Crónica del Osa do Mar 2021

Por Claudia De Bartolomé 0

A estas alturas dudo que quede alguien sin saber lo implicada que estoy emocionalmente con el Festival Osa do Mar de Burela. Fanto Fantini, la asociación encargada de organizarlo, ha contado desde la primera edición conmigo para formar parte del equipo de prensa y eso me permite año tras año ver, en primer lugar, cómo evoluciona el festival y, en segundo lugar, ser testigo excepcional del paso de bandas de gran calidad que, en muchos casos, llegan a convertirse en verdaderos referentes en el panorama musical estatal. No nos olvidemos de que por el Osa han pasado grupos o artistas enormemente conocidos, como León Benavente, Rufus T. Firefly, Triángulo de Amor Bizarro o C. Tangana, entre muchos otros.

El verano pasado no pudo llevarse a cabo el festival por razones pandémicas, lo cual obligó a la organización a reinventarse y adaptar el formato. Tras varios conciertos acompañados de coloquios con gente relacionada con la industria musical gallega en formato cerrado, se puso fecha a esta nueva edición: 24 y 25 de septiembre de 2021.

Veintiuno fue la banda encargada de dar el pistoletazo de salida. Ni la lluvia pudo impedir el disfrute de la gente gracias a sus canciones pegadizas cargadas de estilo propio. A los de Toledo los siguieron Delaporte y Los Rastreadores (Ortiga y Grande Amore), que, en ambos casos, consiguieron mantener el hype de una primera jornada que hacía gala del eclecticismo propio del festival, que empezó siendo un poco más acotado en estilos para ir abriéndose poco a poco a un abanico más amplio, pero siempre con la calidad como hilo conductor. Entre actuación y actuación, fueron GrandeOsso quienes amenizaron las esperas: se trata de un dúo de Djs que podríamos denominar ya habituales en el festival. Su cierre del Osa do Mar 2019 será recordado como uno de los más épicos de la historia y no podían faltar este año.

Una de las características más especiales es la Sesión Bearmú de los sábados; en esta ocasión, en lugar de repartirse entre varios locales de Burela, como venía siendo costumbre, se concentró en la plaza del Concello. La banda gallega Moura hacía las delicias de la hora del vermú con su música experimental y su potente directo para dar paso a la que ha sido una de las grandes revelaciones del festival: Black Friday. El grupo llegaba directo de Pamplona tras conducir toda la noche y no escatimó en energía. Su calidad musical y sus ganas sobre el escenario hicieron que Burela no los vaya a olvidar jamás. Banana Joe fue quien se dedicó a pinchar entre bandas y Zé Pequeno el encargado de hacerlo para cerrar la edición.

Y, ya para finalizar, el sábado por la noche llegaba el turno de Blanco Palamera, que abría la velada con sus melodías directas y sugerentes, Verto, quienes ofrecieron en Burela su último concierto en Galicia, Niña Polaca y los maravillosos The Rapants, con quienes llegó, directamente, la locura.

Dos jornadas impecables, con una organización sublime y, como siempre, la sensación, tanto de las personas asistentes como de las bandas, de que el Osa es mucho más que un festival: es una familia.

Con la mente ya puesta en el Osa do Mar 2022, dejadme que os diga que os esperan unos días cargados de entrevistas a grupos increíbles. Sabéis que nunca me cansaré de daros a conocer a artistas que sé que no os dejarán indiferentes.