«Remembranzas»: las memorias de Sinéad O’Connor

Por Marcos Gendre 0

«Remembranzas»: las memorias de Sinéad O’Connor

La vida, con sus luces y sus sombras, de la otrora estandarte del pop irlandés Sinéad O’Connor queda reflejada en Remembranzas.

Que Sinéad O’Connor es uno de los casos más explícitos de los estragos que puede llegar a ocasionar la industria musical en un/a artista quedó más que claro ante el fulgurante estrellato y ocaso vivido por la música irlandesa entre finales de los ochenta y principios de los noventa. Del resto de su vida, poco sabíamos, más allá de su protesta contra el Papa, por el cual fue condenada al ostracismo, fuera de las grandes ligas pop. Pero bueno, tal como queda claro en estas memorias, la irlandesa no nació para el ser una pop star, ni tampoco lo buscó nunca. Aquello fue algo que se encontró sin esperarlo, con el delirante y desagradable episodio vivido por la irlandesa con Prince, compositor del mega hit “Nothing Compares To You”. El capítulo de acoso vivido con el genio de Minneapolis es solo una de las muchas vicisitudes y malos tragos que la irlandesa ha tenido que sufrir a lo largo de toda su trayectoria, una también marcada por un entorno familiar nocivo, aquí relatado sin pelos en la lengua, con total detallismo en torno a los terribles castigos a los que le sometía su madre.

Lógicamente, todo esto está plasmado en las páginas de lo que supone las memorias de una superviviente, que jamás renunció a ser ella misma y seguir el camino que ella decidió tomar. En cierta manera, estamos ante un exorcismo literario que O’Connor utiliza para dar forma a todos los males que la han atormentado a lo largo de su vida, especialmente dura en estos últimos cuatro años, en los que ha recalado por diferentes instituciones mentales.

A pesar del vía crucis que guía estas páginas, el espíritu combativo de la irlandesa le lleva a proyectar el futuro con la idea de publicar un nuevo LP el año que viene y sacarse el título de auxiliar de enfermería. A todo esto, habría que añadir que si se lanzara al mundo de la literatura, seguramente, tampoco le iría nada mal. Como prueba, este Remembranzas; claro exponente del talento que siempre ha atesorado tan inquieto espíritu.