Crónica del No Sin Música 2019: Cuatro días de música y disfrute

Por Armando Rendón 0

Web Hosting

La séptima edición del festival gaditano confirma de nuevo a este evento como uno de los que mejor conexión tiene entre su programación musical y su entorno único .

Cuatro días, desde el miércoles 14 ya había música con el Off, de disfrute musical en un magnifico ambiente donde te podías cruzar con un alcalde, un músico, un periodista o muchos asistentes (entre los que se encontraban muchos niños) formando una amalgama de lo más variopinta. Todo ello sazonado por una programación, que este año se encontraba huérfana de representación internacional como sí había ocurrido en otras ediciones con Molotov, Residente o Vintage Trouble. Suponemos que esto se producía por el caché de alguna de las bandas que formaban como cabeza de cartel (y que tan bien merecido se tienen ese caché).

Desde el Off, donde de forma gratuita, el festival se hacía ciudad para que todos pudiesen disfrutar del evento, hasta que el sábado de madrugada se cerraban las puertas, la organización ha sido simplemente perfecta. Con un número de asistentes (36.000 en total y repartidos por todos los días) ajustado a las dimensiones de la ubicación para que se pudiese disfrutar de forma cómoda de cada uno de los conciertos. Salvo en el bolo de Vetusta Morla, en el que como es habitual los madrileños pusieron el no hay billetes para el viernes, en el resto de conciertos mucha comodidad para disfrutar de cada concierto. No es que para ver a Vetusta hubiese especiales “agobios” pero sí que se notaba la mayor asistencia y reclamos de los “hijos de la Historia Interminable”.

Permítannos que además de Pucho y los suyos, destaquemos de entre todo lo bueno del festival tres actuaciones, además del dúo que hicieron Rozalén y Depedro durante la actuación de este. Para nosotros reventaron la banca Zahara, Elyella y Fuel Fandango. Zahara juega en otra liga desde hace tiempo y para la gira de su último largo, se acompaña de una auténtica superbanda que pone sobre el escenario lo mejorcito de la música pop en español. Con Manuel Cabezalí en la guitarra y Martín Perernau IV a los teclados y sintetizadores, Zahara despliega un espectáculo musical absolutamente envolvente donde su voz, ¡cómo puede salir ese torrente tan impresionante de ese cuerpo tan menudo! y su manera de moverse en el escenario (qué personalidad tiene sobre el mismo).

Para cerrar el viernes, a pesar de la tardía hora, Elyella hicieron que los presentes entrasen en éxtasis “bailongo” con cada uno de los hits que han remezclado y que en breve conformarán su nuevo largo, en el que han colaborado con Jero Romero, Zahara, etc. Simplemente descomunal poder disfrutar de una fiesta como la que montaron, y en la que “Ella” era partícipe como una más.

Y como actuación más destacable por esperada, sin duda alguna los que consiguieron dinamitar el festival fueron Fuel Fandango. Lo volvieron a hacer Nita y Ale, Ale y Nita. Se nos habían perdido un tiempo, cuando estábamos acostumbrados a verlos como cabezas de cartel en multitud de festivales como máximos exponentes de ese electro flamenco que facturan. Y no sabíamos que pasaba con ellos ni cómo iban a “volver”. Y simple y llanamente, arrasaron con Cádiz. Anunciaron nuevo disco, magnífica noticia que si cabe ya nos predisponía incluso más positivamente para lo que nos tocaba disfrutar. Y como cuentan con una discografía cargada de éxitos, el público gritó y bailó al cielo de Cádiz todos y cada uno de ellos, siendo “Salvaje” el punto culmen con el que la comunión banda – asistentes se hizo absolutamente presente. Esos taconeos de Nita retumbando en la Tacita de Plata, siguen aún en los corazones de todos y cada uno de los asistentes, ¡Qué locura oiga!

Web Hosting