El Madrileño y “Todo de ti”, lo más vendido de 2021

Por Jose A. Rueda 0

Crónica del Madrid Salvaje 2019:

La asociación Promusicae ha presentado sus listas anuales con la música más vendida durante el pasado ejercicio. Repasamos los top 10 y el papel de las discográficas independientes.

La principal asociación de la industria discográfica del país, Promusicae (Productores de Música de España), se encarga de ofrecer semanalmente los listados de la música más consumida, ya sea en físico o en digital. Además, todos los meses de enero publica el cómputo de ventas del año acabado. Ayer día 20 salieron sus listas de 2021.

Las novedades con respecto a los últimos rankings se venían sucediendo durante el transcurso del pasado año. Estas han consistido en la integración de las reproducciones en streaming dentro del mismo listado que el formato físico. Por otro lado, se ha desglosado una clasificación independiente para los vinilos, mientras que ha desaparecido definitivamente el top de los DVDs más vendidos. De este modo Promusicae cierra el ejercicio de 2021 con cinco listas: álbumes, canciones, vinilos, recopilaciones y radio.

Los álbumes más vendidos de 2021.

Aunque los charts de ventas andaban algo denostados en los últimos años, la regularización de la música digital y las escuchas en línea han vuelto a dar sentido a estas clasificaciones, que son un reflejo muy fiel de los gustos musicales del país y de la situación de la industria. Así Promusicae combina datos de la venta física con la venta digital y las reproducciones en las principales plataformas de streaming: Amazon Music, iTunes, 7Digital, Deezer, Spotify, Napster y Tidal. Solo a partir de este 2022 se contabilizará también YouTube.

El top 10 de álbumes de 2021 ha quedado así:

1. C. TANGANA EL MADRILEÑO (Sony Music)
2. CAMILO
 — MIS MANOS (Sony Music)
3. DUA LIPAFUTURE NOSTALGIA (Warner Music)
4. ALEJANDRO SANZSANZ (Universal)
5. RAUW ALEJANDROVICE VERSA (Sony Music)
6. AITANA11 RAZONES (Universal)
7. OLIVIA RODRIGOSOUR (Universal)
8. FITO Y FITIPALDISCADA VEZ CADÁVER (Warner Music)
9. BAD BUNNYEL ÚLTIMO TOUR DEL MUNDO (Rimas Entertainment)
10. RAUW ALEJANDROAFRODISÍACO (Sony Music)

Tal y como mandan los tiempos, la llamada música urbana copa la parte alta de la lista, con C. Tangana como el máximo súperventas del año, acompañado del pop latino de Camilo, Rauw Alejandro o Bad Bunny. Alejandro Sanz (que aun ocupa el número 1 histórico por los más de dos millones de copias que vendió Más) asoma la cabeza en el cuarto puesto, mientras que Fito y Fitipaldis supone el principal álbum de rock del año 2021 en España (puesto 8).

En cuanto a las compañías discográficas, el triunvirato mainstream (Universal, Sony y Warner) domina aplastantemente la lista. De 100 álbumes, 83 están editados por una de las tres grandes (5 de ellos son coediciones con sellos pequeños). En estos diez primeros vemos a Rimas Entertainment, la poderosa disquera puertorriqueña especializada en reguetón y ritmos de la calle, que se alza con el noveno puesto gracias al principal artista de la compañía: Bad Bunny.

Con respecto a los sellos independientes españoles, el primer álbum en aparecer en el ranking es Mayéutica (puesto 18), el colosal trabajo de Robe editado en El Dromedario. En el puesto 36 se sitúan Natos & Waor (con Reycled J) en el que sería el primer disco autoeditado de la lista: Hijos de la ruina vol. 3. Justo a continuación, en el 37, está el Cable a tierra de Vetusta Morla, que apoya un pie en el DIY (se autoeditan con Pequeño Salto Mortal) y el otro en el mainstream (les distribuye Sony Music).

