Ándres Campo: collage en Huesca

Por Diego José Fabián 0

Crónica del live show de Andrés Campo en el auditorio de Huesca

Huesca. Ciudad de gran vida cultural. En estos tiempos de crisis para el sector seguimos teniendo actos que nos permiten ver la vida de otro color distinto al negro que nos pintan los medios de desinformación. Anoche, volvía tras mucho tiempo Andrés Campo a su ciudad, concretamente al auditorio Carlos Saura del Palacio de Congresos de ésta. Conocido en toda ella por sus pinchadas en la makinera Coliseum de Almudevar (míticos tiempos de hardcore, jump o simplemente “techno de la Coli”) y por su residencia en la catedral del techno: Florida 135 de Fraga, presentaba su trabajo más melódico y envolvente, bautizado como “Collage”.

Con unos visuales que remitían tanto al cine de los años 20 como al futurismo italiano de Gino Severini, pasando por la geometría y las pesadillas en los museos, abrió el set con un pasaje algo ruidista para introducir después el bombo puro y duro que marcó el camino de una sesión que contó con dos momentos pianísticos, el primero más semejante al Aphex Twin de “Drukqs” y el segundo más cercano a la música clásica.

El público, en su mayoría veinte y treintañero, no se cortó en bailar a pesar de estar en un recinto cerrado (que cumplió a rajatabla con todas las medidas de seguridad) y que alcanzó dos puntos álgidos con la muy sinth-pop “Tunnelvisions” del proyecto Guava y, ya en su recta final, con el tech-house de Maceo Plex y su “Mutant Romance”. No faltaron tampoco voces espectrales, sonidos más puros del estilo Florida y ralentizaciones, todo para completar un set lleno de energía y habilidad.

Con todo, queda la gran pregunta en el aire: ¿Volveremos a poder saltar en una pista baile como Dios manda? Sin 4×4 no hay futuro que valga…

Web Hosting