Ya está aquí el nuevo trabajo de Espineli

Por Jose A. Rueda 0

Una de las sensaciones del pop de la Generación Z, la compositora y productora Espineli, acaba de lanzar un flamante EP.

A Marina, la madrileña que se esconde tras la firma de Espineli, la conocíamos por una serie de sencillos que la han colocado directamente en la catapulta de las nuevas sensaciones del pop de dormitorio. Pero a ella la etiqueta del bedroom pop se le queda corta en cuanto se descubre acurrucada en el nuevo R&B hispano (Sen Senra, Blanco Palamera) o seducida por el pop post-trap (Cupido).

Con este tornasol de sensaciones pop no era de extrañar que acabara fichando por Snap! Clap! Club, el sello discográfico más avezado en el costumbrismo sonoro de la novísima generación. Aquí editan o han editado Confeti de Odio, Marta Movidas, Marcos y Molduras, Melenas o Adiós Amores, entre otras. Y aquí ha estrenado Espineli POOF, cinco canciones que suponen el primer disco (aunque corto) de la artista madrileña.

A pesar de que solo dos de las cinco piezas sean nuevas (repiten “8am”, “Nébula” y “Tortellini”), es de celebrar que, en una era en la que el álbum está de capa caída en pos del goteo constante de canciones, Espineli se haya atrevido con un disco como POOF. Porque, aunque sea un EP, no deja de enseñarle los dientes a la lógica dominante entre las artistas de su promoción.

Con POOF se consolida el ideario sonoro de Marina en el que auto-tune, fluidez neo-soul y rítmica industrial explosionan en un Big Bang multicolor del que se desprenden sentimientos posadolescentes e historias escapistas en un mundo excesivamente tecnológico. Las inéditas “Aflicción” y “Shinigamis” ya aspiran a himno.

Foto de portada: Claudia Vila.