Lanzar un disco a pachas entre una discográfica y una distribuidora es algo que también encontramos en Izal, con la importante diferencia de que tanto Hook (el editor) como Altafonte (el distribuidor) son empresas independientes. Con ellas se ha lanzado Hogar (puesto 60). Al 64 llegan los catalanes Oques Grasses y A tope amb la vida (Halley Records). El 73 es para Zahara, cuyo Puta lo gestiona ella misma en G.O.Z.Z. Records. El capítulo de discos independientes lo cierran dos empresas medianas del sector: Concert Music Entertainment (El Barrio en el 81 y Medina Azahara en el 91) y Voltereta Records (Taburete en el 98).

Los vinilos más vendidos de 2021.

Desde que Promusicae dejó de separar las ventas físicas de las digitales y el streaming, añadió una nueva categoría exclusiva para el vinilo. Esto significa que la lista que se presenta a continuación es un extracto de la anterior, que ya incluía los discos de microsurco, pero eliminando CDs, casetes más todo lo no tangible. Es extraño que Promusicae haya tomado tal decisión en lugar de mantener un apartado de ventas con todos los formatos físicos, ya que los dos soportes mencionados aun no han desaparecido. Si bien publicar en casete parece una moda retro con fecha de caducidad, el CD no deja de ser un formato más barato de fabricar, más ecológico y (digan lo que digan) con mucho mejor sonido. Puede que el veterano periodista Diego Manrique tenga razón al sospechar que existe una «CONSPIRACIÓN» (sic) para acabar con el CD y dejar el romanticismo del vinilo como la única opción material para los melómanos. Un romanticismo que cuesta el doble de dinero.

La lista de los doce pulgadas más vendidos de 2021 ha quedado así:

1. C. TANGANA
 — EL MADRILEÑO (Sony Music)
2. FITO Y FITIPALDISCADA VEZ CADÁVER (Warner Music)
3. ADELE 30 (Sony Music)
4. LOVE OF LESBIANV.E.H.N (VIAJE ÉPICO HACIA LA NADA) (Warner Music)
5. HARRY STYLESFINE LINE (Sony Music)
6. HÉROES DEL SILENCIOHÉROES: SILENCIO Y ROCK & ROLL (Warner Music)
7. VETUSTA MORLACABLE A TIERRA (Pequeño Salto Mortal / Sony Music)
8. ROBEMAYÉUTICA (El Dromedario)
9. ALEJANDRO SANZSANZ (Universal)
10. DANI MARTÍNNO, NO VUELVE (Sony Music)

Las diferencias con la lista general son evidentes. Aunque C. Tangana lidere ambas, el pop urbano latino está completamente ausente en este ranking de discos palpables. Ni en estos diez primeros ni en los restantes noventa títulos encontramos a ningún artista hispanoamericano en la onda de Rauw Alejandro, Bad Bunny, Ozuna o Camilo. Solamente la argentina Nathy Peluso se asoma con Calambre al puesto 36. Está claro: el pop urbano latino va incontestablemente unido a la era del streaming.

El rock en su sentido más amplio tiene su sitio en este listado. Además de lo que se ve en el top 10 (Fito, Love of Lesbian, Robe, Vetusta Morla y el recopilatorio de Héroes del Silencio), en la clasificación también aparecen Derby Motoreta’s Burrito Kachimba, Leiva, Mägo de Oz, Bunbury, Angelus Apatrida, Quique González, Miguel Ríos… y otros tantos rockeros internacionales (Bruce Springteen, Metallica, Iron MaidenPearl Jam, por mencionar algunos).

Sin embargo, en materia de discográficas independientes, nos volvemos a chocar con la dura realidad: 81 de los 100 vinilos llevan el sello de una de las tres multinacionales (Warner, Universal, Sony). Ni siquiera los grupos que se hacen llamar indie se corresponden con tal idiosincrasia independiente: Love of Lesbian (puesto 4) editan en Warner, Vetusta Morla (puesto 7) distribuyen en Sony, Lori Meyers (puesto 66) sacan su disco en Universal y Xoel López (puesto 100) está también en la nómina de Sony.

