«Terror rural y paganismo»: el cine horror-folk revisado en un libro

Por Marcos Gendre 0

Un elenco de maestros del terror firman conjuntamente Terror rural y paganismo, el segundo volumen de la colección El ocultismo en el cine.

Acompañado de su equipo habitual de expertos entusiastas del fantástico del imprescindible blog El pájaro burlón (Dani Morell, José Ángel de Dios, Óscar Sueiro, Víctor Castillo y Xavi Torrents), así es como se presenta Javier J. Valencia al frente de Terror rural y paganismo; desde ya, la obra básica para todo ser empujado a conocer los horrores del horror-folk (valga la redundancia) y todo lo que rodea y proporciona ADN a tan personal liturgia del aislamiento macabro.

En este sentido, no se me ocurre mejor manera de ampliar horizontes en la materia que a través de esta obra coral, fruto de media docena de mentes en plena ebullición analítica, siempre entretenida y con la contagiosa exposición narrativa de barra de bar.

Así como hicieron en otro ensayo tan recomendable como La Guerra de los Clones, lo que nos encontramos aquí no es una simple enumeración y descripción de películas recomendables del género tratado en cuestión. Ni mucho menos. En realidad, estamos ante una gran telaraña de semillas, pilares y paralelismos que sirven para hacernos entender todas las claves del genoma horror-folk, uno que, en estos últimos años, nos ha brindado momentos cumbre como La bruja y Midsommar, pero que conviene vislumbrar desde sus orígenes, cuando definió sus inequívocos rasgos de estilo, por medio de clásicos del cine de horror (no confundir con terror, por favor) como El Hombre de Mimbre.

Sólo añadir que quienes se hayan quedado prendados de cualquiera de las tres películas enunciadas anteriormente, cuentan en este libro con tanta droga para curar el mono como en una novela de James Ellroy. Ni más ni menos. Porque, al fin y al cabo, de eso se trata: de curar enfermedades contagiando con más virus. Y en esto, Terror Rural y Paganismo no sólo se erige como nuestro camello más inspirado, sino como también lectura plural de amplio alcance reflexivo y, aún por encima, la mar de entretenida.