Web Hosting

Crónica del concierto de Beach House en Madrid (sala La Riviera)

Por Raúl Burrueco 0

Crónica del concierto de Beach House en Madrid (sala La Riviera)

La banda norteamericana presentó por todo lo alto 7, su último trabajo, ante una sala que agotó todo el papel.

Tras un paréntesis de 3 años, Primavera Sound traía de nuevo a Beach House a las salas de concierto, su hábitat natural y donde realmente despliegan todo su potencial. Asistimos a La Riviera de Madrid, deslumbrados por 7, el enorme disco que el dúo presentó hace unos meses y que les ha encumbrado definitivamente a un lugar privilegiado en la música de los últimos años. Si ya Teen Dream se convirtió en un clásico, Bloom, Depression Cherry y Thank Your Lucky Stars significaron mucho más que dignas continuaciones, el asombro general ante el inagotable talento de Victoria Legrand y Alex Scally.

Al entrar nos encontramos con la cósmica puesta en escena de Sound Of Ceres desde Colorado. La pareja Karen y Ryan Hover juegan con lásers, capas, alas metálicas y destellos que rebotan en el cuerpo de ella acompañando un dream pop espacial y místico, una interesante puesta en escena aderezada con sintetizadores.

“Levitation” es el perfecto comienzo de Beach House tras Sound of Ceres. Seguida de “Wild”, “Silver Soul”, “Dark Spring”, el primer single de 7. En sus primeras canciones han representado sus últimos 5 discos y todas se convierten en pequeños universos sonoros de una densa intensidad. Cada uno de los temas define la honestidad y la fuerza con la que la pareja concibe su música. No hay un momento de debilidad. El repertorio que poseen es desmesurado, “Lazuli”, “Myth”, “Walk In the Park”, “PPP”… nos abruma desde el escenario, sin verles las caras, con continuos contraluces, sólo su música, su trabajo sin descanso, es lo que realmente importa, música y emoción que nos invade, y por encima de todo la prodigiosa voz de Victoria, nos mece y nos atraviesa hasta dentro.

En la segunda mitad del concierto aparecen las nuevas canciones, perfectamente integradas en su repertorio: “Drunk In L.A.”, “Girl of the Year”, “Black Car”, “L’inconnue”, demuestran la importancia de este nuevo disco que presentan. Hay más energía. James Barone a la batería engrandece aún más el concierto, otorgando una intensidad que la banda merecía (ha colaborado de manera decisiva en la grabación) y Victoria agita su cabeza, oculta tras su melena y los continuos juegos de luces. Ni atisbo de sus rasgos, da las gracias al público y de despiden para volver con “Real Love” y la extraordinaria “Dive”, cuya segunda parte se convierte en el final perfecto, guiando la sala hacía una explosión distorsionada de toda la emoción y la intimidad contenida durante la noche.

Web Hosting