Web Hosting

Entrevista a Crocodiles: Aproximaciones al amor en tiempos de destrucción

Por Ana Rguez. Borrego 0

Entrevista a Crocodiles

El próximo 27 de septiembre estarán presentando su nuevo trabajo dentro del ciclo Tomavistas Ciudad

Es aparentemente sencillo comenzar a hablar de un grupo relacionándolo con una etiqueta u otra. Sin embargo, es algo simplista que se torna complicado si tenemos que hablar, precisamente, de Crocodiles. Brandon Welchez y Charles Rowell llevan algo más de una década sorprendiéndonos por su capacidad de llevar la creación musical más allá. Se nota que les gusta experimentar de alguna forma con el sonido, saben “juntarse con lo mejor de cada casa” (The Raveonettes, Dum Dum Girls…) y, sobre todo, disfrutarlo.

Love is Here (2019) parece el disco que todos necesitamos escuchar en estos tiempos inciertos próximos al desastre en diferentes ámbitos. Pero si están ellos, también te hacen pensar que hay algo de humanidad en los que nos rodean, algo de esperanza por la que luchar. La próxima semana pasarán por nuestro país para presentárnoslo en directo. La primera parada será el viernes 27 de septiembre, en Madrid, en la sala Independance Live, junto a Rayo. Una fecha que, además, marcará el comienzo del Tomavistas Ciudad de este año.

Para conocerlos un poco mejor, Charles Rowell contesta esta entrevista a Crocodiles.

¿Cómo está siendo la reacción del nuevo disco en los conciertos?

La recepción ha sido genial. Creo que son algunas de nuestras mejores canciones. En general, es probablemente la colección de canciones de rock and roll/punk más directa que hemos escrito hasta ahora. Definitivamente son los más divertidos para tocar en directo, pero tal vez sea porque son nuestro material más nuevo.

¿Cómo definiríais vuestro último disco Love is Here?

“El amor esta aquí. El final está cerca”. Estas son algunas de las letras. Éstas resumen mucho lo que se supone que transmite el álbum. Si nos estamos refiriendo a un romance o la política, todo parece estar en la balanza.

¿Puedes decir que tus canciones van desde lo individual, lo emocional, a lo global? Como es la sociedad hoy en día.

Sí, ahora siento que escribimos más en este sentido.

¿Mantenéis de alguna manera un espíritu combativo, influenciados por el entorno en el que crecisteis?

No crecí en un ambiente que fuera combativo. De joven quería ser un marginado, pero mi familia se mudó muchas veces, así que tal vez eso fue una influencia. Brandon y yo nos conocimos porque nuestros conocidos iban a manifestaciones políticas. Probablemente teníamos mucho más en común de lo que sabíamos articular cuando éramos más jóvenes. Siempre nos hemos sentido enojados, jóvenes y relativamente pobres, jaja.

Pero, en el fondo, ¿hay alguna esperanza si pensamos en la última canción, “Love is Here (The End is Near)”?

Habrá un cambio, siempre lo hay, pero lo que sucederá mientras tanto puede arruinar mucho a las futuras generaciones. De cualquier manera, las sensaciones que tenemos es que  lo bueno y humanitario prevalecerá, espero.

Brandon vive en México y tú (Charles) en París, ¿cómo es el proceso creativo entre vosotros con tanta distancia?

Ahora escribimos mucho de forma independiente y nos reunimos para colaborar antes de grabar nuestros álbumes. El proceso ha funcionado de esta manera durante muchos años. Tal vez hagamos cambios para futuros álbumes. Siempre lo hemos dejado abierto para posibles cambios. Trabajamos juntos muy fácilmente y siempre nos sentimos creativos cuando trabajamos en nuevas canciones.

¿Cómo surgió la idea de firmar por un sello francés?

Tuve la idea porque produje un álbum para este sello (Deaf Rock). Fueron muy amables desde el principio y creímos que sería genial lanzar un álbum en un país donde tenemos muchos fans.

Vuestro tercer álbum fue autoproducido. ¿Por qué no lo habéis vuelto a hacer?

¿Que por qué no hemos autoproducido de nuevo? Estamos hablando de volver a intentarlo de esa manera para el próximo álbum 😉

En relación con esto de la autoproducción, ¿qué han aportado los diferentes productores con los que habéis trabajado?

Todos han contribuido mucho. Cada uno tiene su propio estilo y dinámica. James Ford diseñó el sonido para la batería en Sleep Forever (2010). También creó muchos paisajes sonoros psicodélicos para ese álbum. Sune Wagner, miembro de The Raveonettes, nos conectó directamente a los filtros que usa en su grupo y así sucesivamente. Crimes of Passion (2013) tiene un sonido muy difuso pero dulce en general; incluso utilizamos todos sus instrumentos. La mayor libertad la tuvimos con Martin Thulin, nuestro último productor. Sus ideas conectaron con nosotros en un nivel muy agradable.

Durante los primeros años del grupo erais solo vosotros. ¿Cómo os ha permitido experimentar el haber incorporado nuevos músicos al grupo?

Creo que experimentamos más cuando éramos dos. Después de meter a más gente siempre estábamos intentando recrear el sonido de los discos. Esto se volvió difícil con Boys (2015) y Dreamless (2016) porque esos álbumes requerían más músicos o más electrónica para estar en el escenario y simplemente no tenemos el presupuesto para eso.

Os han relacionado con muchas etiquetas (garage, pop, shoegaze, glam …). ¿Crees que limitan vuestro propio sonido? ¿Con cuál os identificáis más?

No creo que a nadie le importe ni a ellos tampoco. Quizás hace cinco años era algo a lo que la gente respondía, pero hoy en día la gente parece estar escuchando lo que aparece en sus feeds.

Web Hosting