Nick Cave: Letras. Obra lírica completa 1978-2019.

Por Marcos Gendre 0

9.0

9.0
90%

Libros del Kultrum edita esta compilación de canciones de Nick Cave transcritas y traducidas al castellano, cual libro de buena poesía.

No cabe duda que, cuando hablamos de la percepción musical a través de la narrativas, una de las figuras más representativas es Nick Cave. De hecho, ¿cuántos autores pueden fardar de una obra que, igualmente, puede ser contemplada como una moneda de dos caras: musical y literaria? A pesar de que, de buenas a primeras, el cúmulo de nombres se hace altamente numeroso, este se reduce de forma categórica cuando tenemos que quedarnos con figuras donde la excelencia es equitativa en ambas disciplinas. Pero no solo eso, sino que el carrusel lírico responde al ideal del escritor que acabó siendo músico. Y este es, sin duda, el caso del tótem aussie, ducho en preñar los estallidos de rabia abonados por sus Bad Seeds con letras ensangrentadas por la muerte, la Biblia, el dolor, la redención y las más abruptas escenas de violencia.

El tormento y la ironía atroz han sido los remos de su velero narrativo a lo largo de cuatro décadas en las que su evolución ha sido total y, absolutamente, coherente con sus diferentes fases vitales: del yonqui alucinado por los salmos del viejo testamento, en sus principios, al padre desconsolado por la dolorosa muerte del primogénito. Furia y dolor, estos dos ejes definen el alma narrativa de un tipo que, más allá de su obra literaria, propiamente dicha, donde ha dejado plasmados sus escritos más fascinantes es en canciones como “The Carny”, su particular versión de “Freaks, la parada de los monstruos” (1932), o en la misma ironía atroz que recorre hasta el último rincón de Your Funeral… My Trial (1986), su cúspide musical y literaria.

De sus vómitos alucinados en trabajos como The First Born Is Dead (1985) a sus paseos desde el precipicio infernal que consume sus adentros, en Skeleton Tree (2016) y Ghosteen (2019), pocas veces una recopilación de letras ha tenido tanto sentido en su forma puramente literaria. En este caso, puro goce malsano con el que descubrir la maestría de otro de esos músicos que, por qué no, también deberían optar algún día al premio Nóbel literario.

Web Hosting