 0

El pasado cuatro de abril recibíamos con los brazos abiertos al trío de música electrónica electrónica Garden City Movement. Tras su paso por diferentes festivales españoles como el Dcode de Madrid o el Primavera Sound de Barcelona, el trío con base en Tel Aviv regresaba a nuestro país para presentarnos su primer álbum Apollonia.

La sala Moby Dick era la encargada de acoger su directo en la capital, un día más tarde sería la Razzmatazz 3 en Barcelona. En Madrid, Ganges, a parte de ser uno de los grandes ríos del subcontinente indio, es el nombre al grupo liderado por Teresa Gutiérrez y encargados de romper el hielo e ir abriendo boca al escaso público que allí se encontraba. Ganges, un grupo que gana más por la forma que por el fondo; con una estética pensada y cuidada, pero que en el sonido se queda a medio camino entre la música de un grupo comercial de pop español y ecos de producciones más elaboradas que nos recuerdan a Oh Wonder o The XX. Creemos que es este último camino el que deben seguir; canciones con poca letra, cantadas en inglés, apostando más por la electrónica.

Tras media hora de aperitivo, la afluencia de público no mejoraba y parecía más un concierto privado, acostumbrados a los niveles de la sala. Garden City Movement subían al escenario con una puesta en escena austera, exclusivamente ellos y sus cajas de ritmos y demás sintetizadores. Sobraba escenario físico pero su música llenó la frialdad de la sala. Los de Tel Aviv consiguieron animar a los poquitos asistentes con sus elaboradas bases electrónicas a las que se superponen ritmos percusivos pegadizos. Tocaron canciones de sus tres EPs anteriores como “She’s So Untouchable”, con la que se marcaron además un remix de la propia canción; “My only love”, de corte más lento, o su gran hit “Move on”, un tema reposado que no solo ha conquistado a nivel sonoro, sino que su videoclip se ha alzado con diversos premios y es una joyita visual. Apollonia (Night Time Stories, 2018) fue protagonista de la noche tocando “Passion Is a Dyning Theme” o “Mediterranea” un corte súper pegadizo que nos evoca a cánticos y sonidos árabes.

Con su habitual trajín de cambios de instrumentos, los tres productores situados a escasos centímetros unos de otros, como si de un ente único se tratase, consiguieron en su hora y diez minutos de show caldear el ambiente y transportarnos con sus sonidos exquisitamente producidos.

Galería del concierto de Garden City Movement en Madrid

Web Hosting