Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Arde Madrid

Por María Gómez-Comino 0

Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Arde Madrid

Arde Madrid, la nueva serie de Movistar +, se presentó en el festival donostiarra.

En estos nuestros días se habla de nuevas generaciones de creadores que aportan a la escena audiovisual relatos poderosos cargados de la fuerza necesaria para revolucionar el panorama cultural de nuestro país. No le falta razón a esta afirmación que se hace eco en los medios de comunicación, crítica y público más joven, que exige una renovación constante del discurso narrativo. Podríamos decir que Paco León es parte de esta generación de creadores que está sabiendo reinvertarse. Manifestando que tiene un mundo creativo rico y potente, nos pone sobre la mesa comedia de calidad. Con una factura impecable, demuestra que el humor es una vía igual de válida e inteligente que cualquier drama intenso que se precie.

Arde Madrid es el título que da nombre a la serie creada por Ana R. Costa y Paco León. Una historia que nos relata la vida de Ava Gardner en Madrid desde el punto de vista de los empleados del servicio que trabajaban en su casa. Ana Mari (Inma Cuesta) es el personaje que sirve de McGuffin para introducirnos en el mundo de la Gardner, ya que paulatinamente la historia se va centrando en los trapicheos de Manolo (Paco León) con los gitanos. Aun así, lo interesante es poder adentrarnos en el submundo gamberro y nada prejuicioso en el que vivía Ava Gardner.

En cuanto a lo formal, destacamos lo novedoso de rodar una comedia en blanco y negro, aunque poco aporta, tanto para bien como para mal. Si destacar los créditos iniciales de la serie, muy cuidados y cargados de intención, que ponen de preaviso el tono de la narración. Paco es buen conocedor de los tempos de comedia, notándose en el ritmo interno del discurso sin que la cámara o el montaje tengan que esforzarse en avivar la historia.

Es una serie en la que todo suma para bien; un guion muy bien hilado, con diálogos disparatados y sin tabúes (abstenerse las pieles finas) No hay complejos y la naturalidad es marca de la casa. El espectador lo asume con sinceridad, desde lo auténtico, y ahí reside el éxito. Todo ello soportado por un elenco al que no se le puede poner un “pero”. Empezando por el propio Paco e Inma Cuesta, que construyen una pareja con mucha química, y no necesariamente refiriéndome a lo amoroso; Fantástica Debi Mazar, que nos ofrece a una Ava canalla, divertida, y en algunos casos patética, a la que pocos se resistían. A esto, le seguimos sumando los numerosos cameos que se van sucediendo a lo largo de los capítulos, y que no pueden ser más geniales: Mariola Fuentes, Miren Ibarguren, Melody, Elena Furiase, Edu Casanova… y una larga lista que apoyan las escenas de fiesta en casa de la Gardner. Paco León se ha convertido en un maestro de encontrar “personajes” en sí mismos y que sin quererlo, su simple presencia, arrancan la carcajada. En “Arde Madrid”, el personaje de la Tata Rosario es “la revelación” y esperamos ver mucho más de ella.

No sabemos si habrá o no segunda temporada, ya que su final no nos da pistas de ello. Nuestro lado más hedonista nos pide disfrutar de una segunda temporada de esta disparatada y gamberra historia. De momento, a partir de noviembre, el resto de los mortales que no la han podido disfrutar dentro del Festival de Cine de San Sebastián, podrán deleitarse de estos ocho capítulos de treinta minutos en Movistar +.

Web Hosting