Crónica del concierto de Los Punsetes en Madrid (La Riviera)

Por Ana Rguez. Borrego 0

Este concierto marca el fin de gira de ¡Viva!

¿Podemos decir que 2018 se está perfilando como un gran año para Los Punsetes? Parece que sí. Ha sido un año intenso, en el que no han parado de girar, en salas y en festivales, y en el que además se cumplían 10 años de su primer disco, que reeditaron con demos, maquetas y rarezas para el Record Store Day. ¡Viva! (Mushroom Pillow, 2017) volvió a dejar claro que Los Punsetes tienen una personalidad que no se diluye con factores externos, que gana seguidores precisamente por eso: ni engañan ni pecan de pretenciosos. Por eso, se merecían un cierre de gira por todo lo alto, con un concierto en La Riviera.

Una velada que prometía ser especial: no había más que ver la expectación que había. Una hora y media antes de que abrieran las puertas, ya había personas haciendo cola para coger las mejores posiciones. Pero no era el único detalle. Niños, émulas de Ariadna, reconocidos músicos… No era un concierto más.

Una cita tan especial se merecía un grupo a la altura. Desde un inicio, desde que se anunció el concierto, la elección de Sierra parecía de lo más acertada. Porque hay una personalidad, un criterio, todo un concepto alrededor de este grupo. Sí, sólo tienen un EP y un disco, pero Hugo Sierra, Clara Collantes, Antonio Castro y Arturo Hernández no son precisamente cuatro músicos inexpertos. Han creado una identidad musical fácilmente reconocible: con las primeras notas de canción es muy fácil pensar que es de ellos, y cuando ya escuchas la letra, lo sabes. Un apasionante juego de transformar los sentimientos y emociones en música, con frases que te enganchan (sin ir más lejos, el estribillo de “Amiga Extraña” va a tardar en ser superado).

El inicio de su concierto fue un poco frío, aún no había demasiada gente, pero a medida que transcurrían las canciones, el público (se) fue creciendo. Lógico: no fallan, se les nota el mimo que le ponen a cada uno de los temas, que lo disfrutan, y eso es contagioso. Se crecen y es complicado resistirse a ello.

Van hablando por ahí…

Puntualmente comenzaron con una introducción instrumental. Tras un par de minutos, poco a poco Los Punsetes salieron al escenario. El primer tema fue “Nit de L’albà” y a partir de él se fueron sucediendo canciones de todos sus discos, centrándose principalmente en ¡Viva! (2018) y en el homónimo (2008). Hora y media de canciones ininterrumpidas, con un sonido impecable (qué manos tiene Carlos Hernández Nombela) que tuvieron al público entregado. Cada canción era cantada, aplaudida, celebrada… hasta el tema inédito “Van hablando por ahí”, que fue recibido con gran expectación.

Era tal el nivel de disfrute que no es de extrañar que el resultado fuera genial. La personalidad de Los Punsetes es altamente satisfactoria. Es la tralla sonora que se marcan, por intensidad y por variedad, es la mala hostia de sus letras, que te hace pensar que intensidades las justas, son ellos mismos, que no interactúan porque como reconocían en La Resistencia, la gente va a verles tocar, no hablar. Todo ello confluye en la identidad de Ariadna, que por méritos propios es una frontwoman icónica, no intercambiable. Es una opción estética difícilmente imitable, que no puedes dejar de observar durante los conciertos.

¿Dónde está la emoción? La hay, la hay. Ella opta por el hieratismo mientras sus compañeros sonríen y se hacen guiños. En esta ocasión, creo que hubo discretos atisbos, quizás porque si lo estás disfrutando tanto, ¿cómo puedes evitarlo? En algún momento sus labios parecían esbozar una ligera sonrisa, al igual que sus ojos. Algunos tenemos la teoría de que, de alguna manera, el CanelaParty 2018 les ha marcado. ¿Sí? ¿No? Lo mismo es una hipótesis muy osada pero ver aparecer en el escenario a José Nebreda y a Moisés Sánchez, aka Los Hombres Piñata, cuando comenzó a sonar “Me gusta que me pegues”, te hace volverlo a pensar. Fue una grata sorpresa volver a vivir ese momento.

Si en la primera parte del concierto el público lo dio todo, en la segunda ya fue la fiesta absoluto. Con el cambio de vestuario de Ariadna llegaron “Opinión de mierda”, “Arsenal de excusas”, “Tu puto grupo”, “Maricas”, “Dos policías”… Algunas de las canciones más conocidas, aunque las cosas como son, ¿Los Punsetes tienen alguna canción que no contenga una frase-concepto que se te grabe a fuego?

Cerraron con “¡Viva!”, con los ánimos por todo lo alto. Te puedes preguntar si no hay más pero es complicado superar el subidón de ese tema. Todos se fueron mientras Ariadna se quedaba unos segundos. Sin apenas girar la cara, miró a todo el público que allí estaba, con una ligera emoción. Al terminar de hacerlo, dio las gracias a todo el mundo y se marchó.

La verdad: no se me ocurre mejor cierre de gira. Pero también me pregunto cuándo saldrá el nuevo disco y volveremos a vivir una noches así.

Galería del concierto de Los Punsetes en Madrid

Fotos por Ignacio Sánchez-Suárez.

Web Hosting