Festicket Ltd

Father John Misty – God’s Favorite Customer

Por Adrián Díez 0

Father John Misty – God’s Favorite Customer

8.0

8.0
80%


Father John Misty está en un periodo creativo que definiríamos como prolífico si no fuera porque supera ese adjetivo con creces. El músico americano mantiene su sello personal en este trabajo, God’s Favorite Customer, su cuarto LP en solo seis años de carrera. Tan solo un año después del lanzamiento de Pure Comedy recibimos este disco que por sonido y temáticas podría ser la continuación del anteriormente mencionado.

Como es habitual en él, las letras están llenas de reflexiones, vivencias y preguntas a la sociedad y a sí mismo, todo ello sin abandonar su sentido del humor. Desde el primer minuto de Hangout at the Gallows ya suelta sus dardos y nos muestra que su música se va acercando cada vez más a esos grandes storytellers, dando más protagonismo a la parte lírica que a la melódica. Si esto ya se vislumbraba en Pure Comedy, ha terminado por confirmarse en God’s Favorite Customer. Todo esto no quita que siga seleccionando con mimo los arreglos de cada canción como podemos ver en “Mr Tillman”, un divertido retrato de algunos personajes famosos con un estribillo pegadizo y con una instrumentación que engancha, especialmente con los silbidos. Es imposible sacártelos de la cabeza una vez los has escuchado.

“Date Night” es una de las destacadas del disco, con unas voces en falsete marca de la casa y un gran abanico de sonidos alternándose sin darte tregua. En este tipo de canciones también podemos comprobar que en el disco se sigue atreviendo a experimentar con estructuras de canción alternativas, por ejemplo sin fijar un estribillo claro.

Sin embargo en “Please Don’t Die” muestra un estribillo que suena cercano a los de “I Love you Honeybear”, uno de sus mejores trabajos. Una delicia de canción que no necesita artificios, gracias a la voz de Joshua Tillman ya destaca por encima de la media. 
En este disco alterna más que nunca entre una canción íntima y otra con más instrumentación. “The Palace” pertenece al primer grupo de canciones, así como “Just Dumb Enough”, en la que termina creciendo gracias a un fuzz de los que tanto le gustan. También la menos acertada “The Songwriter” puede entrar en este grupo. En estas desarrolla como nunca toda su capacidad interpretativa, dándole un gran protagonismo a la voz, más conmovedora que nunca. Llegados a este punto el nivel del álbum sube, lo que nos enseña que va de menos a más. “Dissapointment diamonds are the rarest of” es una obra maestra con un estribillo que sube al top de su carrera y en el que volvemos a ver su característico falsete. Gracias también a unos arreglos cuidados, pero no exentos de potencia, se convierte en una referencia del disco.

“God’s favorite customer” da nombre al disco y entendemos el motivo. Aquí Father John Misty continúa con la línea del tema anterior para marcarse otra gran canción, con unos coros impresionantes. Solo queda quitarse el sombrero ante este despliegue de buenos temas. Y con “We’re Only People (And There’s Not Much Anyone Can Do About That)” cierra a nivel muy alto este disco. Un trabajo notable que va claramente de menos a más. Si bien el álbum no arriesga demasiado, está plagado de grandes canciones, con algunos pequeños altibajos de los que sale perfectamente airoso.

Web Hosting