«Los cerros de la muerte», el thriller rural de Chris Offutt

Por Marcos Gendre 0

Offutt

Chris Offutt se adentra en el Estados Unidos más agreste para confeccionar Los cerros de la muerte, la historia de un asesinato que conforma la primera parte de una trilogía.

Seguramente, en estos últimos años, Chris Offutt se ha convertido en el autor más icónico de una editorial con el pedigrí de Sajalín editores. Si en su momento lo fue el memorable Edward Bunker, con su devastadora prosa de fregadero, ahora lo es este entomólogo del alma humana, que en la reciente novela publicada en nuestros lares no sólo ratifica la sensación desprendida en anteriores novelas, sino que profundiza en las causas de vivir dentro de una aislamiento rural de la América profunda, en la que la verbigracia de Dios se convierte en la única salida mental y moral para el conjunto de almas que serpentean por sus rutinas vitales. Todo un cuadro que lo emparienta con otros grandes documentalistas de la América redneck, como Harry Crews y Donald Ray Pollock.

A diferencia de estos dos, Offutt aboga por erradicar cualquier rastro grotesco en la descripción de sus personajes. Su puntería radica en la confección de una fauna humana en la que destaca su dignificación de los seres sobre los que escribe, a los que dota de humanidad malsana, como si fuera un acto de bondad y comprensión hacia una forma de vivir no buscada, sino encontrada, como el pie al cepo del destino.

En torno a estas claves de acción, Offutt moldea para la ocasión un thriller rural de odisea bíblica, en el que pone todas las piezas dentro de un tablero cuyo jaque mate es dar caza a un asesino por medio de la ley, antes de que se le adelanten las hordas sumidas en la abdicación a la ley del ojo por ojo. Cómo no, siendo quién es, Los cerros de la muerte es un clásico contemporáneo, primera parte de una trilogía que habría que pontificar en vida. Sin más.