Crónica del concierto de Israel Fernández y Diego del Morao en Madrid (Teatro Lara)

Por Lobo López 0

Primera de las dos noches consecutivas dentro del ciclo 981 Heritage SON Estrella Galicia.

Israel Fernández es una de las figuras más representativas de la nueva escena del flamenco, un cantaor que a pesar de su corta edad se ha convertido en toda una referencia dentro del género. Una figura que se mueve como pez en el agua entre los dos palos del flamenco: el antiguo y el contemporáneo. Bebe tanto de los grandes clásicos como El Cojo de Málaga, Antonio Chacón o la Niña de los Peines, como de personalidades actuales como puedan ser Camarón o Enrique Morente.

A finales de septiembre de 2020 Israel publicó junto a Diego del Morao a la guitarra el álbum Amor. Once cantes con letras originales de Fernández que hacen tambalearse las raíces del flamenco. De esta forma, la presentación del disco suponía una de las citas indispensables del 981 Heritage SON Estrella Galicia, tanto es así que se tuvo que anunciar una noche más debido al sold out en el Teatro Lara.

Éramos poco los que sospechábamos que nos íbamos a encontrar ante un espectáculo sobrio y directo, pero lleno de sensibilidad y belleza. Mención aparte, cabe destacar la heterogeneidad del público asistente, allí nos congregamos desde iniciados del género a amantes del flamenco clásico, hecho que dejaba claro la transcendencia del cantaor en el panorama musical. Un servidor lo descubrió cuando la gran María José Llergo lo hizo subir al escenario del Price para entonar una última canción juntos.

Llegada la hora del inicio del concierto, la silueta del cantaor apareció junto a una de las dos sillas que presidían el escenario. Pelo alborotado, pantalones acampanados y botines de tacón se fusionaban en una estética que nos recordaba tanto al Camarón más rokero como al más flamenco. A su lado Diego del Morao, hijo del gran Moraíto, apareció para acompañar los cantes de Israel con su toque virtuoso.

El cantaor fue desgranando los distintos palos que se recogen en el disco, con su voz llena de dulzura y matices. A ello, sumándole el sentido del ritmo y del compás exhaustivo de Diego. De los Tiendo de “La amada”, esos “24 horas al día, si tuviera 27, 3 horas más te querría” todavía deben estar resonando en los corazones de todos los asistentes; a las bulerías de “El anhelo”. Dejándonos sin aliento durante todo el concierto, Israel sembró jondura, pasión y poderío. Para acabar con unos fandangos que hicieron que hicieron desatar el entusiasmo de los que estábamos allí.

La voz y la guitarra convivieron en espectáculo lleno de emoción que nos dejó sin palabras a todos los que tuvimos la suerte de asistir.

Galería del concierto de Israel Fernández y Diego Del Morao

Fotos de Ignacio Sánchez-Suárez.