Hosting WordPress

Reseña de «Nacido de ninguna mujer» de Franck Bouysse

Por Marcos Gendre 0

Estrenada originalmente en 2019, Nacido de ninguna mujer es la fascinante novela gótica del escritor francés Franck Bouysse.

Que la novela de género siempre ha sufrido cierto menosprecio crítico es algo a lo que estamos habituados desde hace décadas. Por eso mismo una obra de arte como este Nacido de ninguna mujer no debería pasar por tan criticable rebaja de elogios. Básicamente, porque se trata de la demostración de que los arquetipos del género de terror pueden ser evadidos con frescura total, incluso a través de figuras tan recurrentes como un castillo. En torno al mismo, Franck Bouysse obra casi un milagro. En este caso, una narración trepidante, que, en sus momentos más atroces, podría pasar como un texto de la inimitable Angela Carter, pasado por un filtro de pulsión acelerada de grandilocuencia poética.

Para este libro el escritor francés se ha servido del contexto de la historia narrada para inflamar la aureola lírica de sus escritos, con una atrayente pátina gótica en su expresión. Dicho esto, a nivel personal, tengo que admitir que no me esperaba un libro como este, capaz de volver a hacerme creer en la novela gótica como posibilidad de goce supremo. Pero, desde luego, Bouysse se ha encargado de devolverme la fe mediante un libro para el cual cualquier tipo de chivatazo de los pormenores de su guion debería recibir un castigo acorde a la misma naturaleza de tan abrumadora demostración, a la hora de traducir horror y belleza cegadora en las dos caras de una misma moneda.

En base a este tránsito continuo entre extremos siameses, emerge uno de los descensos más atroces a los infiernos del alma humana que servidor recuerda. Una experiencia total para la que mejor dejarse envolver por el brillo alucinado de una prosa poética, que, sin llegar a los niveles desatados de Mircea Cartarescu (no confundamos, son estilos e intenciones diferentes), es capaz de arrastrarnos hacia una dimensión felizmente fantasmagórica, que sirve para hacernos creer aún en la posibilidad del susto como alimento imprescindible de nuestros sueños/pesadillas. Quedáis advertidos.

Hosting WordPress