Crónica del concierto de Belako en Madrid (sala La Riviera)

Por Ana Gadea 0

El cuarteto hizo vibrar a su legión de fans madrileños antes de encerrarse a grabar nuevo material.

Aún recuerdo cuando un conocido productor musical andaluz hablaba maravillas sobre Belako al verlos hace ya unos años en el Sonorama Ribera 2014. Qué razón tenía. Los chavales se han hecho mayores y anda que nos les ha sentado bien. Gracias a un desparpajo sorprendente fueron capaces el pasado miércoles de zamparse una hora y media de bolo en un abrir y cerrar de ojos. Lo suyo es cosa seria, y no solo por lo musical, sino por echarle narices y colgar una pancarta contra el maltrato a las mujeres (“violencia machista, emergencia nacional”). Actitud.

Con algo de retraso, como las grandes estrellas, salieron Josu, Cris, Lore y Lander a eso de las diez menos diez ante una sala La Riviera inquieta por saltar y gritar, hecho que se pudo cerciorar cuando a las primeras de cambio media sala estaba por los aires. Render Me Numb, Trivial Violence, disco al que más pronto que tarde le darán una continuación, fue el hilo conductor de una velada en la que apenas hubo tiempo para tomar aire, aunque fue con uno de sus viejos temas como “False Step” con el que dieron el pistoletazo de salida. Una mirada al pasado donde Cris se escondía detrás del teclado, no como ahora, liberada de esa atadura lo que le permite no cortarse ni un pelo moviéndose por el escenario como una “frontwoman” de primer nivel. Unas tablas ganadas en sus múltiples giras internacionales, las cuales nos permitieron disfrutar de un show dinámico y sin parones. Las canciones iban casi hilvanándose y los más entregados podían ir enlazando pogos: desde la “Musera” “Maskenfreiheit”, pasando por “Track Sei”.

Fue sorprendente lo bien que suenan los temas del Render Me Numb… Esa batidora sonora que lo mismo se vuelve espídica con “Lungs” o “Nice Church”, te muestra su lado dream pop con “Render Me Numb” o te envuelve con “Strangers in a box”. Un cóctel que mezcla a las mil maravillas con sus ya “viejos clásicos” de puño en alto como “Haunted House” o “Sea of Confusion”. Fuego en la sala y respeto para las chicas que quisieran meterse en los pogos sin miedo a los “gallitos del corral”. Con todo el subidote de la fiesta y aprovechando que el cumpleaños de Josu fue el día anterior, ahí que Cris le endosó una capa para que se marcara uno de sus canciones: “Zaldi Baltza”. Estando en todo lo alto “Over the edge” sirvió para despedirnos, pero no dudamos que pronto los tendremos de nuevo haciéndonos disfrutar. El futuro es suyo.

Galería del concierto de Belako en Madrid

Fotos por Ignacio Sánchez-Suárez.

Web Hosting