Los grupos españoles verdaderamente independientes hallados en este top son, además de Robe (puesto 8), Izal con la mencionada coalición independiente Hook/Altafonte, que tiene sus cinco discos en la lista (puestos 17, 54, 60, 61 y 75); Zahara y su nombrado sello propio para lanzar Puta (puesto 23); Toteking (puesto 26), que ha editado The Kingtape en la pujante empresa The Music Republic; Maria Arnal i Marcel Bagés con Clamor editado en Fina Estampa (puesto 41); Quique González (puesto 58), que sacó Sur en el valle en Cultura Rock Records; Violadores del Verso (puestos 77, 82 y 86), que han reeditado sus álbumes con la mítica Boa Música (la empresa madre de Altafonte); Hombres G (puesto 81), sorprendentemente DIY al autopublicar su disco en La Calabaza Amarilla; Miguel Ríos (puesto 83), que también saca sus discos en la dupla Hook/Altafonte; y, por último, Chica Sobresalto (puesto 96), que comparte sello con Robe (El Dromedario).

De las coediciones entre discográfica independiente y multinacional, cabe mencionar la de Derby Motoreta’s Burrito Kachimba (puesto 12) que, no contentos con pertenecer al sello indie más potente del país (el del Primavera Sound), alcanzaron un acuerdo de distribución con Universal Music para ponerlos al nivel promocional de C. Tangana. Los sevillanos también tuvieron una lona en Gran Vía anunciando Hilo negro.

Love of Lesbian, entre los vinilos más vendidos del año/Foto: Jose Fillola

Las canciones más vendidas de 2021.

Podemos intuir que en la clasificación de canciones ha pesado mucho más el streaming que la venta digital y, sin lugar a dudas, infinitamente más que la venta física. En nuestros tiempos ya no se editan CD singles. A lo sumo, el 7 pulgadas en vinilo se mantiene intacto como fetiche de unos pocos melómanos.

A esto se añade que la industria musical actual está apostando duro por el single online. No tanto en busca de un one hit wonder (casi todos los artistas que copan este ranking han sacado álbum), sino más bien en aras de una presencia permanente en las antes citadas plataformas de escucha.

En la era del algoritmo, estas han sido las diez canciones de 2021:

1. RAUW ALEJANDRO – “TODO DE TI” (Sony Music)
2. SEBASTIÁN YATRA / MYKE TOWERS – “PAREJA DEL AÑO” (Universal)
3. MARC SEGUÍ / RAUW ALEJANDRO / POL GRANCH – “TIROTEO” (REMIX) (Warner Music)
4. C. TANGANA / NIÑO DE ELCHE / LA HÚNGARA – “TÚ ME DEJASTE DE QUERER” (Sony Music)
5. FARRUKO – “PEPAS” (Sony Music)
6. EL TAIGER / DJ CONDS – “LA HISTORIA” (El Taiger / WK Records)
7. JUSTIN QUILES / CHIMBALA / ZION & LENNOX – “LOCO” (Warner Music)
8. BAD BUNNY – “YONAGUNI” (Rimas Entertainment)
9. ZZOILO / AITANA – “MON AMOUR” (REMIX) (Voltereta Records / Universal)
10. J. BALVIN / MARÍA BECERRA – “QUÉ MÁS PUES?” (Universal)

Llama la atención la gran cantidad de colabos que abundan en la lista. Al margen de que algunas formen parte de la naturaleza del disco que las incluye (C. Tangana con Niño de Elche y La Húngara), la mayoría responden al reclamo de poder escuchar a esos artistas juntos en un lanzamiento que se promociona como único y especial, pero que en realidad responde a la táctica comercial más usada por el negocio musical de la actualidad.

Dado que el mercado latino controla el cancionero contemporáneo, los principales sellos independientes capaces de enseñar los dientes a las tres majors provienen de Puerto Rico y Estados Unidos: Rimas Entertainment, WK Records, La Base Music Group, White World Music, Rich Music y la disquera del malogrado productor Flow La Movie. En el top diez solo encontramos una española, Voltereta Records, que coedita con Universal el single de Aitana y Zzoilo. Ya en el lejano puesto 86 se cuela “Eso que tú me das” de Jarabe de Palo, lanzado por la discográfica del propio grupo, Tronco Records. En este último tramo de la lista se encuentra un artista estatal autoeditado: el granadino Chema Rivas, cuyo “Anda suelta” a duo con Juan Magán cierra, en el puesto 92, la presencia española de músicos independientes en la lista de lo más vendido del año.

