Web Hosting

Crónica del concierto de Hot Chip en Madrid (La Riviera)

Por María José Bernáldez 0

concierto Hot Chip

Como quien coge un bus turístico para hacerse una idea general de las ciudades a las que viaja y después profundiza en lo que más le ha molado desde arriba, la tónica general de concierto en festival en verano → concierto en sala en otoño parece funcionarle a la mayoría de los grupos que tocan estos días por Madrid y Barcelona.

Aunque no llegaron a hacer sold out, una Riviera a reventar esperaba anoche que el concierto de Hot Chip pusiera a bailar hasta a los guardias de seguridad. Spoiler: lo consiguieron.

‘A Bath Full of Ecstasy’ ha calado entre sus seguidores porque aplica la fórmula del grupo de manera ortodoxa: temas bailables, letras en loop, algún medio tiempo de respiro y mucha verbena y fanfarria. Llevado al directo, tanto en el contexto festivalero como en la propuesta en sala, el resultado es sobresaliente. Para muestra, la que escribe, que se pasó todo el concierto móvil en mano para no perderlo, hizo cerca de 3km bailando sin moverse del sitio (gracias, podómetro).

Con un escueto “We’re Hot Chip, we’re from Northern England” los siete músicos sobre el escenario empezaron una batalla sin tregua ni rehenes. Cuando el segundo tema es ‘One Life Stand‘ sabes que estás perdido. Ahora que, además, La Riviera es una sala en la que, sea cual sea la entrada, se puede estar muy cómodo, tienes sitio para bailar y da igual que sean las 9 de la noche que las 3 de la mañana, la experiencia es total.

Encadenan temas que son clásicos con aquellos que, aunque nuevos, parece que han estado con nosotros toda la vida. Con ‘Hungry Child‘ – una de las canciones del año, bajo mi punto de vista – aparece Georgia a lo Martín Barreiro a hacer los coros. Georgia será una de nuestras cantantes favoritas de 2020, ni lo dudéis. Ya vimos de los que es capaz en el Primavera Weekender y ayer demostró que nos esperan grandes cosas este año.

Avanza el setlist con los músicos cambiando los roles, haciendo coreografías (ojalá saber si también llevaban podómetro) y uniendo en una tremenda traca final ‘Over and Over‘, ‘Melody of Love‘ y ‘Ready for the Floor‘. Todo el mundo baila, salta, se abraza. Todos los días son sábado con ellos.

Pero la aventura se acaba. Alexis Taylor afina una guitarra antes de la parada obligatoria pre-bis, pero la verdadera sorpresa del mismo será cuando, armando con dos micrófonos y sin ningún tipo de complejo, versionan el ‘Sabotage‘ de Beastie Boys y la locura se apodera de la sala.

Y queda el cierre, con ‘I feel better’. Su Everything’s nothing, nothing is ours. Nothing is wasted, a life is worth living

Ojalá vuelvan pronto, en sala o en festival. Ojalá hayáis conseguido hoy entrada para ver el concierto de Hot Chip en Barcelona.

Web Hosting