En números, la pujanza latina en el mercado del single desinfla a las multinacionales hasta 67 de las 100 canciones del top (5 de ellas, en coedición con sellos independientes). Del resto, todo son compañías independientes extranjeras, excepto las tres mencionadas que editan a Zzoilo, Jarabe de Palo y Chema Rivas.

Las canciones más radiadas de 2021.

Sin rodeos: la radio musical está comprada por las tres grandes. A excepción de las radios libres (mal llamadas “piratas”) y de algunas emisoras públicas (lamentablemente, no todas; hasta entidades regionales como la andaluza Canal Fiesta Radio está manejada por los hilos de la industria musical establecida), la totalidad de las casas radiofónicas que se dedican a la música están altamente financiadas por las compañías discográficas. En otras palabras: para sonar hay que pagar. Y solo mastodontes como Sony, Warner y Universal pueden permitírselo. El resultado: el 100% de esta lista está dictado por el mainstream.

Por lo tanto, se antoja inútil analizar este ranking. Me limito a facilitar el top 10, no sin una advertencia: el sello Positiva Records (en el puesto 4) no es independiente, sino una subsidiaria de Universal.

1. ÁLVARO DE LUNA — “JURAMENTO ETERNO DE SAL” (Warner Music)
2. RAUW ALEJANDRO — “TODO DE TI” (Sony Music)
3. THE WEEKND — “SAVE YOUR TEARS” (Universal)
4. PURPLE DISCO MACHINE & SOPHIE AND THE GIANT – “HYPNOTIZED” (Positiva Records)
5. NIL MOLINER — “LIBERTAD” (Warner Music)
6. ED SHEERAN — “BAD HABITS” (Warner Music)
7. SAM SMITH — “DIAMONDS” (Universal)
8. ÁLVARO SOLER — “MAGIA” (Universal)
9. DANI FERNÁNDEZ — “CLIMA TROPICAL”(Warner Music)
10. CAMILO — “VIDA DE RICO” (Sony Music)

Conclusiones.

Hay un top más del que prescindo hablar. Se trata de las recopilaciones. Son tan irrelevantes que probablemente la asociación Promusicae plantee eliminarlas en un futuro, corriendo la misma suerte que los listados de DVDs musicales e integrándose en, quizá, el listado de álbumes. Por dar unas pinceladas, los discos compilatorios más vendidos en España durante el pasado año fueron Los Números 1 de los 40, Los Números 1 de Cadena 100, Cadena Dial 2021, Eurovision Song Contest y poco más.

Y ahora sí, las conclusiones. En realidad, ya he despachado en cada apartado las deducciones que emanan de estos listados: que la música urbana latina domina el mundo del single digital, que aun quedan románticos del vinilo comprando discos de rock, que la radio está confiscada por el negocio musical… Pero lo más destacable aquí es cómo en los últimos años se ha desvirtuado el concepto de música independiente para colarnos como indie grupos, que si bien son libres en su creación artística (lo cual no dudo de Love of Lesbian o Xoel López, pero tampoco de Rosalía o Alejandro Sanz), han entrado de cabeza en la corriente principal de la difusión musical (‘corriente principal’ sería la traducción más cercana al anglicismo “mainstream”).

Entonces, ¿es un triunfo del capitalismo musical que la opinión pública confunda el indie con una suerte de nuevo pop comercial? Sin duda. El neoliberalismo discográfico ha conducido al público a mirar con recelo la música independiente, consiguiendo que sospechen de ella por posible cuadrilla acomodada de aspirantes al estrellato pop. En consecuencia, los puristas de lo alternativo se han decantado por el rock convencional, como si este fuera la quintaesencia de la música underground (ya hemos visto que, salvo excepciones, la gran mayoría de los viejos y de los nuevos rockeros del uno y del otro lado de los Pirineos pertenecen a las hegemónicas multinacionales del disco).

En la industria musical actual prevalece el principio de Pareto. Esto es, la regla del 80/20. Pese a que el 80% de la música la editan pequeñas casas discográficas, estas solo muerden el 20% del pastel. Tres empresas (solo tres) se están embolsando la gran mayoría de los beneficios que da la música. Y esto no es una distopía. Está pasando ahora.